Euskadi añade por la vía judicial a 285 riders de Glovo como trabajadores asalariados

Siguiendo la jurisprudencia de otros tribunales autonómicos, el Tribunal Supremo y el criterio de Inspección de Trabajo, el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dictaminado que los trabajadores de Glovo en Euskadi son falsos autónomos.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/86e8f801/2G0A8906copia.jpg?v=63772748021

Un rider de Glovo hace pocos días // David F. Sabadell

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha dictaminado que los 285 trabajadores de Glovo en Euskadi que representaban el sindicato LAB y ELA son falsos autónomos, por lo que insta a la empresa a darles de alta en la Seguridad Social y reconoce la naturaleza laboral de la relación, tal y como han venido haciendo Inspección de Trabajo, otros tribunales autonómicos y el Tribunal Supremo refrendó.

Impulsada por una denuncia sindical, el Juzgado de lo Social nº11 de Bilbao ha dictaminado la sentencia del juicio celebrado el pasado 26 de marzo en representación a 53 trabajadores, en la que también obliga a la empresa a cotizar los periodos marcados por Inspección de Trabajo, cuya suma asciende a 343.814 euros, detalla el sindicato LAB.

La sentencia obliga a Glovo a cotizar los periodos marcados por Inspección de Trabajo, cuya suma asciende a 343.814 euros

“Llegados a este punto, y siendo ya incuestionable la laboralidad de quienes realizan tareas de reparto para estas plataformas, el reto es otorgarles un marco de protección que vaya más allá del Estatuto de Trabajadores y de la aplicación del salario mínimo interprofesional. En este sentido, ELA impulsará la regularización expresa de este colectivo en los convenios colectivos provinciales de hostelería, garantizando salarios mínimos de 1.200 euros”, anuncia el sindicato ELA en nota de prensa.

Añade que reclamará la devolución de las cuotas abonadas por estos trabajadores como autónomos y del IVA, y “exigiremos que se subsane la falta de cotizaciones a la Seguridad Social que debieran haber tenido como trabajadores por cuenta ajena”.

El sindicato concluye que “esta sentencia es un paso importante contra la precariedad que padece este sector y que estaba extendiéndose a otros ámbitos”. La sentencia no es firme y contra ella cabe recurso.