El Gobierno obligará a los grandes propietarios a reducir a la mitad el alquiler de la hostelería y los comercios

https://static.eldiario.es/clip/138d3663-ede2-425e-a24a-d6a7f44f52ad_16-9-discover-aspect-ratio_default_0.jpg

El Gobierno prevé aprobar el próximo martes un plan de choque para aliviar la situación económica de la hostelería y el comercio. Una de las medidas decididas consiste en permitirles reducir un 50% el precio que pagan por el alquiler de sus locales cuando estos pertenezcan a grandes propietarios (con más de 10 inmuebles), según informa el periódico El País. La medida se ha consensuado tras múltiples encuentros interministeriales y pretende reducir los gastos de las empresas con una solución alejada de préstamos a devolver en el futuro y sin consecuencias para las arcas públicas.

Para conseguir estas reducciones será necesario que el local pertenezca a un gran propietario y que no haya un acuerdo previo entre las partes para la reducción de la renta durante la pandemia. Si se cumplen esos requisitos, el inquilino podrá solicitar antes del 31 de enero la reducción del 50% del alquiler durante el estado de estado de alarma (hasta mayo, si no hay prórrogas) y hasta los cuatro meses posteriores.

Otra de las medidas del plan permitirá solicitar una moratoria en el pago mensual durante el mismo periodo de tiempo, lo cual reduciría a cero el gasto del alquiler durante unos meses aunque más tarde tendría que ser devuelto de forma prorrateada al propietario.

Para los hosteleros y comerciantes cuyos locales pertenezcan a pequeños propietarios (con 10 o menos locales), el Gobierno también pretende facilitarles reducir sus gastos de alquiler. En este caso lo hará a través de incentivos fiscales para los caseros que acepten renegociar sus alquileres en enero, febrero y marzo del próximo año.

El Ejecutivo trata así de dar respuesta a la situación límite del sector e incentivar la renegociación y que los inquilinos puedan pedir cambios “razonables” en las condiciones del contrato para intentar frenar la desaparición de los 65.000 negocios y la pérdida de más de un millón de empleos que en julio estimaba el presidente de Hostelería de España, José Luis Yzuel.

Son medidas similares a las ya decretadas en octubre en Catalunya, donde la Generalitat permitió reducir a la mitad los alquileres de los locales comerciales en caso de cierre total por medidas de suspensión de la actividad decretadas por las autoridades, y en una proporción igual a la mitad de la pérdida de aprovechamiento del inmueble si hay reducciones de horarios u otras limitaciones.

Top