Ingreso mínimo vital o lucro máximo inmoral

¿Y si dejamos de hablar de mínimos de miseria y hablamos de máximos de vergüenza? Estamos manteniendo expertos bien alimentados pontificando sobre la inevitabilidad de la pobreza de los otros por encima de nuestras posibilidades.

https://i0.wp.com/www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/h400/58c82a2d/200330COVID19.jpg?resize=397%2C227&ssl=1

// Mikel Urabaien Otamendi

Llevamos un mes de estado de alarma. Y qué vértigo. Ha pasado de todo, muy grave, muy rápido. Ha muerto mucha gente, sola, sin una despedida, sin un abrazo, en el frío insoportable de los plásticos y el olor a desinfectante. Duelos impotentes y solitarios se esconden en las casas de muchas de nosotras. Palabras por decir, ojos que cerrar, lutos domésticos huérfanos de rituales.

En realidad nadie queda indemne. Esta pandemia dentellea la vida de muchas formas, la arranca y devora, pero también clava sus fauces en quienes no tienen muertes que llorar y, sin embargo, para ellos, la vida ya es menos vida que hace semanas. Tampoco es incompatible perder a seres queridos por la crisis sanitaria y, al mismo tiempo, ver la propia vida amenazada por la crisis social.

La economía se ha parado. El precio a pagar, dicen. Solo que nunca pagamos las cosas proporcionalmente. Que algunos están especializados en abonar las facturas y otros en hacer caja. Tras semanas de anunciar medidas económicas dirigidas a paliar los efectos del colapso de una economía que no sabe parar, que debe mantener la ficción del crecimiento continuo para gotear rácanamente hacia abajo, tras sentidas declaraciones en las que se afirma que no se va a dejar a nadie atrás, tras escuchar a tanta gente que se está quedando atrás porque la ayuda aún no llega, hay algo que podemos constatar: siempre hay gente que se queda afuera.

La economía corre más rápido que la vida. Y ahora que es el sistema económico el que se ha frenado, las medidas para paliar la debacle que ha dejado en las cuentas corrientes, en las neveras y en las expectativas a corto plazo de la gente, llegan desesperadamente lentas. Mucho más lentas de lo que la vida necesita

La máquina de exclusión del neoliberalismo lleva ya rato escupiendo a tantas y tantos al extrarradio de una vida digna, de la mera aspiración a un poco de seguridad vital. La economía corre más rápido que la vida. Y ahora que es el sistema económico el que se ha frenado, las medidas para paliar la debacle que ha dejado en las cuentas corrientes, en las neveras y en las expectativas a corto plazo de la gente, llegan desesperadamente lentas. Mucho más lentas de lo que la vida necesita.

Saber que tendrás un techo sobre la cabeza, agua caliente y electricidad, dinero con el que hacer la compra, mañana, o la semana que viene o el próximo junio, es un mínimo de calma existencial del que ya se hurta a mucha gente. En esta disrupción alocada de la carrera por los recursos suficientes en la que vive gran parte de la sociedad, este parón implica la expropiación de toda calma, de toda serenidad para el futuro.

En este contexto, en el que la gente se apelotona en las afueras de la calma, de la seguridad vital, se ha ido imponiendo la necesidad de instaurar un ingreso mínimo vital. Y si decimos vital, es porque hablamos de lo necesario para la vida.

Parece que ni siquiera hay consenso en el Gobierno. Que hay quienes no entienden la urgencia, que no ven algo así dentro de lo posible. Aún sabemos poco de qué pasará, si llegará, si será ahora o dentro de algunos meses, a cuánto ascenderá, si será suficiente para garantizar el derecho a la serenidad o solo servirá para apuntalar la precariedad de tantas. ¿Será fácilmente accesible o se convertirá en una yinkana burocrática que siga dejando a gente afuera, como ya sucede con los subsidios? ¿Es el preludio a una renta garantizada mejorada o quizás un paso intermedio hacia el cambio de paradigma que implicaría la universalidad de una renta básica?

Pero hay algo más urgente incluso, más impostergable que este debate. Como pasa con cualquier eventual política progresista de vivienda, con el salario mínimo interprofesional, con cualquier planteamiento que apunta a sustanciar el derecho a la seguridad vital de la gente, no faltan las voces que alertan, imbuidas de sentido común y responsabilidad, de que los derechos sociales de hoy son la miseria bolivariana de mañana.

Sois unos psicópatas. Incapaces de asumir la carga de crimen que esconden vuestras asépticas y sosegadas palabras. Ni siquiera en un momento como este podéis fingir que os importa la gente

En plena hecatombe económica bien inmediata y concreta para millones de familias se oyen desde los suplementos económicos, desde los sensatos partidos liberales, esa cantinela técnica que es banda sonora de una lucha de clases llena de expertise de saldo y vacía de humanidad. Ahora no es el momento, dice el círculo de empresarios. No es buena idea, escriben los expertos de rigor. Menuda irresponsabilidad populista, claman los políticos de crespón negro en la bandera. ¿Pagar a la gente por no hacer nada? Escupen en las redes sociales los fundamentalistas del liberalismo.

Una cosa cabría decir de todo esto: psicópatas. Sois unos psicópatas. Incapaces de asumir la carga de crimen que esconden vuestras asépticas y sosegadas palabras. Ni siquiera en un momento como este podéis fingir que os importa la gente. Estáis tan imbuidos del mismo sentido común neoliberal que vacía la sanidad, hace negocio con las residencias de ancianos, permite las lógicas expulsivas que a este paso vaciarán nuestras ciudades de gente, estáis tan intoxicados de la misma esencia fascista que justifica que los demás, nunca vosotros, siempre los otros y cuanto más otros mejor, vivan vidas de mierda, que no intentaréis disimular ni un minuto que tenéis el más mínimo respeto a la dignidad humana.

Pero mirad, quizás tenéis una parte de razón y tenemos que cambiar el foco. Quizás no sea cuestión ahora de hablar de ingresos mínimos si no de limitar máximos, poner un tope al lucro, al beneficio, a la especulación, al precio que pagáis por los trajes que os ponéis para contarle a la gente que el Estado no se puede permitir garantizarles comida o techo. Quizás hay que ponerle un máximo al latrocinio sobre los servicios sociales. ¿Y si dejemos de hablar de mínimos de miseria y hablamos de máximos de vergüenza? Estamos manteniendo expertos bien alimentados pontificando sobre la inevitabilidad de la pobreza de los otros por encima de nuestras posibilidades.


+info relacionada: