PP y Cs se pliegan en Andalucía a la obsesión antifeminista de Vox y lanzan el teléfono de violencia intrafamiliar que les exigían

PSOE y Adelante Andalucía se movilizan contra la medida

Elías Bendodo, tras el Consejo de Gobierno

Elías Bendodo, consejero andaluz de Presidencia tras el Consejo de Gobierno

más información: El nuevo Gobierno andaluz de PP y Cs o cómo normalizar a la ultraderecha en siete meses

La Junta de Andalucía se ha plegado a los marcos mentales antifeministas de Vox, que alcanzan en ocasiones proporciones de obsesión, y anunció este martes que pondrá en marcha un servicio de atención telefónica destinado a personas víctimas de “violencia intrafamiliar”, según anunció este miércoles el Gobierno, formado por una coalición entre PP y Ciudadanos. Estos partidos acordaron la medida con Vox durante la negociación para la aprobación del presupuesto. El Ejecutivo depende de la ultraderecha para su estabilidad.

En un comunicado, el Gobierno afirma que “la nueva línea no sustituirá a la de violencia de género” y trata de justificar la decisión, rechazada por todas las organizaciones feministas, en una supuesta distinción presuntamente recogida en el Código Penal entre violencia intrafamiliar y violencia de género, algo que es bien discutible.

Así justificó el Ejecutivo que dirige Juanma Moreno su medida: “El Consejo de Gobierno ha acordado instar a la Consejería de Igualdad a la puesta en marcha de este teléfono, un nuevo recurso especializado que atenderá cualquier violencia doméstica que quede incluida dentro del concepto del Código Penal, con independencia de la persona que ejerza o reciba esa violencia, que se base en una razón criminológica y cultural y que no tenga relación con la violencia de género”.

En el comunicado el Gobierno andaluz de derechas llega a dar una definición de violencia doméstica: “Se entiende como violencia doméstica aquella física o psíquica ejercida sobre quien sea o haya sido cónyuge o sobre la persona que esté o haya estado ligada por una relación de afectividad aun sin convivencia; sobre los descendientes, ascendientes o hermanos por naturaleza, adopción o afinidad, propios o del cónyuge o conviviente; sobre los menores o personas con discapacidad necesitadas de especial protección que convivan o que se encuentren sujetos a la potestad, tutela, curatela, acogimiento o guarda; o sobre una persona amparada en cualquier otra relación por la que se encuentre integrada en el núcleo de la convivencia familiar. Igualmente, incluye las personas que, por su especial vulnerabilidad, se encuentran sometidas a custodia o guarda en centros públicos o privados».

Lo que dice la oposición

PSOE y Adelante Andalucía pusieron el grito en el cielo. La portavoz de Adelante Andalucía, Inmaculada Nieto, manifestó que la puesta en marcha del teléfono de violencia intrafamiliar es una decisión «que no aporta nada» y con la que el Gobierno andaluz «ningunea la violencia machista para no enfadar demasiado a Vox».

En rueda de prensa, Nieto afirmó, según recoge Europa Press, que se trata de una decisión «producto del equilibrio del Gobierno con la ultraderecha para mantener la mayoría numérica», toda vez que ha censurado que con esta medida el Ejecutivo del PP-A y Cs «pretende equiparar cualquier tipo de violencia a la violencia machista».

Según la portavoz parlamentaria de Adelante, «la violencia de género tiene unas causas objetivas muy conocidas que solo niegan personas fanáticas”. La incorporación de este teléfono es, para Nieto, «un intento por poner todas las violencias en el mismo plano, dejando de lado la violencia que ejercen los hombres sobre las mujeres haciendo un uso del papel preponderante de la fuerza física y de su concepción de posesión de la mujer».

La portavoz del PSOE, Soledad Pérez, también criticó con dureza la medida: “Desde el inicio, sabíamos que PP y Ciudadanos iban a tener que pagar un peaje. Lo que no sabíamos es que ese peaje iba a ser a costa de la salud y de la vida de las mujeres andaluzas”.

“Con este teléfono se quiere ocultar, invisibilizar la violencia de género, se quiere ocultar el machismo y las causas de la violencia. Si no combatimos la causa, que es el machismo, nunca podremos hacer bien las cosas. Además, en Andalucía ya existe un teléfono para menores y otro para mayores. Entonces ¿Para qué este nuevo teléfono? ¿Esto no es derroche?”, se preguntó Pérez. Ella misma se respondió: “Solo para conseguir el apoyo de Vox a un presupuesto y para hacer políticas de ultraderecha”.


+info relacionada: