Tres ERE y 3.600 despidos en la banca pese a tener beneficios

Bankia, Banco Santander y Evo Banco arrancarán el año despidiendo a miles de empleados y cerrando oficinas tras sus procesos de fusiones y compras pese a seguir dando resultados positivos.

https://i2.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/68be7a31/banco_popular.jpg?resize=401%2C267&ssl=1

Una de las oficinas del Banco Popular // Álvaro Minguito

Las fusiones, intervenciones o rescates y posteriores ventas de entidades financieras que, supuestamente, no cuestan dinero a los contribuyentes, llevan oculto un gran coste para la ciudadanía, la Seguridad social y para miles de familias: los despidos.

El cierre de oficinas, la unificación de servicios centrales de entidades fusionadas o el simple ahorro de costes que buscan los bancos, dejan tras de sí miles de despidos en un sector que no ha dejado de destruir empleo desde el estallido de la crisis. La fusión de las dos entidades en las que el Estado tiene una gran participación, Bankia y Banco Mare Nostrum (BMN), la compra del Banco Popular por parte del Banco Santander por un solo euro y las dificultades por las que está pasando Liberbank o Evo Bank, arrancan un inicio de año con más de 3.600 despidos en el sector bancario que, sin embargo, sigue dando beneficios.

En el Banco Santander no cabe todo el Banco Popular

La entidad presidida por Ana Patricia Botín anunció un ERE a raíz de la próxima fusión de los servicios centrales del Santander con las de la entidad que adquirió por tan solo un euro. El ERE contempla el despido de 1.100 empleados, un 3,1% del total de la plantilla de las dos entidades. El hecho de que hayan ganado 5.077 millones de euros en los tres primeros trimestres de 2017, un 10,2% más que en el mismo periodo de 2016, no ha disuadido a Botín de planear el despido de más de un millar de personas.

Hasta el momento, se han adherido de manera voluntaria a este ERE 800 empleados. Antes del 31 de enero, el Santander tendrá que contemplar la cantidad total de despidos. De momento no se han anunciado cierres de oficinas, al contrario que otras fusiones y compras. El negocio del Popular cubría uno de los puntos flojos del Santander, las pymes. Esto podría favorecer el que se mantengan muchas oficinas dedicadas a ese segmento, pero la gran extensión de la red comercial de oficinas de las dos entidades hace pensar que en los próximos meses, cuando los dos negocios de las entidades estén completamente fusionados, se cierren oficinas de estos dos bancos.

Los bancos “públicos” que también despiden

La fusión forzada de Bankia y BMN se ha materializado este viernes 12 de enero con el intercambio de acciones a los dueños de BMN por nuevas acciones de la entidad de Goirigolzarri. Bankia, participada en un 60% por el Estado tras la reciente venta de un 7%, y BMN, totalmente en manos públicas, ya ha supuesto una pérdida de más de 800 millones de euros al valorar a la entidad en mucho menos de lo que recibió de ayudas públicas para su rescate.

Pero la escabechina de pérdida de dinero público aumentará con la carga sobre la Seguridad Social de los despidos que planean en Bankia. A pesar de que Bankia ha ganado 739 millones de euros en los tres primeros trimestres de 2017, un 1% más que en el mismo periodo del año anterior, el jueves 11 de enero, un día antes de formalizar la fusión, se constituyó la mesa de negociación del ERE. La nueva Bankia resultante pretende despedir 2.510 trabajadores, casi un 15% de su plantilla.

Los sindicatos que negociarán el expediente quieren rebajar esa cifra a 1.800 y han denunciado que Bankia está aprovechando el ERE para despedir a su propia plantilla y terminar el proceso con menos empleados que antes de absorber a BMN. Para prueba un botón: los sindicatos denuncian que Bankia quiere despedir a 817 empleados de los servicios centrales, cuando la entidad solo tiene 670 personas trabajando allí.

En cuanto a oficinas, BMN ya cerró 25 oficinas en diciembre y hará lo mismo con otras 22 durante el mes de enero. Por su parte, la entidad de Goirigolzarri ha anunciado el cierre de 99 oficinas repartidas por todo el Estado.

EVO Banco trabaja por ti

Bajo los lemas de “El banco que trabaja por ti” o “La banca inteligente”, Evo Banco fue fundada hace menos de seis años por Nova Caixa Galicia, ahora Abanca, para operar en todo el Estado. Tras un rápido crecimiento y un amplio gasto publicitario, Evo fue vendido al fondo de inversión norteamericano Apollo Global Management en 2014.

A finales de octubre de 2017, solo cinco años después de crearse, la entidad anunció que cerraría el 90% de sus oficinas y realizaría un ERE de cerca del 60% de la plantilla. La noticia extrañó mucho a los sindicatos, ya que Evo había abandonado dos años de pérdidas para dar unos beneficios de 24 millones de euros en 2016.

Tras unas duras negociaciones con el sindicato y movilizaciones en la puerta de la sede central, los despidos se han conseguido reducir de los 266 a los 239 empleados, un 51% de su plantilla. La reducción de oficinas seguirá su curso y EVO cerrará 39 de las 44 oficinas que tiene actualmente por todo el Estado y solo mantendrá abiertas sucursales en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla y Bilbao.

84.000 empleos menos desde el estallido de la burbuja

Un estudio realizado por la Federación Fuerza Independencia Empleo (Fine), muestra que el empleo en la banca ha caído un 30% desde que comenzó la crisis, en 2008, hasta finales de 2016. Hace algo menos de un año, el sector bancario español contaba con 278.301 empleados, según datos del informe, pero a finales del año pasado la cifra no llega a los 195.000. Esto supone un pérdida de 84.000 empleos en menos de ocho años.

Un empleo que es mayor al que se creó durante la burbuja inmobiliaria, ya que según datos estadísticos del Banco de España (BdE), a finales de 1997 la banca proporcionaba empleo en España a 247.361 trabajadores. Cifras que se mantienen estables hasta 2004, cuando comienzan su escalada hasta la cifra récord de 2008, incrementándose un 30.000 empleos. Estos números indican que se han perdido más de 50.000 empleos más de los que se crearon durante los años anteriores a la crisis.

Fine, a partir de datos sobre el volumen de negocio del sector bancario, denuncia que los empresarios del sector financiero gestionan en sus balances, con datos de Julio de 2017, un 327% más de negocio que al comienzo de la fase expansiva de la economía española con una plantilla de 53.000 trabajadores menos. Los nuevos ERE parecen indicar que esta seguirá siendo la tendencia durante 2018.