La Fiscalía pide dos años de cárcel para un dirigente de Vox por un ataque xenófobo a un centro de menores en 2019

El que fuera asesor del candidato de Vox a la presidencia de la Generalitat, Ignacio Garriga, podría enfrentarse a dos años y dos meses de cárcel por un delito de odio.

De izda. a dcha.: Jordi de la Fuente, Mónica Lora (secretaria general de PxC), August Armengol (presidente) y el concejal de Salt (Girona) Sergio Concepción // EFE

La Fiscalía ha solicitado una pena de dos años y dos meses de cárcel para el dirigente de Vox en Barcelona, Jordi de la Fuente, por su participación en un ataque xenófobo a un centro de menores migrantes en el Masnou (Barcelona) en julio de 2019, según ha adelantado el elDiario.es.

Los hechos ocurrieron cuando un grupo de personas trató de asaltar el centro de acogida de menores extranjeros, justo después de que se celebrara una manifestación en contra de la presencia de estos jóvenes tutelados en la localidad. Durante la concentración, los asistentes corearon proclamas como “moros de mierda” o “os vamos a quemar el albergue”.

Tras la manifestación se produjo una pelea en los alrededores del albergue. La policía detuvo a uno de los atacantes que intentaba colarse dentro del centro y los servicios médicos de emergencia tuvieron que atender a cuatro heridos, tres de ellos menores del centro.

Militante de un partido neonazi

Aunque el acusado no aparece en ninguna lista oficial del partido debido a su anterior militancia en el partido neonazi Movimiento Social Republicano (MSR), de la Fuente forma parte del círculo más próximo al candidato de Vox a presidir la Generalitat, Ignacio Garriga e incluso trabajó como su asesor durante las elecciones generales de noviembre de 2019.

Acusado de un delito de odio

En el escrito de acusación, la Fiscalía mantiene que el dirigente de Vox fue uno de los coordinadores del ataque por lo que se le acusa de un delito de odio y, además de la pena de cárcel, el ministerio público solicita una multa de 2.700 euros, 5 años de inhabilitación para ejercer cualquier oficio educativo y una orden de alejamiento del centro de menores.

De la Fuente publicó ese día un vídeo en Twitter rechazando las acusaciones de xenofobia alegando que lo que habían hecho “No es racismo, es supervivencia”.


+info relacionada: