Vodafone España anuncia otro ERE para despedir a 1.200 empleados, el 23% de la plantilla

En septiembre de 2015 ya se culminó un proceso de despido de 1.059 trabajadores de Vodafone y Ono, debido a la integración de ambas estructuras.

El logo de Vodafone en su sede en Madrid. REUTERS/Andrea Comas

El logo de Vodafone en su sede en Madrid // REUTERS/Andrea Comas

Vodafone España ha comunicado a los representantes de los trabajadores la apertura de un procedimiento de despido colectivo “por razones económicas, productivas y organizativas” que afectará a un máximo de 1.200 empleados, el 23,5% de la plantilla.

El operador ha detallado que ha convocado a los sindicatos para iniciar a finales de enero el periodo de consultas de este Expediente de Regulación de Empleo (ERE), un proceso que se prolongará durante un mes y en el que la empresa buscará un acuerdo con los representantes de los trabajadores.

A este respecto, afirma que, “siendo sensible al impacto de esta medida, aborda la negociación con la determinación de alcanzar con la representación social el mejor acuerdo posible tanto para los empleados como para la empresa”.

Los sindicatos acusan a la empresa de querer “paliar los continuos errores de gestión y estratégicos”

Vodafone España explica que el procedimiento que arranca este jueves persigue “revertir la negativa evolución del negocio, reforzar su sostenibilidad, proteger la capacidad de inversión y diseñar una organización más competitiva y mejor adaptada a lo que piden los clientes”.

Así, señala que en el actual contexto de mercado la demanda de servicios sigue creciendo de forma exponencial, pero en cambio los precios no aumentan, como refleja que cerca del 50% de las altas brutas están asociadas con ofertas “low y medium cost”.

La compañía asegura que esto le obliga a tener una estructura de costes preparada para competir con éxito en todos los segmentos, una situación ha llevado ya a caídas de los ingresos y del resultado bruto de explotación (Ebitda) en el primer semestre del actual ejercicio.

Por su parte, los sindicatos UGT, STC y CCOO han rechazado “frontalmente” la decisión de la empresa, a la que han acusado de querer “paliar los continuos errores de gestión y estratégicos” con recortes de plantilla, y han reclamado que no se adopten “medidas forzosas” que puedan afectar al empleo en la operadora.

También han apuntado la mala gestión de la compra de ONO, el proyecto frustrado de fusión societaria de ambas compañías, la renuncia al fútbol, el retraso en las instalaciones a clientes, el abandono del despliegue de fibra y la dependencia de Telefónica, la contratación de gran cantidad de personal a pesar de la situación y el desastre del cambio de sistemas.

En septiembre de 2015 se culminó un proceso de despido de 1.059 trabajadores de Vodafone y Ono, debido a la integración de ambas estructuras. Meses después, la Audiencia Nacional avaló el ERE al considerar que existen causas justificadas para los mismos, y ha declarado los despidos colectivos “ajustados a Derecho”, según informaron fuentes conocedoras de la decisión.

Los sindicatos han incidido en que, de nuevo, la dirección demuestra su “incompetencia” para encontrar soluciones a la situación que ha generado y “elige el camino fácil, que es la reducción de personal”. “Esta situación no es responsabilidad directa de la plantilla, sino de los gestores de la compañía y, por ello, nos parece indecente que se plantee de nuevo un recorte de personal cuando además hace apenas tres años se produjo el último”, ha insistido.


+info relacionada: Vodafone anuncia un ERE en España para 1.200 empleados por la “negativa evolución del negocio” – eldiario.es, 10-01-2019