Amancio Ortega cobra 81 millones de dividendo de una instrumental luxemburguesa sin empleados

El pago se aprobó el 20 de diciembre, tras la victoria electoral de Boris Johnson, y es una operación “habitual”, según Pontegadea, que dice que los fondos sirvieron para recapitalizar su filial en Reino Unido, de la que esa firma tiene el 42,95%

 

https://static.eldiario.es/clip/994a66d7-df2d-48db-8822-7edc36421f4b_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg

Amancio Ortega // Europa Press

Amancio Ortega, fundador y máximo accionista de Inditex, cobró el pasado 20 de diciembre unos 81,7 millones de euros en dividendos a través de una sociedad en Luxemburgo perteneciente a su principal brazo inversor, Pontegadea Inversiones SL. Es un dividendo sin precedentes en esa firma, que carece de empleados y con la que el hombre más rico de España controla desde hace años el 42,95% de la filial que agrupa sus multimillonarias inversiones inmobiliarias en Reino Unido.

Según Pontegadea, se trata de una operación “habitual” en el curso ordinario de sus negocios que ha servido para recapitalizar su filial en territorio británico y es “indiferente” que esos dividendos pasen por Luxemburgo porque “están exentos” al haber tributado en origen en Reino Unido.

El pago de ese dividendo figura en las últimas cuentas anuales (2019) de Hills Place SARL, recientemente depositadas en el Registro Mercantil de Luxemburgo. “El 20 de diciembre de 2019 el consejo de administración decidió distribuir un dividendo total de 69.481.589,74 libras esterlinas”, explica la empresa. Al cambio de entonces, equivale a unos 81,7 millones de euros. A los precios actuales, y tras la depreciación que ha sufrido la divisa británica en los últimos meses, serían unos 77 millones de euros.

El pago se aprobó una semana después de que Boris Johnson lograra una holgada mayoría absoluta en las elecciones británicas para culminar el Brexit el pasado 31 de enero. Este acontecimiento, sumado a la crisis del coronavirus, ha llevado a Pontegadea a agrupar recientemente sus activos en territorio británico en una sociedad recién creada, Pontegadea GB 2020, con el objetivo de aislar el riesgo de sus negocios en ese país en esa nueva estructura societaria.

Reino Unido es una parte muy importante de la cartera inmobiliaria de Pontegadea, cuyo valor superó los 15.000 millones de euros en 2019, lo que la convierte en la primera inmobiliaria española. En el caso de Pontegadea UK, la filial británica en la que participa esa firma luxemburguesa, cerró 2019 con terrenos y edificios valorados en libros en más de 2.400 millones de libras (unos 2.675 millones de euros, al cambio actual), según sus últimas cuentas, presentadas en abril. En ellas, la empresa ya reconocía que la crisis del coronavirus podría llevar a algunos de sus inquilinos a renegociar sus contratos de alquiler a la baja.

Fuentes de Pontegadea indican que el cobro de ese dividendo desde Luxemburgo es una operación “habitual” en el grupo para “disponibilizar fondos para la inversión en nuestras sociedades”. “Es un tema contable” y “el dinero no llega a salir de la filial”, aseguran esas fuentes, que añaden que “es indiferente” que esos dividendos pasen por Luxemburgo porque “están exentos” al haber tributado en origen en Reino Unido. Se trata de “repartir dividendos y volver a inyectarlos a través de una ampliación de capital”.

Según el Registro Mercantil británico, desde diciembre Pontegadea UK ha realizado cuatro ampliaciones de capital por importe de 455 millones de libras. Tres se hicieron en diciembre y la última, el 18 de marzo. En esa ocasión ascendió a 100 millones y esa filial luxemburguesa cubrió su parte proporcional al suscribir cerca de 43 millones, según explica en sus últimas cuentas.

En ellas también se explica que en diciembre pasado la empresa recibió 41,3 millones de libras en dividendos de su participada que se utilizaron para suscribir de manera automática una ampliación de capital en Pontegadea UK por el mismo importe.

Esa operación es independiente del dividendo que se aprobó el 20 de diciembre. De esos 69,5 millones de libras, 30,4 millones “han sido distribuidos contra los beneficios acumulados de los últimos años” y otros 39 millones se cargaron contra el beneficio del ejercicio de 2019. Este ascendió a 41,2 millones, un 71% más, según sus cuentas, en las que no se recoge ningún pago de impuestos a la Hacienda luxemburguesa durante el pasado ejercicio y, como en años anteriores, se señala que durante 2019 “la compañía no empleó a ningún empleado a jornada completa”.

Los estados financieros de Hills Place del último lustro muestran que en ese periodo la empresa logró un beneficio global de 84,2 millones de libras con un gasto en impuestos de menos de 12.000 euros. El beneficio de 2019 se obtuvo tras registrar Pontegadea UK una facturación de 88,5 millones de libras (un 6,8% más) y un resultado positivo de 45,5 millones de libras. La filial británica de Pontegadea acordó retribuir a sus accionistas (la propia Hills Place y Pontegadea Inversiones) con un dividendo de 96,14 millones de libras, frente a 56 millones un año antes, que fue repartido cuatro días antes de que Hills Place aprobase ese dividendo millonario.

Dividendo sin precedentes

Por su cuantía, ese desembolso es inédito. La firma llevaba sin retribuir a su socio único desde 2016, cuando distribuyó una suma muy inferior, de algo más de 8 millones de libras. En 2015 el dividendo repartido fue de 9,2 millones y en 2014 ascendió a 6,8 millones.

Esta empresa luxemburguesa, que está administrada por José Arnau, mano derecha de Amancio Ortega en su family office, antiguo inspector de Hacienda y vicepresidente de Inditex, está en manos de Pontegadea como consecuencia de las adquisiciones que realizó el grupo en 2010 y 2011 al grupo irlandés Cosgrave de varios inmuebles en Londres que estaban a nombre de esa firma.

Tras esas operaciones, la sociedad fue utilizada como vehículo para otorgar a Pontegadea Inmobiliaria SL un préstamo de 51,8 millones de euros en noviembre de 2010 para abordar la compra de un edificio en 215-219 de Oxford Street y el 1 al 9 de Hills Place, en Londres. Pasaron los años, y el brazo inversor de Ortega decidió mantenerla activa, a diferencia de lo que ocurrió con otra filial en ese país, West End Investments SARL, que colgaba de Hills Place y que fue liquidada en 2017.


+info relacionada: Zara no es una marca española: el entramado fiscal de Amancio Ortega

Top