La larga caída de Juan Carlos I arrastra a toda la Casa Real

Los escándalos de corrupción acechan al ex rey, desplazado de la Casa Real para salvar a la institución de una crisis sin precedentes. ¿Sobrevirá la monarquía española al destierro de su mayor símbolo y razón de ser? Este 25 de julio, miles de personas se manifiestan para pedir que sea la ciudadanía quien decida.

+reciente – elsaltodiario.com, 03-08-2020: Juan Carlos I sigue la tradición familiar y anuncia que se va de España

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r1500/9ecbc9d4/Rey%20Espan%CC%83a%20Premio%200198%20ntx.jpg?v=63759193648

Felipe VI en los Premios Internacionales de Periodismo Rey de España,en 2015 // Juan Carlos Rojas

“Lo siento mucho. Me equivoqué. No volverá a ocurrir”, dijo el Rey Juan Carlos el 18 de abril de 2012. De no ser por una caída accidental y una rotura de cadera nunca se hubiera sabido que el rey de España, en lo peor de la crisis económica, se había ido de safari a matar elefantes con su “amiga entrañable”, conseguidora y lobbista personal, Corinna zu Sayn-Wittgenstein, toda una aventura africana pagada por el intermediario sirio que consiguió convencer al reino saudí de entregar a empresas españolas “el mayor contrato industrial de la historia de España”, nada menos que 6.700 millones de euros para construir el AVE entre Medina y La Meca.

El rey pedía perdón por irse de safari mientras pedía públicamente “sacrificios” y “rigor, seriedad y ejemplaridad” para hacer frente a la “desconfianza que parece estar extendiéndose” sobre las instituciones españolas. Pedía perdón por irse de vacaciones y, tácitamente, por tener una amante. No por lo otro. Muy pocas personas sabían entonces que Juan Carlos I había cobrado del Gobierno saudí al menos 100 millones de dólares en comisiones a través de una serie de sociedades opacas y testaferros. Mientras que su salario anual era de unos 292.000 euros, el rey sacaba todos los meses 100.000 euros de estas cuentas. Todo ello sin pagar un céntimo a la Hacienda española. Pero faltaba mucho para que el público español supiera todo esto.

Según declaraba Gloria Elizo, diputada de Unidas Podemos, “la única manera de desvincular a Juan Carlos I de Felipe VI y de la Jefatura de Estado es un referéndum y la abdicación de Felipe VI”

El talento del rey Juan Carlos para llevarse comisiones de buenos negocios no era para nada nuevo: entre las explicaciones de la gran fortuna del monarca español destaca el peaje de uno o dos dólares que supuestamente cobraba por cada barril saudí que llegaba a España, una tradición que se mantendría hasta el Gobierno de José María Aznar.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r800/d2c2a8ff/Captura%20de%20pantalla%202020-07-07%20a%20las%2014.38.52.jpg?v=63761344780

El Rey Juan Carlos en la jura de lealtad a los principios del Movimiento Nacional

“Lo mejor que tiene España es el Rey”, decía la Marquesa de Tamarit en 2013 en la revista Vanity Fair. “No debemos criticarlo. Nosotros, todos los que no somos comunistas, tenemos que ayudarlo. Ha hecho cosas que la gente puede pensar que no son buenas. Pero es un ser humano”.

La caída del Rey en Botsuana fue literal y a partir de ese momento no pudo levantarse.

En poco más de un año, la suma de escándalos que acechaban a los Duques de Palma y al propio rey, casi siempre con Sayn-Wittgenstein de fondo, llevaron a la abdicación, anunciada el 2 de junio de 2014.

Las mismas cintas que no valían para la justicia española sí sirvieron a la justicia suiza para tirar del hilo. Cuando se buscaron, aparecieron documentos y pruebas

Quienes pensaban que la sucesión ordenada era la única forma de salvar la institución de la monarquía no se esperaban el giro que tomarían los acontecimientos. Las grabaciones del encuentro que mantuvieron en Londres en mayo de 2015 el excomisario José Manuel Villarejo, Corinna zu Sayn-Wittgenstein y el expresidente de Telefónica, Juan Villalonga, daban pistas más que suficientes para investigar cómo el rey utilizaba los servicios de esta empresaria alemana para esconder el patrimonio real y las comisiones recibidas por el contrato del AVE Medina – La Meca. Sin embargo, el 7 de septiembre, el juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea, a petición de la Fiscalía Anticorrupción, archivó la causa alegando la “falta de credibilidad” de Sayn-Wittgenstein y la ausencia de pruebas y documentos que demuestren las declaraciones de la ex amante del rey.

Las mismas cintas que no valían para la justicia española sí le sirvieron a la justicia suiza para tirar del hilo. Cuando se buscaron, aparecieron documentos y pruebas. Poco después de la publicación de los audios de Corinna, el fiscal jefe del cantón de Ginebra, Yves Bertossa, comenzó a investigar una donación de 100 millones de dólares realizada en 2008 por el entonces rey de Arabia Saudí, Abdalá Bin Abdelaziz. Detrás de una serie de testaferros y sociedades instrumentales en Panamá, estaba nada menos que el ex rey de España Juan Carlos I. Y no era la única, actualmente la Fiscalía investiga tres comisiones, una de 100 millones de dólares, otra de 120 millones de euros y una más por valor 98 millones de euros, todas ellas vinculadas con algún miembro de la familia real.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r800/45a43393/6-Derechos_Din%C3%A1sticos_19770514.jpg?v=63751581114

El rey Felipe VI renunció a la herencia de su padre el 15 de marzo, sin caer en que el propio cargo que ostenta es heredado. Un título que su padre heredó de don Juan de Borbón, hijo del rey Alfonso XIII, que tuvo que abandonar el poder por sus múltiples casos de corrupción.

El periodista freelance James Badcock llevaba desde el 15 de febrero de 2020 publicando exclusivas en The Telegraph. Comenzó con una investigación sobre el origen opaco de la fortuna de Juan Carlos, que implicaba a Álvaro de Orleans y Borbón. Este primo lejano del monarca había cobrado una millonaria comisión por la venta del Banco Zaragozano a Barclays en 2003 y había puesto ese dinero a disposición del rey, especialmente para vuelos privados, a través de la Fundación Zagatka. El 4 de marzo de 2020, el periódico suizo Tribune de Genève confirmaba la historia de la comisión que se llevó Juan Carlos I por el contrato del AVE saudí, un dinero que fue gastando periódicamente y que terminó traspasando a la empresaria alemana antes de cerrar la cuenta en 2012. No sin antes retirar cinco millones de euros.

Entre las principales revelaciones de la investigación del diario The Telegraph figuraba un dato que apuntaba directamente a Felipe VI: la Fundación Lucum, que recibió parte del dinero saudí, tenía como segundo beneficiario al entonces Príncipe de Asturias y este estaba al tanto de toda la operación al menos desde 2019.

Un día después del inicio del estado de alarma, la dimensión de la catástrofe sanitaria disimuló la peor crisis de la monarquía española desde la abdicación del rey en 2014. El 15 de marzo, un comunicado de la Casa Real anunciaba que Felipe VI renunciaría a la herencia privada de su padre y le retiraba su asignación anual como Rey Emérito.

Después de que PP, PSOE y Vox rechazaran la apertura de tres Comisiones de Investigación en marzo y otras dos en junio, una coalición de ocho partidos de izquierda y nacionalistas ha vuelto a intentarlo este 22 de julio con un enfoque distinto. ERC, Bildu, Compromís, Más País, Junts, la CUP, el BNG y Nueva Canarias pidieron una comisión que investigue las comisiones pagadas por las empresas públicas adjudicatarias de la construcción del “AVE del desierto” y a quiénes beneficiaron, sin mencionar en ningún momento a Juan Carlos de Borbón, una estrategia ideada para sortear la excusa dada por los partidos para no apoyar las anteriores comisiones: la inviolabilidad del Jefe del Estado.

El 8 de junio, casi dos meses después de que estallara el escándalo, la Fiscalía del Tribunal Supremo anunció que finalmente se hacía cargo de la investigación del caso y señaló la posibilidad de juzgar a Juan Carlos de Borbón por los actos cometidos tras la abdicación: el cobro de las comisiones, dice la Fiscalía, no puede investigarse, pero sí el blanqueo de esas comisiones realizado después de dejar el cargo. Al menos en teoría.

Salvar la institución a cualquier precio. La estrategia de 2014 vuelve a ser la misma y nadie descarta que el “padre de la democracia española” termine expulsado de la Casa Real

No quedan claros los límites de la inviolabilidad del Rey Emérito, y el Gobierno ya habla de cambios legislativos para que los aforamientos de cargos públicos se circunscriban a su actividad, según declaró Pedro Sánchez en una entrevista.

Salvar la institución a cualquier precio. La estrategia de 2014 vuelve a ser la misma y nadie descarta que el “padre de la democracia española” termine expulsado de la Casa Real. El columnista Enric Juliana señalaba la “aprensión” que le causaba “ver a reconocidos monárquicos renegando de Juan Carlos I, como si nunca le hubiesen adulado”. Las noticias sobre los escándalos del ex rey han colocado a la monarquía, decía este periodista, en una “situación inédita, de imposible solución sin un mayor ostracismo del rey emérito”.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r800/5d903fe7/rey_ok.jpg?v=63739740403

// Byron Maher, Sancho R. Somalo

Desvincular la corrupción de Juan Carlos de Borbón de toda la familia es una tarea cada vez más complicada. Según declaraba Gloria Elizo, diputada de Unidas Podemos, “la única manera de desvincular a Juan Carlos I de Felipe VI y de la Jefatura de Estado es un referéndum y la abdicación de Felipe VI”.

Este 25 de julio, miles de personas volverán a las calles para protestar contra la “monarquía corrupta” y para exigir un plebiscito para que la ciudadanía decida libremente la forma de Estado que prefiere. Las organizaciones convocantes denuncian que “los escándalos y corruptelas cada día son más imposibles de esconder”, especialmente en un contexto de crisis social y económica donde la mitad de los españoles ha visto caer su capacidad adquisitiva.

La figura de Juan Carlos vuelve a retomar la caída libre que amenaza con arrastrar la institución de la monarquía española y la imagen idealizada de la Transición española

“Era el padre de la democracia. El capitán de la transición. El héroe del 23F. El motorista misterioso que te auxiliaba si tenías una avería con el coche. Hacíamos chistes, pero raramente en público, y en ese caso siempre inofensivos”, escribía Isaac Rosa en El Salto. En las cuatro décadas de democracia el retrato del Juan Carlos se hizo omnipresente en todas las administraciones y entidades públicas, su nombre fue utilizado en universidades, calles y centros de investigación hasta el punto de encarnar el espíritu más puro de la Transición ejemplar que supuestamente había vivido España. Otra vez, acompañado de una crisis económica devastadora, la figura de Juan Carlos vuelve a retomar la caída libre que los primeros años del reinado de Felipe VI había conseguido desacelerar. Una caída libre que amenaza con arrastrar la institución de la monarquía española y la imagen idealizada de la Transición española.

Más información: El retrato de Juan Carlos Rey – Isaac Rosa

12 de diciembre de 2011

La Zarzuela aparta a Iñaki Urdangarin de sus actos oficiales por su comportamiento “no ejemplar”. El yerno del Rey es acusado de malversación, estafa, fraude a la Administración, prevaricación, falsedad, delitos contra la Hacienda Pública y blanqueo de capitales. Por su implicación en este escándalo, la infanta Cristina permanece desde entonces apartada de la familia real y de cualquier acto oficial de la corona. Declaraciones de Urdangarin dan a entender que la Casa Real estaba al tanto de los negocios opacos de Instituto Nóos, aunque siempre ha insistido que el rey y su esposa no sabían nada. En una de las grabaciones, Corinna zu Sayn-Wittgenstein señala la responsabilidad del ex rey en el caso: “Yo estaba delante cuando el Rey pedía dinero para Nóos, no distingue lo legal de lo ilegal”.

El 28 de diciembre de ese año, la Casa Real desglosa por primera vez sus cuentas. El Rey gana 292.725 euros anuales y el presupuesto de toda la monarquía española es de 8,4 millones al año. Cuando llegó al trono, según una investigación de The New York Times, su patrimonio equivalía a “prácticamente nada”. La pregunta queda en el aire: ¿de dónde ha sacado entonces los 1.800 millones de euros que posee el Rey, según este diario?

14 de abril de 2012

En el día de la República y cuatro días después de que el Gobierno de Rajoy anunciara un recorte social de 10.000 millones, el rey Juan Carlos se rompe la cadera en una cacería de elefantes en Botsuana, un viaje privado valorado en casi 100.000 euros que hizo en compañía de la empresaria alemana Corinna zu Sayn-Wittgenstein. El safari había sido pagado por el empresario sirio Mohamed Eyad Kayali, el “hombre fuerte” del régimen saudí en España y mano derecha del príncipe Mohamed bin Salmán. Su intermediación fue clave en la concesión del AVE Medina – La Meca a empresas españolas.

“Junto a la crisis económica, me preocupa también enormemente la desconfianza que parece estar extendiéndose en algunos sectores de la opinión pública respecto a la credibilidad y prestigio de algunas de nuestras instituciones. Necesitamos rigor, seriedad y ejemplaridad en todos los sentidos”, había dicho el rey pocos meses antes en su discurso de navidad. Al salir del hospital, con dos muletas, dijo: “Lo siento mucho. Me equivoqué. No volverá a ocurrir”.

Cuatro días antes de la caída, su nieto Juan Froilán, entonces de 13 años, se disparó en el pie practicando tiro, algo prohibido para los menores de 14 años. Coincidieron en el hospital hospital privado Quirón San José de Madrid.

Miles de ciudadanos, analistas y políticos ya habían pedido al Rey que abdicara. Pero a partir de la caída de Botsuana, comienzan a escucharse voces que piden su abdicación por el bien de la monarquía. Incluso dentro del PSOE.

Febrero-abril de 2013

‘Mi colaboración con el Gobierno español es delicada, confidencial’, era el título de la entrevista a Corinna que publicó El Mundo. “Ese trabajo que he realizado para el Gobierno español, cuando se me ha pedido, ha sido siempre delicado, confidencial. Son asuntos clasificados, situaciones puntuales que yo he ayudado a solucionar por el bien del país”, continuaba.

El 3 marzo de 2013, el programa Más claro agua, en 13TV, desvela que Corinna zu Sayn-Wittgenstein lleva cuatro años utilizando como residencia La Angorrilla, una finca cercana a La Zarzuela que la Casa Real acondicionó con dos millones de euros de Patrimonio Nacional. Para el transporte y la seguridad contaba con el “apoyo” del Centro Nacional de Inteligencia (CNI).

Dos días antes, el 1 de marzo, el senador del PNV Iñaki Anasagasti había pedido explicaciones al Gobierno por la actuación de la empresaria como “lobbista”.

El 19 de marzo, un comité parlamentario preguntaba al director del CNI si “Corinna zu Sayn-Wittgenstein había recibido pagos del Estado o protección de los servicios de seguridad por su trabajo como ‘lobbista’ de empresas españolas en el exterior”.

Ese día, la revista Interviú desvelaba que el CNI abrió dos cuentas en Suiza en las que esta empresaria cobraba el 3% de los contratos conseguidos para las empresas españolas, todo con el aval de La Zarzuela. Entre los contratos que facilitó Sayn-Wittgenstein que menciona esta investigación figura el proyecto de tren de alta velocidad entre La Meca y Medina, valorado en 6.700 millones de euros.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r800/dc99b3c7/reyes.jpg?v=63698890335

Los reyes de España y Arabia Saudí se lo pasan en grande

Abril 2013 – Enero 2014

El 3 de abril de 2013, la justicia imputa a la infanta Cristina por el caso Nóos, al encontrar indicios de complicidad y evidencias de que utilizó su imagen para conseguir contratos públicos. Tras una desimputación, el 7 de enero de 2014, el juez instructor decide imputarla nuevamente por blanqueo y delito fiscal. En una célebre comparecencia, la infanta llegó a contestar 579 veces “No lo sé”, “No me acuerdo” o “No me consta” a las preguntas de los abogados. Las idas y venidas de los juicios, con importantes presiones sobre el juez José Castro, terminaron en 2017, cuando la Infanta Cristina fue absuelta de los delitos fiscales, pero se la condenó a devolver 265.088 euros, por beneficiarse de los delitos de su marido, que fue condenado a seis años y tres meses de prisión.

Los casos de corrupción estaban afectando a la credibilidad de la corona. En el CIS de 1995, la monarquía obtuvo una valoración de 7,48 y fue la institución más valorada por los españoles. En 2013, obtuvo un 3,68 y se situó por primera vez entre los principales problemas de los españoles, según la macroencuesta realizada ese año.

En un artículo publicado en el periódico Diagonal en 2013, Daniel Ripa, actual secretario general de Podemos Asturias, señalaba que un “contexto de crisis institucional, el rey Juan Carlos ha dejado de ser funcional y su presencia era más un lastre que una ayuda al proyecto de las elites y del FMI o el BCE”. ¿Es su abdicación una derrota del régimen?, se preguntaba. “Rotundamente no: es una reacción al asedio a las castas del 78, un movimiento en un tablero de ajedrez ante una (esperada) creciente ola de movilizaciones”, se respondía.

Más información: Hemeroteca Diagonal /¿Abdicación? Desgraciadamente, lo han entendido todo

En enero de 2014, el Rey comunica al Gobierno su decisión de abdicar en favor de su hijo Felipe.

2 de junio de 2014

“Su Majestad, el rey don Juan Carlos acaba de comunicarme su voluntad de renunciar al trono y abrir el proceso sucesorio”, dijo el presidente Mariano Rajoy. Pablo Iglesias, elegido unos días antes eurodiputado, defendió un referéndum por la república: “Los españoles tenemos derecho a decidir nuestro futuro; por eso queremos votar”. El entonces líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, fue clave para asegurar la continuidad de la monarquía, conseguir acallar los sentimientos antimonárquicos en el partido socialista y eludir el debate sobre la institución. “Si él no hubiese sido el secretario general del PSOE en aquellas fechas quizás el curso de la historia reciente de España no hubiese sido como fue”, sentenció el columnista José Antonio Zarzalejos.

Ese mismo día, miles de personas se reunieron en convocatorias espontáneas en decenas de ciudades para pedir un referéndum por la república.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r800/7f351d31/140603_Abdica_Rey_Mani_Sol_2%20copia.jpg?v=63710621848

Concentración en Madrid el 3 de junio de 2014, tras el anuncio de abdicación del Rey Juan Carlos I // David F. Sabadell

Abril de 2015

Fue la última vez que el CIS preguntó por la valoración de la monarquía. En esa encuesta la corona obtuvo un 4,34 sobre 10.

3 de octubre de 2017

El referéndum de autodeterminación catalán sirvió para medir al nuevo rey ante la primera crisis de relevancia de su reinado. En su discurso, Felipe VI negó cualquier abuso cometido por parte de las fuerzas de seguridad del Estado pese a los centenares de vídeos que mostraban lo injustificable y se alineó con las tesis más duras de la extrema derecha, abandonando cualquier intento de ser “el rey de todos los españoles”. Pablo Elorduy en su columna “Lo Real” en El Salto lo explicaba así: “Al querer hacer una demostración de fuerza, estaba mostrando las frágiles costuras de una monarquía que ya no funciona por consenso —si alguna vez eso existió— sino por un complejo arreglo entre poderes económicos, políticos y militares”.

