La Audiencia de Valencia rechaza que el boicot a un músico pro-israelí sea delito de odio y archiva la causa contra ocho activistas del BDS

https://static.eldiario.es/clip/9604d203-ee00-451f-b1ab-a1639a4ea3ad_16-9-discover-aspect-ratio_default_0.jpg

Rueda de prensa de la campaña de apoyo a los ocho activistas del BDS

El llamamiento al boicot a la actuación del cantante Matisyahu en el festival Rototom de Benicàssim en 2015 no resultó “eficaz ni relevante cuando la actuación del artista tuvo lugar finalmente”. La sección tercera de la Audiencia Provincial de València ha sobreseído provisionalmente la causa contra ocho activistas del movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones (BDS) investigados por los presuntos delitos de odio y coacciones. “Los hechos que se consideran supuestamente delictivos se reducen a la atribución al citado músico de un presunto posicionamiento respecto de la política del gobierno de Israel, no por su condición de judío, religión o cualquier otra circunstancia”, señala el auto al que también ha tenido acceso elDiario.es.

El titular del Juzgado de Instrucción número 19 de València no concreta en su auto de procedimiento abreviado “qué hechos de los que han sido objeto de investigación” podrían ser constitutivos de un delito de odio, a juicio los magistrados, que consideran ajenos al artículo 510 del Código Penal “aquéllos actos que tienden a que una determinada persona se manifieste en contra de una política concreta de un determinado país”.

El Ministerio Fiscal se ha adherido a los recursos de apelación de los ocho activistas argumentando que al cantante “no se le discrimina por ser judío sino por su supuesta afinidad con la política del Estado de Israel”. La Fiscalía alude en su escrito a la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) del pasado 11 de junio que anuló la condena en Francia a 11 activistas que apoyaban el BDS al ser considerada una violación de la libertad de expresión.

El fallo del TEDH señala que el llamamiento al boicot es “un método particular de ejercicio de la libertad de expresión”.

Los activistas sostenían que el llamamiento al boicot a la actuación del cantante en el festival internacional Rototom de Benicàssim se enmarca en el ejercicio del derecho a la libertad de expresión recordaban que no había una acusación particular en la causa (ni el músico ni la organización del festival presentaron denuncia, uno de los motivos por los que la Fiscalía solicitó el sobreseimiento de las actuaciones).

El boicot a Israel como “herramienta política”

Los activistas, pertenecientes al movimiento BDS, han celebrado el archivo del “proceso de represión política que hoy acaba”. El auto de la Audiencia Provincial de València “da legitimidad al boicot como herramienta política para defender el cumplimiento del derecho internacional y los derechos humanos y hace fracasar la estrategia global sionista y de sus aliados de extrema derecha de deslegitimarlo el BDS”.

La entidad lamenta que durante más de cuatro años han intentado agotarlos y desactivarlos. “No solo no lo han conseguido sino que nos han unido y nos han reforzado más”, señala el colectivo en un comunicado. “El apartheid israelí y sus grupos sionistas nunca conocerán ni entenderán qué es la solidaridad”.


+info relacionada (cat): Arxivada la causa contra vuit activistes per demanar al Rototom que no contractés Matisyahu – directa.cat, 18-01-2021

Etiquetado con: