Ayuso tendrá que indemnizar a las empresas de comedor a las que suspendió el contrato para optar por Telepizza durante la pandemia

El Gobierno regional volvió a contratar a estas empresas en mayo cuando peligró una subvención del Ministerio de Derechos Sociales por alimentar a los menores más vulnerables con menús de Telepizza y Rodilla

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

El Gobierno de la Comunidad de Madrid que preside Isabel Díaz Ayuso tendrá que indemnizar a las empresas de comedor escolar a las que suspendió el contrato cuando decretó el cierre de los colegios el 11 de marzo. La suspensión de estos contratos supuso que la presidenta regional optase por empresas como Telepizza y Rodilla para garantizar la comida más importante del día a los alumnos con menos recursos durante la pandemia.

Según ha adelantado la Cadena Ser y ha confirmado eldiario.es de fuentes de la Consejería de Educación, estas empresas pueden ahora solicitar indemnizaciones por gastos en los que hayan incurrido a raíz de la suspensión del servicio de comedor desde el 11 de marzo, “tales como la pérdida de género que tuviesen almacenado o gastos administrativos”, explican desde Educación.

Desde el Gobierno regional insisten en que la Comunidad de Madrid tuvo que suspender los contratos con las empresas de comedor en base a la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas, “que es de obligado cumplimiento”. “La Comunidad no podía pagar por un servicio que no se estaba prestando”, insisten, pese a que cuando suspendieron el convenio con Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes para recibir las ayudas de Vicepresidencia del Gobierno que dirige Pablo Iglesias recurrieron de nuevo a estos servicios pese a que los colegios continuaban cerrados.

“Una vez se pudieron abrir los centros educativos para la distribución de los menús para alumnos cuyos padres reciben la Renta Mínima de Reinserción, la Comunidad de Madrid confió en estas empresas para que prestaran este servicio hasta el pasado 19 de junio cuando finalizó el curso”, reconoce Educación.

Desde 18 de marzo, unos días después del cierre de los colegios y los comedores por la pandemia de la COVID-19, hasta el 18 de mayo los menores de familias que tienen un precio reducido en los comedores por ser beneficiarias de la Renta Mínima de Inserción (RMI) se alimentaron con comida rápida de Telepizza, Rodilla o Viena Capellanes. Esta medida, que fue avalada en un principio por el Ministerio de Sanidad, generó las críticas de nutricionistas y familias por el riesgo para la salud infantil que conlleva mantener este tipo de dieta. La Comunidad de Madrid ha pagado en torno a un millón de euros por los menús a Telepizza, Rodilla y Viena Capellanes.

El Ministerio de Derechos Sociales y Agenda 2030 envió a principios de mayo un requerimiento a la Comunidad de Madrid por estos menús. El Ministerio solicitó a través de un correo electrónico que la Consejería de Educación “revisase” el proyecto y “justificase” si era “saludable y equilibrado” o enviase un “proyecto diferente” para que se pudiera financiar con el fondo extraordinario de 25 millones aprobado por el Gobierno el 12 de marzo contra la pobreza infantil.

Fue entonces cuando Ayuso decidió rectificar. A la Comunidad de Madrid le correspondían 2,5 millones, de los cuales un millón eran para Educación y el resto para los ayuntamientos, por lo que la Consejería que dirige Enrique Ossorio se arriesgaba a perder la subvención.


+info relacionada: Qué hay detrás del plan de Díaz-Ayuso que da a Telepizza la gestión de los menús escolareselsaltodiario.com, 17-03-2020