Tragedia en las residencias de mayores por el coronavirus: “Hasta este lunes trabajábamos sin mascarillas”

Trabajadoras y familiares alertan de fallas y negligencias en la prevención de la pandemia del covid19 en las residencias de mayores, después de que en pocas horas se revelase la muerte de más de 60 personas ancianas residentes en este tipo de recursos.

+reciente – infolibre.es, 23-03-2020: Dominado por la privada, precarizado y con pocos medios: así funciona el sector de las residencias, golpeado por el Covid-19

https://i0.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/411eb15a/AMP_1351.jpg?resize=399%2C266&ssl=1

Fachada de una residencia de mayores en Madrid // Álvaro Minguito

“Hasta el lunes trabajábamos sin mascarillas”. Una auxiliar de enfermería de la residencia de mayores Parque Coimbra, gestionada por Edad Dorada Mensajeros de la Paz —la fundación del padre Ángel— atiende a El Salto en medio del caos desatado por el coronavirus en estas dependencias.

El pasado miércoles 18 de marzo, un goteo de informaciones sobre las residencias de ancianos desplazaba el foco del coronavirus hacia estos recursos. Más de 60 muertes se iban destapando una tras otras en diferentes puntos geográficos. Residencias de Vitoria, de Ciudad Real o de Vàlencia. Y seguían despuntando las instalaciones de Madrid con más de la mitad de los casos.

19 mayores fallecían en la residencia de Montehermoso, en plena Casa de Campo. Al mismo tiempo se apuntaban siete muertes en la residencia de Moratalaz gestionada por el grupo Albertia. Seis ancianos fallecían en la residencia Montserrat Caballé, también gestionada por la fundación del padre Ángel. Y mientras, trabajadoras y familiares advierten de que la ausencia de materiales de protección y de protocolos están detrás de esta epidemia.

El pasado miércoles 18 de marzo, un goteo de informaciones sobre las residencias de ancianos desplazaba el foco del coronavirus hacia estos recursos

“Hemos estado todo este tiempo sin materiales de protección, entrando y saliendo de la residencia, nosotras y compañeras que doblan en otras residencias. El lunes nos trajeron mascarillas de papel. Me cuentan mis compañeras que hoy han llegado las mascarillas homologadas a mi centro. Pero solo han traído para enfermeras y para doctoras. Nosotras tenemos que ponernos doble mascarilla de papel”, explica la auxiliar de enfermería de Parque Coimbra. “La semana pasada murió una mujer y no sabemos de qué. Nos han mandado que demos paracetamol a 200 personas tres veces al día para que no se desarrollen síntomas”, prosigue indignada.

El miércoles, el padre Ángel, mientras reconocía la muerte de seis mayores en una de sus residencias, pedía ayuda a la Comunidad de Madrid. “La gestión del director del centro está siendo pésima. El fin de semana pasado tuvimos un señor con fiebre y nos dijeron que lo aisláramos en un comedor donde hay 25 personas más. Le pusimos en un rinconcito. Los abuelos y abuelas están unos al lado de otros, no se imponen distancias de seguridad”, concluye.

Sin noticias de dentro

Una de las primeras medidas que tomó la Comunidad de Madrid frente al coronavirus fue prohibir las visitas de los familiares a estas dependencias. Familiares que llevan más de una semana sin poder ver a las y los internos, que se quejan de desinformación y de ausencia de canales de comunicación. Y que desconfían de las medidas de protección que se puedan estar tomando dentro.

“Hemos recibido un email del abogado de la empresa que gestiona nuestra residencia —Parque de los Frailes— asegurándonos de que todo está correcto, los trabajadores tienen sus Equipos de Protección Integral (EPI), que están en contacto con la consejería y que todo está bien”, relata Carmen López, presidenta de la Asociación en Defensa de los Mayores de Los Frailes (ADEMAF). López, quien ya no puede visitar a su madre interna en esta residencia de Leganés, pone en duda tales palabras. “Los familiares estamos totalmente convencidos de que no es así puesto que algunos podemos hablar con los residentes por su teléfono móvil y sabemos que no hay equipos de protección”.

En esta residencia, gestionada por la empresa Aralia —empresa que ha sido sancionada por la comunidad de Madrid recientemente— asegura que no están haciendo las pruebas a nadie y que ya ha habido algún fallecimiento, aunque se desconocen las causas. Y exige canales de comunicación. “Los trabajadores están desbordados y los familiares seguimos sin saber. En la residencia de Isabel la Católica el director ha tomado la medida de enviarles emails a los familiares que tienen correo electrónico. Nosotros les escribimos un email y ni siquiera se han molestado en contestarnos”, se queja.

El escaso porcentaje de residencias públicas y la ausencia de un marco regulatorio favorece la entrada de empresas de todo tipo entre las que estarían ‘compañías piratas’

Como ya publicó El Salto, la externalización en la gestión de las residencias de mayores ha sido una constante en Madrid, siendo una de las comunidades que tiene menos plazas 100% públicas. El escaso porcentaje de residencias públicas y la ausencia de un marco regulatorio favorece la entrada de empresas de todo tipo entre las que estarían ‘compañías piratas’ como Aralia —que fue creada por el empresario Jose Luis Ulibarri, implicado en numerosos casos de corrupción—, grandes multinacionales como Clece —del grupo ACS— Eulen o Sanitas y un nuevo actor que asoma por la puerta con mucha fuerza: los fondos de inversión, como Domus VI que hoy gestiona un buen porcentaje del pastel.

Trabajadoras y familiares denuncian que todo esto se traduce en la precarización de las condiciones de las y los residentes y en una falta galopante de personal. Situación que ha hecho desbordar el vaso ante la crisis del coronavirus. “Hasta el lunes no teníamos desinfectantes para las sillas de baño. Deseadnos suerte porque la vamos a necesitar”, concluye la auxiliar de enfermería de la residencia Parque Coimbra.

Leer:


+info relacionada: