Radiografía del ‘montapollismo’

Pocas formaciones políticas han obtenido más réditos de la crispación que Ciudadanos en Cataluña. Visto el éxito, Rivera ha decidido expandir el ‘holding’ de la tangana a nuevas latitudes

<p>Perreta</p>

Perreta // La Boca del Logo

Hace ya muchos años, por azares que no vienen al caso, descubrí la historia de la Internacional Situacionista y experimenté una suerte de flechazo adolescente. Primero leí a Raoul Vaneigem. Su Tratado del saber vivir para uso de las jóvenes generaciones (1967) no solo formula una crítica contra los aspectos cotidianos del capitalismo sino que además suministra a los alborotadores del mayo del 68 algunas de sus consignas más memorables. Vaneigem llama a tomar partido por la vida para ampliar los viejos límites de la lucha de clases. Las paredes de La Sorbona replican sus reflexiones: “No queremos un mundo en el que la garantía de no morir de hambre equivalga al riesgo de morir de aburrimiento”.

Tiempo después, me partí de risa con un experimento de René Viénet. El juego consiste en manipular el doblaje de una película china de artes marciales de modo que sus personajes se lían a patadas mientras debaten sobre Marx y sobre Bakunin y sobre los burócratas que se aprovechan de la clase trabajadora. La película manipulada aparece en 1973 y se titula ¿Puede la dialéctica romper ladrillos?. La técnica se llama détournement y propone una tergiversación artística que despierte nuevos significados. Desafiar las convenciones, dicen los situacionistas, constituye un arma cultural de primer orden contra la sociedad de consumo.

Pero entre todos los nombres propios de la Internacional Situacionista, el más recordado es Guy Debord y su obra más celebrada es La sociedad del espectáculo (1967). Debord pone al desnudo los mecanismos de un modelo económico construido sobre la explotación de los trabajadores y sobre una industria del entretenimiento concebida para adormecer la conciencia obrera. El capital ya no solo es dueño de nuestras horas de trabajo sino que se apropia también de nuestro tiempo de ocio. Los trabajadores se convierten así en meros consumidores. En meros espectadores. Todo se ha convertido, dice Debord, en una representación.

El caso es que las teorías situacionistas siguen vigentes y sirven para explicar todos los aspectos de nuestra vida pública. Desde los dimes y diretes de la conformación del nuevo gobierno español hasta un espectáculo tan mundano como una publicidad comercial de dentífricos. La capitana del Sea Watch 3, Carola Rackete, atraca en Lampedusa con 42 migrantes a bordo y el ministro del Interior, Matteo Salvini, dispone los focos y da comienzo a la función. Sabe muy bien que en un mundo iluminado por las pantallas de los teléfonos móviles, cualquier palabra, cualquier gesto, forma parte inseparable del espectáculo. La mano dura es espectáculo. Las bravuconadas son espectáculo. El conflicto es espectáculo.

De todo esto es consciente Inés Arrimadas, que en su etapa catalana se hizo merecedora del apelativo de Montapollos. Pocas formaciones políticas han obtenido más réditos de la crispación que Ciudadanos en Cataluña. El mecanismo es sencillo. Consiste en anunciar una expedición a algún municipio remoto donde pueda alborotarse el gallinero. Dicho en román paladino: donde pueda montarse el pollo. Con una estrategia propia de la guerra de guerrillas, la formación naranja planea incursiones rápidas en municipios hostiles, retira algún lazo amarillo, captura algún insulto que luzca bien en las redes sociales y se hincha a titulares conmiserativos de la prensa amiga.

En julio de 2018, en plena polémica por la suspensión judicial de cinco diputados catalanes, Arrimadas llega a Canet de Mar entre abucheos y las grandes cabeceras dedican sus mejores titulares al chascarrillo. El negocio de la gresca parece tan rentable que Ciudadanos tarda apenas una semana en organizar otra aventura, esta vez a Tortosa, donde se encuentra con la más decepcionante de las indiferencias. En febrero de 2019, Arrimadas se desplaza a Amer y los vecinos la reciben con las persianas bajadas y la plaza vacía. Una semana después, varios militantes naranjas vuelan a Waterloo para desplegar una pancarta frente al domicilio de Carles Puigdemont. En abril, Arrimadas se pasea por Vic y llama “terroristas” a los manifestantes. La vida, nos dice Guy Debord, se presenta como una inmensa acumulación de espectáculos.

Si bien la bronca catalana reporta grandes dividendos electorales, la bronca vasca sigue siendo un filón inagotable. En noviembre de 2018, Albert Rivera lidera un tropel de expedicionarios derechistas y pone rumbo a Altsasu. Le acompañan cargos de Vox y del PP. Las elecciones andaluzas están al caer y hay que exhibir músculo trifachito, alimentar el follón en un municipio castigado por el sensacionalismo mediático. Llega abril de 2019, llegan las elecciones generales y llega Albert Rivera a armar la marimorena al municipio de Errenteria. Los vecinos reciben a la comitiva naranjera con cacerolazos de desaprobación. El alunizaje de Ciudadanos es fugaz pero el chicle del victimismo se estira durante varios días. La prensa seria © califica a los nativos de bestias terroristas y consagra a Rivera como héroe nacional. En las elecciones de mayo, Ciudadanos ensaya la misma plantilla en el municipio de Ugao pero los vecinos le dan la espalda. No importa. La realidad nunca ha sido un obstáculo para las fantasías de la prensa seria© y llueven los titulares bélicos.

Vistos los réditos, Rivera ha decidido expandir el holding de la tangana a nuevas latitudes. Había que dar el salto a Madrid. Ahora, la Internacional Montapollista se atreve a sembrar el pifostio en la marcha LGTBI y la maniobra le permite colonizar los telediarios y las portadas de los rotativos y las tertulias radiofónicas. El espectáculo, dice Debord, no es un conjunto de imágenes sino una relación social entre las personas mediatizada por las imágenes. Dicho en cristiano: todo dios ha estado hablando de Arrimadas durante una semana. El escándalo programado está en la biblia de Salvini y de Abascal y de todos los monaguillos ultras que crecen como hongos en estos tiempos de mierda. Las salidas de tono que desvían el debate. El exabrupto racista o misógino que marca la agenda. La bullanga impostada convertida en story de Instagram. El ruido como punto único del programa electoral.

Resulta que la comitiva de Ciudadanos se plantó en el Orgullo madrileño y resulta que la gente les afeó sus apaños con la extrema derecha. Hubo gritos. Hubo pancartas con el lema “CiudadaVox”. Hubo protestas contra el alquiler de úteros y hubo una buena dosis de mala uva porque, entre otras cosas, el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid están en manos de quienes pretenden evacuar la mani a la Casa de Campo. En fin, que Inés Arrimadas y su séquito naranja salieron escoltados por la policía. Siguiendo el guión marcado, la portavoz ciudadana se rodeó de las alcachofas de la prensa y soltó su lloriqueo liberal. Que les habían agredido. Que les habían arrojado objetos. Los fascistas, dice. Sin embargo, en una divertida vuelta de tuerca, un informe de la Jefatura Superior de Policía de Madrid sostiene que no se registraron agresiones y reduce el lanzamiento de objetos a una botella de plástico vacía. Por si fuera poco, reprocha a la formación naranja que haya desobedecido las indicaciones policiales y los acusa de “maniobrar para catalizar la acción mediática y publicitaria”. Un segundo informe clava la puntilla e insiste en descartar la violencia.

En plena polémica, eldiario.es desvela un informe interno del Consejo General de Ciudadanos en el que los naranjistas celebran la repercusión mediática de sus excursiones a territorio enemigo. El texto se demora en la rentabilidad del acto de Errenteria y se jacta de haber acaparado los primeros minutos de los informativos de televisión y de haber conquistado las portadas de ABC, El Mundo, El País, La Vanguardia y La Razón. Subraya Ciudadanos que la prensa ha empleado los términos “acoso” y “cerco” para definir las protestas contra su mitin. El informe también celebra los réditos mediáticos del acto de Ugao y aplaude un titular de El Mundo: “Rivera se planta en el pueblo de ‘Ternera’: ‘Nunca nos callaréis’”. La relevancia de estas polémicas, insiste la ejecutiva de Ciudadanos, prolonga el debate durante varios días y permite reprochar a Pedro Sánchez su connivencia con los manifestantes. Además, el jaleo da pie para que Ciudadanos presente denuncias por delitos de odio ante la Fiscalía. Lo hicieron después de Errenteria y lo han vuelto a hacer después del Orgullo.

En un último capítulo de anécdotas grotescas podríamos mencionar el neologismo “gaytasunos” que acuña la columnista Emilia Landaluce para descalificar a los manifestantes LGTBI. Que no falte, tampoco, la hemeroteca que sale a flote y recuerda un artículo de 2005 en el que Juan Carlos Girauta pedía derogar el matrimonio homosexual. También incluimos aquí el tuit lastimoso de un militante de Ciudadanos: “Las miradas de las personas que nos disparaban agua estaban llenas de un odio que si esas pistolas tuvieran balas, nos habrían fusilado”. Y cómo olvidar el traspiés tuitero del senador ciudadano Fran Carrillo, que se enzarzó en una discusión sobre Vox y terminó respondiendo que “la mayoría de los jerarcas nazis eran homosexuales”. Tenemos también registrado el bailoteo provocador de Arrimadas o un vídeo de Patricia Reyes en el que comienza denunciando con gesto severo las “caras de odio” de sus detractores y termina rematando “corta, corta que me da la risa”.

Pero la palma del bochorno se la lleva el senador Carlos Pérez, que comparó la presencia de Arrimadas en el Orgullo con el activismo antirracista de la época de la segregación en Estados Unidos: “En 1955 Rosa Parks se negó a cederle su asiento a un blanco. En 2019 Ciudadanos nos negamos a cederle el Orgullo a los totalitarios. La lucha por los derechos civiles va en nuestro ADN”. Como se nos agotan las palabras, tendremos que recurrir una vez más a Guy Debord y a la Internacional Situacionista. Aquí, como tantas otras veces, cabe recordar una vieja reflexión del Informe sobre la construcción de situaciones: “La ideología dominante organiza la banalización de los hallazgos subversivos y los difunde ampliamente una vez esterilizados. Incluso consigue servirse de los individuos subversivos: muertos por el falseamiento de su obra y vivos gracias a la confusión ideológica general”. Ciudadanos: se os ve el cartón.


+info relacionada:

Etiquetado con: , , ,
0 Comentarios en “Radiografía del ‘montapollismo’
1 Pings/Trackbacks para "Radiografía del ‘montapollismo’"
  1. […] +info relacionada: Radiografía del ‘montapollismo’ […]