Vox se infiltró en Jusapol y los sectores ultra de la Policía apoyaron su despegue electoral

El éxito electoral del partido de extrema derecha Vox en las autonómicas andaluzas se explica en parte por la movilización de las redes sociales dominadas por los activistas ultraderechistas dentro de la Policía Nacional, y la utilización de la plataforma por la equiparación salarial Jusapol, cuyos miembros, familiares y simpatizantes suman más de 400.000 votos en Andalucía

Jandro Lion en uno de sus montajes para hacer propaganda del programa de Vox en las redes sociales.

Jandro Lion en uno de sus montajes para hacer propaganda del programa de Vox en las redes sociales.

Ha sido un auténtico mazazo para la izquierda andaluza y una sorpresa más que inesperada para los analistas, que tanto el PP como Ciudadanos quieren aprovechar para hacerse con el poder en Andalucía. Pero el meteórico despegue electoral del partido ultraderechista Vox –de 0 a 12 escaños en unos meses de campaña– es menos inexplicable si se toma en cuenta el poderoso impulso que recibió desde los sectores de extrema derecha dentro de la Policía Nacional, así como de la plataforma Jusapol por la equiparación salarial con las policías autonómicas, que incluye también a la Guardia Civil.

Este fenómeno, que ha sido poco estudiado hasta ahora y que refleja la tremenda influencia que tiene la ultraderecha en el seno de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, se ha visto reforzado en el último año por las campañas del “A por ellos” agitadas contra los independentistas catalanes, que han tenido mucho seguimiento en Andalucía.

En redes sociales, que todos los analistas ahora consideran clave para el triunfo de Vox en las urnas –puesto que tuvo poquísima presencia en los medios de comunicación, salvo las continuas referencias de los dirigentes de los grandes partidos– el músculo propagandístico de Jusapol se apartó por vez primera de su apoyo incondicional a Ciudadanos para empujar al partido antieuropeo, machista, homófobo y xenófobo de Santiago Abascal.

Aunque en las diferentes concentraciones callejeras de policías por la equiparación salarial –una demanda meramente laboral– muchos de los militantes de Jusapol tampoco escondieron su pertenencia a Vox y ayudaron a difundir su propaganda:

Un militante de Jusapol reparte propaganda de Vox.

“Los poderes públicos conocían este avance del discurso fascista y la presencia de Vox en las manifestaciones de policías y guardias civiles”

Entre los más activos propagandistas de esa campaña policial ultraderechista figura el subinspector Alfredo Perdiguero, quien ha participado en charlas del partido neonazi Democracia Nacional –cuyos miembros han sido juzgados por el asalto a la librería Blanquerna– y que fue sancionado con un expediente disciplinario y suspensión de dos meses “crear alarma social” en un programa de 13TV a raíz de los atentados de París, según la Dirección General de la Policía.

Este tertuliano de programas televisivos de extrema derecha, y fundador del ultraconservador Sindicato Independiente de la Policía Española (SIPE), se pasó de Ciudadanos a Vox a principios de 2016, al tiempo que aseguraba que su principal objetivo era “despolitizar la Policía”. Desde entonces ha sido un fervoroso activista de la formación de Abascal y ha celebrado como el que más el éxito de Vox en Andalucía.

Tuit de Perdiguero tras el éxito electoral de Vox.

Tuit de Perdiguero tras el éxito de Vox.

“Los poderes públicos conocían, o al menos deberían saber,  este avance del discurso fascista y la presencia de Vox en muchas manifestaciones de policías y guardias civiles (Jusapol, Jupol, Jucil y Afapol ) impulsado por ciudadanos”, explican a Público fuentes policiales. “Ahora, un núcleo muy peligroso para la democracia se ha instalado ya en las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado. La responsabilidad política de esta erupción fascista y racista debe entenderse por los ciudadanos como respuesta al déficit político de quienes han venido gobernando sin atender ni entender a un pueblo hastiado de corrupción y déficit social”.

Ciertamente, las señales de la radicalización ultra en el seno de las fuerzas de seguridad eran bien claras mucho antes de que salieran plenamente a la luz tras las autonómicas andaluzas:

Otro de los mayores agitadores a favor del partido ultra de Abascal es el youtuber Jandro Lion –como se puede ver en la imagen que encabeza este artículo–, quien ha llevado su militancia en Jusapol hacia el terreno más extremista de la derecha, como se puede ver en este tuit, que lanzó tras el veto impuesto por la sede electoral de Vox a los periodistas de CTXT y de La Sexta:

Menos reparo aún han tenido al expresarse en grupos policiales cerrados de WhatsApp, a los que ha tenido acceso Público, como se puede ver en este pequeño ejemplo de las conversaciones que se mantienen a través de esos chats:
WhatsApps ultras en chats de la Policía Nacional.

Otros hacen gala de su gracia andaluza para transmitir esos mensajes antisocialistas, como el chirigotero del Puerto de Santa María (Cádiz) Jesús Manuel Selma, El Melli, también de Jusapol, quien compuso una “Canción contra Pedro Sánchez” y la difundió por redes sociales acompañándose de su guitarra

Y, por supuesto, los que aprovecharon para difundirla a través de YouTube con gran audiencia fueron los falangistas:

Difusión de Falangismo Youtube del vídeo de la Canción contra Pedro Sánchez.

Muchos de los policías que han visto estas campañas protestan de que “estos no pueden ser servidores públicos”, obligados a actuar con equidad en sus acciones como agentes de las fuerzas de seguridad. Pero otros han abrazado inequívocamente el discurso ultraderechista de Vox, como se puede comprobar con esta imagen tomada ayer mismo en la comisaría de Villa de Vallecas:

Cartel electoral de Vox en la comisaría de Puente de Vallecas.

Cartel electoral de Vox en la comisaría de Villa de Vallecas.

Ese cartel electoral lleva bastante tiempo colgado allí. ¿Se trata de permisividad por parte del Ministerio del Interior o es el comisario de Vallecas quien hace la vista gorda?


+info relacionada: