La Fiscalía abre diligencias contra el consejero de Medio Ambiente de Castilla y León por el incendio de Sierra de la Culebra tras una denuncia de CCOO

+reciente

Oficio de la Fiscalía de Castilla y León.

Oficio de la Fiscalía de Castilla y León // eldiario.es

La Fiscalía de Castilla y León ha iniciado diligencias de investigación sobre el incendio de la Sierra de la Culebra que calcinó en el mes de junio más de 25.000 hectáreas en uno de los ecosistemas más valiosos de la provincia de Zamora. Lo hace tras la denuncia del sindicato Comisiones Obreras contra el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez Quiñones, y contra “otros eventuales funcionarios” de la Consejería por la “posible comisión de hechos que pudieran ser constitutivos de delito” en relación con el incendio que se desató el pasado 15 junio. El oficio, al que ha tenido acceso elDiario.es está fechado el pasado 21 de julio.

CCOO ha informado de la notificación de la Fiscalía de la apertura de las diligencias de investigación a la consejería de Medio Ambiente que dirige Juan Carlos Suárez-Quiñones, que servirán para determinar si hubo “responsabilidad civil” o “dejación de funciones” por parte de la administración autonómica y “responsabilidad patrimonial” por el cargo político u otros funcionarios, según la denuncia del sindicato.

En el momento de iniciarse el incendio en la sierra el pasado 15 de junio el operativo antiincendios activado apenas era una cuarta parte del habitual en los meses de verano cuando la Junta de Castilla y León activa su dispositivo totalmente, con un “riesgo medio” de incendios declarado. Y eso pese al aviso de ola de calor de Aemet y el del sistema de satélite Copernicus que había prevenido del “riesgo extremo” de que Castilla y León sufriese un incendio forestal.

La falta de previsión de la Junta significó que al iniciarse el incendio apenas estaban disponibles para luchar contra el fuego ocho de las 14 autobombas habituales, una cifra similar para las 18 dotaciones de camiones. En cuanto a vigilancia solo dos de las torretas estaban ocupadas de las 18 que hay repartidas en Zamora y, además, “no había ningún agente medioambiental de guardia porque les había obligado a cogerse vacaciones”.

Desde CCOO creen que la climatología adversa señalada por la Junta como origen del incendio, con varios focos por rayos de una tormenta seca, “no es excusa” y que lo que busca el Gobierno autonómico es “encubrir la falta de medidas de quien no tiene previsto el operativo hasta el 1 de julio por ser rígido” y que no se actualiza desde 1999.

El sindicato ha pedido desde el incendio la dimisión o cese del consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, como culpable de lo sucedido y le acusan a él y al Ejecutivo autonómico de “negligencia y actitud temeraria”.


+info relacionada: