La Fiscalía investiga un presunto fraude de 2,4 millones de euros del número 1 de Vox en Andalucía

Biowood Niebla, una empresa de Francisco Serrano, recibió un préstamo del Ministerio de Industria de 2,4 millones en 2016. Lo habría obtenido falseando el capital del que disponía para un proyecto -una fábrica- que jamás se ha ejecutado

El líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, pasa ante el candidato Juanma Moreno, en la segunda jornada de la sesión de investidura en el Parlamento de Andalucía. EFE/Julio Muñoz

El líder de Vox en Andalucía, Francisco Serrano, en el Parlamento de Andalucía. Archivo // EFE/Julio Muñoz

La Fiscalía de Sevilla investiga un presunto fraude de ayudas públicas que habría podido cometer el diputado de Vox y candidato en dos ocasiones a la presidencia de la Junta de Andalucía por el partido de ultraderecha, Francisco Serrano, junto a un socio, Enrique Pelegrín, en la empresa Biowood Niebla SL.

Esta compañía, en noviembre del año 2016, con el PP en el Ejecutivo, cuando estaba administrada por Serrano, recibió un préstamo del Ministerio de Industria de 2,4 millones que Biowood Niebla habría obtenido falseando el capital del que disponía para un proyecto -una fábrica- que jamás se ha ejecutado, según ha revelado el periodista Ángel Munárriz en una exhaustiva y perseverante investigación publicada por infolibre.es. También Rubén Sánchez, de la asociación de consumidores Facua, ha venido denunciando el caso. Adelante Andalucía y el PSOE también han venido reclamando explicaciones a Serrano y a Vox.

Según las revelaciones de Infolibre y las denuncias de Facua, Serrano montó el negocio atribuyéndole un capital social inflado, de hasta 1.245.000 euros, de los cuales 1.238.000 se basaban “en el supuesto valor de una maquinaria que ni él ni su socio poseían en realidad”. Por tanto, “la empresa sólo valía 7.000 euros. Los 4.200 euros que puso Serrano y los 2.800 euros de su socio”, según ha dejado escrito Sánchez, quien fue citado a declarar el pasado 21 de octubre por el Grupo de Blanqueo de Capitales y Anticorrupción de la UDEF, durante la que aportó la documentación de la que disponía, según ha dejado escrito aquí.

Hacienda, también según ha publicado Infolibre.es, reclama la devolución de la subvención desde el pasado 22 de julio. Se desconoce el destino de los 2,4 millones de euros. Serrano afirma no haber visto “ni un euro”.

El artículo 308.1 del Código Penal establece lo siguiente: “El que obtenga subvenciones o ayudas de las Administraciones Públicas, incluida la Unión Europea, en una cantidad o por un valor superior a cien mil euros falseando las condiciones requeridas para su concesión u ocultando las que la hubiesen impedido será castigado con la pena de prisión de uno a cinco años y multa del tanto al séxtuplo de su importe, salvo que lleve a cabo el reintegro”.

El mismo artículo en su punto 8 recoge las condiciones en que se entenderá “realizado el reintegro”. A saber: “Cuando por el perceptor de la subvención o ayuda se proceda a devolver las subvenciones o ayudas indebidamente percibidas o aplicadas, incrementadas en el interés de demora aplicable en materia de subvenciones desde el momento en que las percibió, y se lleve a cabo antes de que se haya notificado la iniciación de actuaciones de comprobación o control en relación con dichas subvenciones o ayudas o, en el caso de que tales actuaciones no se hubieran producido, antes de que el Ministerio Fiscal, el Abogado del Estado o el representante de la Administración autonómica o local de que se trate, interponga querella o denuncia contra aquél”.

La ayuda no se ha devuelto. De hecho, Hacienda la sigue reclamando. Serrano reconoce haber pedido la subvención y que se trata de una “situación irregular”, pero se exculpa asegurando que presentó una denuncia contra su socio. Sin embargo, Serrano no ha hecho pública esta denuncia, por lo que no se sabe lo que reclama en ella el diputado de Vox.

Las alegaciones del aforado

En una nota enviada a los medios de comunicación, la Fiscalía de Sevilla “confirma las noticias aparecidas en medios de comunicación –Infolibre– en relación a la incoación de diligencias de investigación que tienen por objeto la posible existencia de un fraude de ayudas públicas obtenidas por una sociedad en la que, juntamente con al menos otra persona física, aparecería como socio Francisco Serrano”.

“La investigación -precisan los fiscales en el comunicado- pretende determinar la veracidad de los hechos y la individualización en su caso de posibles responsabilidades. En el supuesto de aparecer indicios racionales de criminalidad respecto a Francisco Serrano se remitirían las diligencias a la Fiscalía Superior de Andalucía, atendida su condición de aforado, prosiguiendo la causa respecto de otros responsables no aforados”.

El diputado Serrano, cuando Infolibre comenzó a publicar las andanzas de Bio Wood Niebla, escribió en su cuenta de Twitter,  a modo de explicación, que su relación con la empresa fue “efímera” y “llegó a su fin el 4 de octubre de 2017”.

Estas son las explicaciones literales de Serrano sobre el asunto: “La sociedad Biowood Niebla se constituye a mediados de 2016 con la idea de emprender un proyecto de una fábrica de pellets para calderas de biomasa en la localidad de Niebla. Entre abril de 2016 y 4 de octubre de 2017 fui administrador de Bio Wood Niebla. Accedí a este proyecto empresarial tras tener contacto con un experto en industria de biomasa que tenía una empresa dedicada a la comercialización de maquinaria para la producción de pellets”.

Prosigue el diputado ultra: “En el momento de constituirse, se aportan dos máquinas necesarias precisamente para la fabricación de pellets. Estas fueron aportadas por el otro socio, Enrique Pelegrín, quien tenía sociedades en materia de biomasa. La idea era que cada uno aportara el 50%, por ello la S.L.P Serrano abogados de familia contribuye aportando la otra máquina que se corresponde al valor de ese 50%. Ya en notaría, Enrique Pelegrín aportó facturas proforma referentes a esa maquinaria, lo cual es requisito para pedir el crédito al Ministerio de Industria. Tanto el Ministerio, como el notario y un servidor, que no había visto esa maquinaría, lo consideramos suficiente”.

Agrega Serrano: “El crédito, que no una subvención, fue concedido el 31/12 de 2016 y al interesarme por la situación de la maquinaria aportada, me explican que no se ha podido adquirir. Ante esta situación solicité inmediatamente una reducción de capital, para así ajustarnos a la legalidad. En el momento de solicitarse el crédito, la constancia era que esas máquinas existían y por supuesto, su valor era suficiente para pedir el crédito conforme a las exigencias del Ministerio de Industria”.

Continúa el líder de Vox en Andalucía: “Mi falta de confianza en este proyecto empresarial comenzó cuando me di cuenta de que las máquinas que se habían aportado mediante facturas proforma no habían acabado en poder de mi socio, lo que dificultaba que el proyecto de la fábrica pudiera culminarse. Eso, unido a que tuve conocimiento de que estaban intentando promover otros proyectos en Extremadura con la intención de pedir otros créditos al mismo Ministerio de Industria, provocó que decidiera desligarme del proyecto. Yo por ahí no pasé, puesto que además desde que se constituyó Biowood Niebla, a mediados de 2016, estaba corriendo con todos los gastos que generaba sin tomar decisión alguna en lo que concierne a la gestión de Biowood”.

Cierra Serrano sus alegaciones: “Fue el 4 de octubre de 2017 cuando se firmaron las escrituras por las que me desvinculaba totalmente de Biowood, cesando como administrador sin recibir nada a cambio. También me desligué de la sociedad Serralba SL. No solamente salí de la sociedad, sino que incluso mi despacho se desvinculó de la sede común y se trasladó a otra ubicación. No obtuve ni un euro, pero sí la tranquilidad de salir de un proyecto en el que no confiaba. Ante esta situación irregular, interpuse una denuncia contra ese socio y contra Javier López, que había sido el gerente de mi despacho y que fue el promotor e ideólogo de este proyecto. La denuncia está en trámite ante el Juzgado de Instrucción Nº1 de Sevilla. Puedo asegurar que tengo la conciencia muy tranquila. No he visto ni un solo euro del crédito que se solicitó y mucho menos tengo responsabilidad alguna con que no haya sido devuelto en los plazos marcados”.

Etiquetado con: ,