Un 12,5% del empleo en España se genera en la economía social o cooperativa

Es el noveno porcentaje más alto del mundo. Aproximadamente 2,2 millones de personas trabajan en empresas de este tipo en el país

https://i2.wp.com/ctxt.es/images/cache/800x540/nocrop/images%7Ccms-image-000018967.jpg?resize=399%2C299&ssl=1

Cooperativa agraria San Jorge, en Ciudad Real // 19Tarrestnom65

Tras la crisis económica de 2008 y los procesos de exclusión y desigualdad asociados a la recesión, cada vez son más las personas que apuestan por un modelo económico alternativo e integrador. O, al menos, las que prefieren empresas o entidades vinculadas a la llamada economía social o solidaria. Así lo asegura el estudio La economía social y solidaria: Balance provisional y perspectivas para España, publicado recientemente por la fundación Alternativas. Según el documento, en nuestro país ya hay cerca de 43.000 empresas de este estilo que dan trabajo a más de 2,2 millones de personas.

Estas cifras, en crecimiento, representan el 12,5% del empleo total –directo e indirecto– que hay en España, y nos sitúan como el noveno país del mundo con la tasa más alta de trabajadores en empresas como pueden ser las cooperativas, las mutualidades, los grupos de consumo o las sociedades laborales.

Según el informe de la fundación, estas compañías se caracterizan por una gestión más democrática y sostenible, así como por un enfoque más solidario y participativo en su funcionamiento. Su peso económico es, además, cada vez más significativo en el ámbito nacional: en España ya generan cerca de 150.000 millones de euros, aproximadamente un 10%-12% del PIB total del país.

Tal y como aseguran los autores del estudio, objetivos como desmercantilizar la vida y democratizar la economía pasan por apoyar –especialmente desde el ámbito de las políticas públicas– este tipo de empresas, poco conocidas pero con una apuesta mayor por la sostenibilidad social y medioambiental.

En el caso concreto de las cooperativas, estas cuentan en España con cerca de 7,3 millones de miembros y se concentran en sectores como la agricultura, la industria y el ámbito social. Solo las 300 cooperativas más grandes del país facturaron entre 2015 y 2016 alrededor de 25.000 millones de euros.

El estudio destaca también el papel dominante que han desarrollado en este ámbito grandes urbes como Barcelona. En la actualidad, la segunda ciudad de España cuenta con más de 4.700 entidades de economía social y solidaria. En Madrid, por su parte, el crecimiento del sector durante los últimos años ha llevado a que cerca de 18.500 personas estén empleadas de forma directa en este tipo de empresas.

A nivel global, en 1994 las cooperativas ya empleaban a cerca de 100 millones de personas en todo el mundo. Cifras más recientes apuntan a que el número de trabajadores ha crecido a hasta los 250 millones, mientras que el número de miembros puede llegar a los 1.000 millones de personas. Es decir, cerca de una séptima parte de la población mundial esta asociada a entidades cooperativas.

En Europa, donde desde los años ochenta ya existe un seguimiento de las instituciones comunitarias a este sector, se calcula que existen unas dos millones de empresas de este tipo, y su presencia es especialmente relevante en países como Finlandia y Noruega, donde el 72% y el 50% de sus habitantes son miembros de alguna cooperativa, respectivamente.

Por sectores, un tercio de las empresas sociales de la región corresponden al sector servicios, otro tercio al sector agrícola y el 22% a la vivienda.