Dos de cada tres grandes fortunas de más de 30 millones de euros residen en Madrid, capital de las bonificaciones fiscales

  • De los 608 ‘superricos’ que hay en total en España, los 202 que no viven en Madrid abonaron 135,2 millones a Hacienda en 2018 frente a los 406 madrileños que no pagaron nada y se ahorraron 307,6 millones
  • Los declarantes del Impuesto de Patrimonio en todos los tramos han pasado de 14.250 a 17.298 en siete años en esta autonomía
  • La mitad (50,4%) de los 6.465 contribuyentes españoles con un patrimonio de entre 6 y 30 millones de euros también reside en la Comunidad de Madrid

Isabel Díaz Ayuso el 5 de agosto durante una visita a un parque de bomberos.

Isabel Díaz Ayuso el 5 de agosto durante una visita a un parque de bomberos // David Obach / Europa Press

En pleno debate sobre un impuesto a las rentas altas de Madrid por el denominado «efecto de capitalidad», los datos de la Agencia Tributaria (AEAT por sus siglas) no engañan: los españoles con mayor patrimonio se concentran en la región madrileña. Y cuanto más ricos, más hay. Así, el 66% de las grandes fortunas en España con 30 o más millones de euros en su haber viven en esta comunidad. También el 50% de los que poseen entre 6 y 30 millones de euros.

Así lo arroja el resultado de la última declaración del Impuesto de Patrimonio relativa a 2018 -la de 2019 está pendiente de aparecer- cruzada con la bonificación autonómica: Madrid es la única comunidad que actualmente bonifica al 100% este tributo, de recaudación estatal pero de gestión autonómica. De acuerdo con la Agencia Tributaria, 406 de las 608 grandes fortunas en España que declaran en el último tramo están exentas por residir en un territorio que exime de abonar el impuesto. Son dos de cada tres. El margen de error en estos cálculos es muy bajo porque en 2018 solo La Rioja bonificaba una parte de Patrimonio, una medida posteriormente suprimida.

Los 202 restantes con más de 30 millones que sí tuvieron que declarar a la AEAT dejaron a las arcas estatales 135,2 millones. El problema es lo que se dejó de ingresar en Madrid: 307,6 millones de euros. De 2011 a 2018, el número de grandes fortunas en Madrid ha pasado de 179 a 406, un 127% más. Se toma 2011 como referencia porque el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero suprimió este impuesto en 2008 -formó parte de la campaña electoral-, que fue reestablecido por el Ejecutivo de Mariano Rajoy nada más llegar al poder, entre las medidas entonces adoptadas para contentar a la Troika. La Comunidad de Madrid, con Esperanza Aguirre, Ignacio González, Cristina Cifuentes, Ángel Garrido y ahora Isabel Díaz Ayuso nunca ha dejado de bonificarlo. De hecho, los cálculos que se extraen de la AEAT arrojan que esta autonomía ha perdido 6.000 millones de 2011 a 2018 por las bonificaciones. Solo en 2018 fueron 905 millones.

Se trata de la mayor concentración (66%) y crecimiento en siete años (127%) de cualquier tramo del impuesto en una sola autonomía. Y curiosamente, es el más alto, el de los ultrarricos. Una concentración que pierde fuelle en orden descendente: para el siguiente tramo (entre 6 y 30 millones), los residentes en la comunidad son 3.260 contribuyentes sobre un total de 6.465 (algo más del 50%). Las personas con un patrimonio comprendido entre 6 y 30 millones habría crecido un 53% desde 2011: 2.119 hace una década y 3.260 en 2018.

A partir de ahí, comienza un descenso en picado. Los contribuyentes con un patrimonio entre 1,5 y 6 millones que viven en Madrid son un 20% del total: 11.520 sobre 53.671 en toda España. Y finalmente, del tramo más bajo, entre 300.000 euros y 1,5 millones, en la Comunidad de Madrid solo vive el 5,6%: 7.980 residentes fiscales madrileños frente a 140.353 en todo el país.

La conclusión es unívoca: cuanto mayor son las ganancias patrimoniales de los españoles, más posibilidades de residir en Madrid.

La polémica está servida por la propuesta de nueva fiscalidad para Madrid, defendida por el president de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, y avalada por el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá. «La propuesta de Ximo Puig se basa en la baja fiscalidad de la que se benefician los contribuyentes con mayor capacidad económica en Madrid», señala Carlos Cruzado, portavoz de Gestha. Cruzado agrega que esa baja fiscalidad se percibe no solo en Patrimonio sino también «en la bonificación del 99% en el Impuesto de Sucesiones a los parientes más cercanos, etcétera». Este técnico de Hacienda aboga por la «armonización de los impuestos cedidos» a las autonomías, un debate que está en el centro del grupo de expertos convocado por Hacienda. «Pero no solo los expertos actuales sino el informe Lagares del año 2014 y otros comités posteriores, en los que se ha hablado siempre de establecer unos mínimos en el Impuesto de Sucesiones. De actuar así, se estaría solucionando o paliando los problemas del efecto de capitalidad».

Madrid, «diferente a las demás»

Las autonomías nunca aplican las rebajas fiscales de Madrid, principalmente porque la mayoría no solo no cuenta con un nutrido grupo de decenas de miles de empleados públicos estatales que general valor añadido (desde los ministerios hasta las oficinas centrales de las empresas públicas como Renfe o Adif). Sino también porque alegan que, al haber menos densidad poblacional (Madrid ha superado los 6,5 millones de habitantes y subiendo), cuesta más prestar los servicios públicos.

Últimamente, no pocos organismos e instituciones apuntan a este supuesto dumping fiscal y al efecto de capitalidad. Según los cálculos del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) a partir de datos de la Agencia Tributaria, el Ministerio de Hacienda y la Estadística del Padrón continuo del INE, las deducciones fiscales de Madrid causaron en 2018 una merma recaudatoria de 4.111 millones al año.

«Madrid es la que se comporta de forma muy diferente a las demás, perdiendo más de 4.100 millones de recaudación, un 25,1% de los ingresos no financieros homogéneos que realmente obtiene», reza el IVIE. «Si Madrid no hubiese utilizado su capacidad para disminuir impuestos, sus ingresos no financieros homogéneos per cápita habrían ascendido a 3.147 euros, pasando de estar en la peor situación relativa de todas las CC. AA. a situarse por encima de la media», continúa el informe del Ivie Madrid: Capitalidad, Economía del Conocimiento y la Competencia Fiscal. «En resumen, Madrid tiene unos ingresos homogéneos per cápita de 2.515 euros, que la sitúan a la cola de España. Estos ingresos tan reducidos no se deben al Sistema de Financiación Autonómica, que deja a Madrid en una situación relativa prácticamente idéntica a la media, sino al ejercicio a la baja de su autonomía tributaria».

Etiquetado con: