El traficante de armas El Assir se declara dueño de una empresa en Luxemburgo con 77 millones que Anticorrupción atribuye a Rato

  • En los registros del domicilio de Rato se encontraron “escrituras, certificados, estatutos, documentos y mails” que lo vinculan con la sociedad luxemburguesa Wheelerdale Corporation
  • Abdul Rahman El Assir, fugado de la justicia española, asegura ante el Registro de Luxemburgo que controla el 75% de esa compañía y su hermano Rabih dice ser propietario del otro 25%
  • Rato intercambió correos sobre Wheelerdale con el hermano y el yerno del traficante de armas y con el principal experto en crear estructuras societarias en Curazao, paraíso fiscal donde la sociedad tuvo su primera sede
  • El Assir fue durante años compañero de monterías de Juan Carlos I y asistió a las bodas de Felipe VI y de la hija de Aznar
  • «En 2013 y 2014 yo realicé informes profesionales sobre posibles inversiones en España, que no se materializaron. Sin entrar en más detalles, esa ha sido toda mi relación con esas personas», señala Rato a preguntas de infoLibre
  • Esta información forma parte de OpenLux, un proyecto internacional en el que infoLibre es el medio colaborador en España. El periodismo de investigación depende de los lectores comprometidos. Si no eres suscriptor y quieres apoyarnos, este es el enlace. También puedes regalar una suscripción haciendo click aquí

https://d3cra5ec8gdi8w.cloudfront.net/uploads/imagenes/bajacalidad/2021/06/02/_infolibrewheelerdalecorporationsrlimagenprincipal_6c4d3fc6.jpg?1391ed2dcaeb37b522e4dbde71ff4af4

Declaración de quiénes son los dueños de Wheelerdale Corporation que consta en el Registro de Luxemburgo. El traficante de armas El Assir declara controlar un 75% y su hermano el otro 25%.

Rodrigo Rato mantuvo conexiones empresariales con un famoso traficante de armas, Abdul Rahman El Assir, fugado de la Justicia española en 2019 para no responder de una acusación por fraude fiscal y condenado en rebeldía en Francia el año pasado por un asunto de corrupción. Los intereses de Rato y El Assir confluyen en una sociedad de Luxemburgo denominada Wheelerdale Corporation Sàrl, de acuerdo con documentos del Registro Mercantil del Gran Ducado y diversas pruebas documentales incautadas al político del PP en el marco de la investigación judicial sobre el presunto origen ilícito de su patrimonio,

El Assir es un ciudadano español de origen libanés que fue durante años un gran amigo del entonces rey Juan Carlos I, con quien compartía asiduamente monterías. Una idea de sus relaciones la da el hecho de que asistiera a la boda del actual monarca, Felipe VI, y también al enlace de la hija de Aznar, Ana, con Alejandro Agag.

infoLibre ha tenido acceso a la documentación sobre la empresa Wheelerdale en el marco de la investigación periodística denominada OpenLux, impulsada por el periódico francés Le Monde y por la organización internacional Organized Crime and Corruption Reporting Project (OCCRP), que han elegido a infoLibre como medio colaborador en España. Este periódico inicia hoy la publicación de una serie de reportajes con las informaciones más relevantes obtenidas tras investigar la base de datos de OpenLux [puedes leer aquí una explicación general sobre OpenLux y aquí tienes cinco preguntas y respuestas clave sobre este proyecto].

Abdul Rahman El Assir declaró ante el Registro de Titularidades Reales de Luxemburgo que era el beneficiario último del 75% de la compañía Wheelerdale, mientras que el 25% restante estaba controlado por su hermano Rabih El Assir. Esa declaración se produjo el 25 de noviembre de 2019 y seguía vigente este 2 de junio.

Sin embargo, la Fiscalía Anticorrupción española considera que esa empresa de Luxemburgo forma parte del patrimonio oculto en el extranjero de Rodrigo Rato, ex vicepresidente del Gobierno con el PP, antiguo director del Fondo Monetario Internacional (FMI) y máximo mandatario de Bankia cuando la caja fue rescatada con dinero público. Así lo detalla en el recurso de apelación que presentó el pasado 5 de marzo, ante la Audiencia de Madrid, contra el auto que pone fin a la investigación del Juzgado de Instrucción Número 31 de Madrid sobre el conocido como caso Rato.

En su escrito, la Fiscalía recuerda que en los registros practicados en su día en el domicilio y en el despacho de Rato se encontraron “escrituras, certificados, estatutos, documentos y mails” que lo vinculan con la sociedad Wheelerdale, que en 2019 declaraba tener unos activos de 77,5 millones de euros. Anticorrupción también señala que la UCO se incautó de correos entre Rato y el hermano y el yerno del traficante de armas, aunque simplemente da sus nombres sin precisar en ningún momento sus vínculos familiares con Abdul Rahman El Assir. Y, por último, destaca que Rato recibió transferencias desde cuentas relacionadas con Wheelerdale.

A preguntas de infoLibre sobre su relación con la sociedad luxemburguesa y con El Assir y sus familiares, Rato se limitó a responder lo siguiente: «En 2013 y 2014 yo realicé informes profesionales sobre posibles inversiones en España, que no se materializaron. Sin entrar en más detalles, esa ha sido toda mi relación con esas personas» [al final de este reportaje se reproducen las preguntas planteadas por este periódico que no respondió].

Además, Rato añadió lo siguiente: «Como se puede comprobar por el auto de transformación del juzgado 31 hecho público hoy, ni la sociedad ni las personas que menciona en sus preguntas han sido objeto de ninguna investigación judicial vinculada conmigo«. El expolítico del PP se refiere a la decisión del magistrado que instruye el conocido como caso Rato, conocida este miércoles 2 de junio, de sentarle en el banquillo por delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y corrupción en los negocios.

De Curazao a Luxemburgo, tras la amnistía fiscal

Wheelerdale Corporation se constituyó en 1988 y su primera sede estaba en Curazao, isla en el Caribe que es uno de los territorios fiscalmente opacos usado por algunos millonarios o delincuentes para crear complejas estructuras societarias que les permitan ocultar sus fortunas. El 19 de diciembre de 2012, los dueños de la compañía decidieron trasladarla a Luxemburgo.

Se da la circunstancia de que, apenas tres semanas antes, el 30 de noviembre de 2012, Rato había presentado ante la Hacienda española una declaración acogiéndose a la amnistía fiscal aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy. En ese documento no hay ni rastro de Wheelerdale, ni de otras muchas sociedades y bienes que Rato ocultaba en el extranjero, según Anticorrupción.

En las primeras cuentas presentadas ya como sociedad de Luxemburgo, correspondientes al ejercicio 2012, Wheelerdale declara tener un patrimonio de 77,1 millones de euros, de los que 73,4 son activos financieros. Además, indica que es la accionista única de una filial en Holanda denominada G.I International Holdings (Amsterdam) BV. Estos datos se han mantenido prácticamente inamovibles desde entonces. En las últimas cuentas presentadas, del año 2019, los activos eran de 77,5 millones. A la filial holandesa se le adjudicaba un valor en libros de 36,3 millones de euros.

https://d3cra5ec8gdi8w.cloudfront.net/uploads/imagenes/bajacalidad/2021/06/02/_infolibrewheelerdalecorporationsrlimagencuentas2019_77d11eef.jpg?d41d8cd98f00b204e9800998ecf8427e

Cuentas de Wheelerdale del año 2019, donde consta que es accionista única de una filial en Holanda denominada G.I. International Holding Amsterdam BV.

El 16 de abril de 2015, Rato fue detenido en el marco de la investigación sobre el presunto origen ilícito de su patrimonio. Esa investigación es la que cerró este miércoles el juez Antonio Serrano-Arnal, que lo acusa de delitos contra la Hacienda Pública, blanqueo de capitales y corrupción en los negocios, además de solicitarle una fianza de 65,1 millones. El magistrado considera probada la existencia de incrementos no justificados en el patrimonio de Rato entre los años 2005 y 2015 por un importe total de 15,6 millones de euros, que ocultó a a Hacienda, al igual que otros rendimientos de capital mobiliario en el extranjero. La Fiscalía pidió inicialmente una pena de 70 años de cárcel para el ex vicepresidente del Gobierno.

Pero la Fiscalía Anticorrupción no está en absoluto de acuerdo con la forma en que Serrano-Arnal ha cerrado la investigación. El pasado 5 de marzo, presentó un recurso de apelación contra el auto con el que el juez finalizaba la instrucción, al entender que “realiza afirmaciones erróneas que no se ajustan a la realidad documental obrante en autos, incurre en omisiones de hechos que forman parte de la instrucción e injustificadamente no se recogen en el auto, y está desajustado al entremezclar confusamente hechos de distintos delitos”. Fuentes jurídicas confirmaron que la Audiencia de Madrid aún no se ha pronunciado sobre dicho recurso de apelación, lo que no ha evitado que Serrano-Arnal cerrase la causa. Hay que señalar que la Audiencia ya ha corregido en anteriores ocasiones diversos acuerdos de Serrano-Arnal, casi siempre favorables a los intereses de Rato.

Las pruebas encontradas en los registros domiciliarios

Entre los hechos que se encuentran en la instrucción y el juez pretende dejar fuera del juicio está todo lo relacionado con Wheelerdale, siempre según Anticorrupción, que considera dicha sociedad como parte del patrimonio que Rato escondió fuera de España.

En su escrito, Anticorrupción señala en relación con Wheelerdale lo siguiente: “Se localizan escrituras, certificados, documentación del Registro Mercantil, estatutos, documentos, mails,… incautados durante los registros efectuados en la causa que, además, se contrastan con los datos obtenidos sobre su estructura societaria, sus administradores/gestores y vínculos con Rato, así como con transferencias bancarias en cuentas del Nordea Bank, o las señaladas transferencias United International Bank NV (Curaçao) o la transferencia efectuada en 2013 desde la entidad bancaria KBL European Private Bankers SA de Luxemburgo en favor de Kradonara”. Esta última, Kradonara 2001 SL, es una firma española que Rato utilizaba esencialmente para cobrar determinadas comisiones.

La Fiscalía detalla a continuación las relaciones de Rato con G.I. International Holding Amsterdam BV, la filial holandesa de Wheelerdale: “Se localizan documentos, mails, swift de transferencias bancarias… incautados durante los registros efectuados en la causa a los que se añaden los datos obtenidos sobre su estructura societaria, administración y balances contables localizados en bases de datos abiertas. Dicha información se contrasta con mails incautados de D. Gregory Edward Elias, con D. Hugo S. Linares y D. Rabih El Assir”.

Hugo Salvador Linares Espinós es el yerno de Abdul Rahman El Assir –está casado con Alia María El Assir Fernández-Longoria– y figura como director de la sociedad G.I. International Holding Amsterdam BV, según los datos oficiales del Registro Mercantil de Holanda consultados por infoLibre. Rabih El Assir es el hermano del traficante de armas y supuesto dueño del 25% de Wheelerdale. Gregory Elias, bautizado por la prensa local como “el rey de Curazao”, creó en la isla caribeña la principal empresa dedicada a montar estructuras societarias opacas. Elias desempeñó un papel central en la creación de Wheelerdale.

La Fiscalía Anticorrupción concluye que la documentación incautada evidencia el “presunto manejo de la anterior estructura societaria instrumental” para la “repatriación de fondos del extranjero con origen en GI International/Wheelerdale y con destino, según indicios de la causa, a Rodrigo Rato Figaredo”.

https://d3cra5ec8gdi8w.cloudfront.net/uploads/imagenes/bajacalidad/2021/02/16/_03ca395dd01cb1148a18cccff6bae0bf03c398a0_d16fc06a.jpg?d41d8cd98f00b204e9800998ecf8427e

Rodrigo Rato, en una imagen de octubre de 2020, tras salir de la cárcel en régimen de semilibertad.

“Comer con Juan Carlos I y desayunar con Felipe González”

“Cuando un hombre de negocios es capaz de reunir la astucia comercial con el engaño político, cualquier milagro es posible. El milagro de El Assir consiste en comer un día con el rey Juan Carlos I, cenar con el rey Hassan II y desayunar al día siguiente con su amigo Felipe González y otros dirigentes del PSOE”. Esa era la descripción de Abdul Rahman El Assir que hacía en octubre de 1989 el semanario árabe Sourakía, editado en Londres. Dos años antes, el diario El País ya lo había definido como “el hombre que actualmente monopoliza la intermediación de las exportaciones españolas de material militar […] Su secreto es el altísimo nivel de sus relaciones con el entorno socialista”.

El Assir llegó a España de la mano de quien entonces era su cuñado, Adnan Kashogui, considerado en su momento el hombre más rico del mundo y de quien aprendió el oficio de mercader de armas. En 1985 se divorció de su primera mujer (Samira Kashogui) y meses después contrajo matrimonio con María Fernández-Longoria, una de las hijas del embajador en Egipto entre 1985 y 1990 (Carlos Fernández-Longoria Pavía). Otras dos hijas del diplomático también han sido a veces noticia: Beba fue durante muchos años la secretaria de Enrique Sarasola, todopoderoso amigo de Felipe González cuando estaba en la Moncloa, mientras que Cristina se casó con el empresario Adrián de la Joya, ahora imputado en el caso Villarejo.

El triunfo de Aznar demostró la capacidad de El Assir para entenderse con el poder, más allá del signo ideológico, hasta el punto de que en septiembre de 2002 fue uno de los asistentes a la boda de Ana Aznar y Alejandro Agag en El Escorial. Y pocos meses después, en mayo de 2004, acudió al enlace real entre Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, invitado por el entonces rey Juan Carlos I. Y es que El Assir y el monarca eran viejos amigos y compañeros habituales de cacerías. Unas andanzas con impacto internacional. Cuando El Assir fue acusado de generar un agujero de 42 millones en el banco portugués BPN, uno de sus supuestos compinches, el exministro luso Manuel Dias Loureiro, aseguró que su relación con el traficante de armas le había permitido entablar amistad con el rey de España: “Fui no menos de seis veces a cazar con Don Juan Carlos en la finca de El Assir”.

Además de darle a la escopeta junto a Juan Carlos I, el traficante de armas se dedicaba en aquellos años a otra actividad que terminó generándole problemas con la Justicia: estafar (presuntamente) a Hacienda. La Fiscalía sostiene que defraudó 14,7 millones en 2002 y 2003 y pide para él ocho años de cárcel por delito fiscal. Tras dejar plantados varias veces a los tribunales, la Audiencia de Madrid dictó en marzo de 2019 una orden de captura internacional. Pero El Assir, que oficialmente reside desde hace más de una década en Suiza, está en paradero desconocido.

España no es el único país que le busca. Un tribunal francés condenó en junio de 2020 a seis personas a penas de cárcel por un caso de corrupción relacionado con la venta de armas en los años noventa a Pakistán, un escándalo conocido como Karachigate. Parte del dinero cobrado en comisiones por la venta de submarinos terminó financiando la candidatura a la Presidencia gala del entonces primer ministro, Édouard Balladur. Pues bien, uno de los condenados en rebeldía a cinco años de prisión es El Assir. Y hasta la Justicia suiza le busca, en concreto la del cantón de Berna, ya que entre 2006 y 2013 no pagó ni un céntimo en impuestos, de forma que las autoridades tributarias le reclaman 2,55 millones de francos suizos.

Entre órdenes de detención y condenas en rebeldía, El Assir tuvo tiempo para ordenar a sus apoderados que cumpliesen con la nueva normativa del Registro de Luxemburgo que estableció en 2019 la obligación de identificar quién es el beneficiario último de las empresas domiciliadas en el país. Y así fue como el 25 de noviembre de 2019 aseguró controlar el 75% de Wheelerdale Corporation Sàrl.

Lo cierto es que Wheelerdale es la matriz de un importante grupo empresarial. Su filial en Holanda, G.I International Holdings Amsterdam BV, declaró en 2015 que su cifra de negocios había ascendido a 200,4 millones de euros. Desde aquel año no ha vuelto a presentar sus cuentas en el Registro Mercantil holandés. En marzo de 2018, fue designado como director de la compañía Hugo Linares, yerno del traficante de armas.

Esa sociedad holandesa tenía entonces el control accionarial de una empresa estadounidense dedicada al sector energético, Gulf Interstate Engineering Co., con sede en la localidad texana de Houston. Hace dos décadas, El Assir ya figuraba como director de la compañía. En 2021, en el equipo de dirección ya consta su hija Alia María El Assir Fernández-Longoria, la esposa de Hugo Linares.

La boda entre María y Hugo en la localidad suiza de Gstaad, en 2016, fue probablemente el último gran acto social de El Assir. Duró tres días y el mercader de armas fletó un avión privado para los invitados españoles, entre los que estaba el matrimonio Agag-Aznar, Tamara Falcó o Ana Boyer.

La Fiscalía Anticorrupción no desvela en su escrito cuál era el contenido de los correos entre Rodrigo Rago y Hugo Linares o Rabih El Assir, más allá de indicar que hablaban sobre Wheelerdale y su filial holandesa. Rato está condenado a cuatro años y medio de cárcel por apropiación indebida en el caso de las conocidas como tarjetas black, salió absuelto del juicio por la salida a Bolsa de Bankia y le espera el banquillo en la causa que lleva su nombre por esconder a Hacienda un enorme patrimonio de origen supuestamente ilícito. Pero el capítulo de conexiones con traficantes de armas estaba de momento inédito. Las pruebas documentales de las que habla Anticorrupción sugieren que hay evidencias suficientes para empezar a redactarlo, a pesar de que la Fiscalía no mencione en su escrito que Abdul Rahman El Assir se declara dueño de la empresa en Luxemburgo con 77 millones que el ministerio público atribuye a Rato.

LAS PREGUNTAS QUE RATO NO RESPONDE

infoLibre envió a Rodrigo Rato ocho preguntas para conocer su versión. El expolítico del PP se limitó a responder lo siguiente: «En 2013 y 2014 yo realicé informes profesionales sobre posibles inversiones en España, que no se materializaron. Sin entrar en más detalles, esa ha sido toda mi relación con esas personas». Las preguntas que quedaron sin respuesta son las siguientes:

  1. ¿Cuál es su relación exacta con Wheelerdale Corporation en la actualidad y cuál ha sido su relación con dicha empresa en el pasado, desde su constituición en Curazao hasta su traslado a Luxemburgo?
  2. ¿Es o ha sido accionista o beneficiario último de dicha compañía ahora o en el pasado?
  3. ¿Por qué se encontraron en los registros domiciliarios realizados en su día en su casa y en su despacho una serie de documentos (escrituras, certificados, estatutos, documentos y mails) de Wheelerdale Corporation?
  4. ¿Cuál es su relación con Abdul Rahman El Assir? ¿Comparte o ha compartido con el Sr. El Assir algún tipo de negocios y/o sociedades?
  5. ¿Cuál es el objeto de las transferencias realizadas desde la estructura Wheelerdale/GI a Kradonara o a otras cuentas o entidades controladas por usted?
  6. ¿Por qué razón intercambia usted correos con el Sr. Gregory Elias sobre la estructura societaria de Wheelerdale?
  7. ¿Por qué razón intercambia usted correos con el Sr. Hugo Linares sobre la estructura societaria de Wheelerdale?
  8. ¿Por qué razón intercambia usted correos con el Sr. Rabih El Assir sobre la estructura societaria de Wheelerdale?

+info relacionada: ‘OpenLux’ desvela los nombres de todos los españoles con sociedades en Luxemburgo en busca de opacidad o ventajas fiscales – infolibre.es, 02-06-2021

Etiquetado con: