Alianzas como las de PP y Ciudadanos con Vox en España, “imperdonables” para Merkel en Alemania

Teodoro García Egea firma el acuerdo de Mesa del Parlamento andaluz con su homólogo de Vox, Javier Ortega.

Teodoro García Egea firma el acuerdo de Mesa del Parlamento andaluz con su homólogo de Vox, Javier Ortega.

Mientras la presión de Angela Merkel y de la dirección de su partido (CDU) tumba un Gobierno regional de los liberales (FDP) recién elegido con los votos de la derecha (CDU) y la extrema derecha (AfD), las direcciones estatales del Partido Popular y Ciudadanos han sido las que han decidido la estrategia de gobernar gracias a la extrema derecha de Vox y de asumir su agenda en asuntos como el veto parental en las escuelas.

Desde Pretoria, Suráfrica, ha llegado la condena de la canciller alemana a lo que ha hecho su partido en el estado de Turingia: romper el cordón sanitario y votar con la formación ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) para elegir al liberal Thomas Kemmerich como ministro presidente de esta región. Y, todo ello, además, para impedir la reelección del candidato de Die Linke, partido a la izquierda del SPD y ganador de las elecciones.

En una rueda de prensa con el presidente surafricano, Cyril Ramaphosa, Merkel ha afirmado que lo ocurrido el miércoles ha roto con la “profunda convicción” tanto suya como de su partido de que “no se deben ganar mayorías con el apoyo de AfD”. Lo ocurrido, según Merkel, es “imperdonable” y “por ello el resultado debe ser revertido”. La canciller ha señalado que la Unión Demócrata Cristiana (CDU) “no debe participar en un Gobierno bajo el ministro presidente electo”, el liberal Kemmerich: “Fue un mal día para la democracia, fue un día que rompió con los valores y convicciones de la CDU y ahora debe hacerse todo lo posible para dejar claro que esto en ningún modo puede ser conciliable con lo que piensa y hace la CDU. En esto habrá que trabajar en los próximos días”.

Así, Merkel califica de “imperdonable” y “mal día para la democracia” el hecho de “ganar mayorías con el apoyo de la AfD”, que es exactamente lo que han hecho sus socios de familia política, el PP de Pablo Casado, y Ciudadanos con el Vox de Santiago Abascal: ganar mayorías para lograr comunidades autónomas y ayuntamientos, mientras se introduce, como en la Región de Murcia, el veto parental en las escuelas.

Pero no ha sido solo la canciller quien ha desautorizado la operación política. También su sucesora al frente del partido, Annegret Kramp-Karrenbauer, declaró que su grupo parlamentario regional había votado “expresamente en contra de las recomendaciones, exigencias y demandas” de la formación federal.

El liberal Kemmerich fue elegido en tercera vuelta con 45 votos frente a los 44 obtenidos por el hasta ahora ministro presidente, Bodo Ramelow, de Die Linke, y después de que la CDU se hubiera abstenido en las dos primeras rondas.

A raíz del terremoto político ocasionado por el aprovechamiento de los votos de la extrema derecha para ganar mayorías, Kemmerich ha anunciado que pedirá la disolución del parlamento de Turingia un día después de haber sido elegido presidente de ese land  del este de Alemania con los votos de la ultraderechista Alternativa por Alemania (AfD).

Mientras tanto, en España, PP y Ciudadanos gobiernan gracias a Vox en Ayuntamientos como Madrid y en comunidades autónomas como Andalucía, Castilla y León, Murcia y Madrid.


+info relacionada: Ortega Smith, disparando en una base militar: “Este es un hijo de puta del Daesh que había que cargárselo” – eldiario.es, 01-02-2020