Más Información: Lo real – Pablo Elorduy

Julio de 2018

Se hacen públicas las conversaciones que mantuvo en Londres Corinna zu Sayn-Wittgenstein con el ex comisario José Manuel Villarejo y ex presidente de Telefónica Juan Villalonga en 2015, en las que la ex “amiga” del Rey Emérito reconoce la existencia de 100 millones en comisiones por el contrato del AVE en Arabia Saudí. La empresaria también afirmaba en estas grabaciones que Juan Carlos I oculta una enorme fortuna en Suiza gracias a diversas sociedades opacas y testaferros. Según afirmaba, el ex rey la había utilizado para comprar propiedades en varios países del mundo, y no porque la quisiera, sino porque tenía su domicilio fiscal en Mónaco.

https://www.elsaltodiario.com/uploads/fotos/r800/ca9f3848/photo5807644448711093780.jpg?v=63686822196

Protesta contra el rey Felipe VI en Barcelona el 25 de febrero en la inauguración del Mobile World Congress // Víctor Serri

4 de septiembre de 2018

PSOE, PP y Ciudadanos rechazan una Comisión de Investigación en el Congreso solicitada por Unidas Podemos por las grabaciones de Corinna. “El PSOE tiene que rectificar, nadie va a entender que no apoye esta comisión de investigación para saber qué pasó con las finanzas de Juan Carlos I”, dijo entonces la portavoz Ione Belarra. El 16 de abril de 2019, el Tribunal Supremo rechazó la demanda presentada por PCE, IU y el foro de Abogados de Izquierdas contra Juan Carlos de Borbón, Corinna Zu Sayn Wittgenstein, el director del CNI, Félix Sanz y el excomisario José Manuel Villarejo, por 13 delitos derivados de las grabaciones.

Febrero 2020

Poco después de que se publicaran los audios de Corinna, el fiscal del cantón de Ginebra, Yves Bertossa, abrió una investigación secreta sobre un posible delito de blanqueo de capitales que podría afectar al ex rey de España, a una serie de fundaciones instrumentales y al menos a tres testaferros del rey: Álvaro de Orleans, Arturo Fasana y Dante Canonica. Con todo este material, este fiscal abrió la causa que la prensa de este país llamó “los papeles secretos de Ginebra”.

El periodista James Badcock empieza a publicar en The Telegraph una serie de exclusivas que destapan algunas de las sociedades pantallas y los testaferros utilizados para camuflar la fortuna del rey.

4 de marzo de 2020

Dos periodistas suizas abren la edición impresa del diario Tribune de Genève con el titular “Juan Carlos I escondía 100 millones en Ginebra”. Unos 65 millones de euros —todo lo que quedaba de esta fortuna en el Banco Mirabaud en 2012, cuando fue cerrada— fueron traspasados a Corinna Larsen, según este periódico suizo. Días antes, el medio británico Daily Mail denunciaba una campaña de acoso e intimidación por parte de la inteligencia española a la ex amante del rey.

14-15 de marzo de 2020

Una exclusiva de James Badcock en The Telegraph publicada el 14 de marzo desvela que Felipe VI figura como segundo beneficiario de la Fundación Lucum, a través de la cual Juan Carlos de Borbón había recibido la donación de 100 millones de dólares de la corona saudí. La posición del actual Rey quedó comprometida cuando se supo que tenía noticias de esto hace al menos un año. El 15 de marzo, un día después de la declaración del estado de alarma, la Casa Real emite un comunicado en el que Felipe VI renuncia a la herencia privada de Juan Carlos I y deja al Rey Emérito sin su asignación anual.

18 de marzo de 2020

El discurso del rey Felipe VI, en el que no dedica ni una sola palabra a explicar lo sucedido ni a pedir perdón, es contestado por una masiva cacerolada contra la monarquía, con la demanda de que done los 100 millones recibidos a la sanidad pública.

31 de marzo de 2020

PSOE, PP y Vox rechazan la tercera petición en un mes de abrir una Comisión de Investigación para investigar las comisiones del Rey Emérito. Entre las razones, la supuesta incapacidad del poder legislativo para juzgar al Jefe de Estado y su inviolabilidad.

8 de junio de 2020

La Fiscalía del Tribunal Supremo anuncia que asume la investigación del caso de las comisiones del AVE Medina – La Meca. Según trasciende, la Fiscalía desestima investigar al ex jefe de Estado por los crímenes cometidos durante su mandato, pero admite que se podrían investigar los delitos posteriores a su abdicación, cuando en teoría ya no está sujeto a la inviolabilidad, en especial el blanqueo de capitales posterior a 2014.

16 de junio de 2020

La Mesa del Congreso rechaza una vez más investigar al rey Juan Carlos I con los votos de PSOE, PP y Vox, después de votar en contra de dos comisiones propuestas por Unidas Podemos y por ERC, JxCat y PNV.

20 de junio de 2020

The Telegraph vuelve a la carga con un artículo en el que detalla los fastos de la luna de miel de Felipe de Borbón y la Letizia Ortiz, en la que se gastaron medio millón de euros. La mitad fue aportada por el propio Juan Carlos I y la otra por el empresario Josep Cusí, de la empresa Navilot, relacionado de manera indirecta con Jordi Pujol Ferrusola, según The Telegraph.

6 de julio de 2020

La justicia suiza remite a España parte de la investigación a la Fiscalía Anticorrupción en busca de movimientos de capitales posteriores a 2014 que puedan suponer delitos de blanqueo de capitales o de evasión fiscal. El abogado Dante Canónica, uno de los testaferros del rey, testifica ante la fiscalía suiza que Juan Carlos de Borbón consideraba los 100 millones que iba a recibir del rey saudí como una “bomba de relojería” y encargó en La Zarzuela la creación de una estructura de sociedades opacas para ocultar la fortuna a Hacienda.

10 de julio de 2020

El Confidencial publica que Juan Carlos de Borbón retiró 100.000 euros mensuales entre 2008 y 2012 de la cuenta en donde recibió la comisión por el contrato en Arabia Saudí. En los meses previos a cerrar la cuenta, retiró cinco millones de euros.

14 de julio de 2020

Un grupo de 16 medios pide al CIS que recupere las preguntas sobre la monarquía. “Creemos que las instituciones, además de ser democráticas, transparentes y limpias, deben estar sometidas a la valoración, el examen y la crítica por parte de la ciudadanía. En el caso de la Monarquía, no disponemos del voto para pulsar y expresar nuestra opinión, por lo que resulta indispensable realizar encuestas de opinión fiables y rigurosas”, decían en la carta a José Felix Tezanos las cabeceras Ara, Catalunya Plural, Crític, Ctxt.es, Cuartopoder, Diario16, El Salto, La Marea, La Voz del Sur, Luzes, Praza Pública, Pikara Magazine, Público, Nortes, Nueva Tribuna y el programa Carne Cruda. La respuesta de Tezanos llegó una semana después. En ella, mostraba su intención de “intentar incluir en los próximos barómetros algunas preguntas que podrán proporcionarnos información rigurosa y contrastable sobre la manera en que la opinión pública española valora y prioriza o no esta cuestión en la actualidad”.

20 de julio de 2020

Los reyes son recibidos en Catalunya con protestas y neumáticos quemados en la vía del AVE. El Confidencial publica que, tras abdicar, Juan Carlos I uso cuentas cuentas opacas para un viaje de lujo a la Polinesia francesa. Según este digital, el ex rey recurrió a sociedades instrumentales y testaferros para ocultar el pago en 2015 de unos billetes de avión desde Los Ángeles a Tahití con dinero de origen no declarado. El dinero habría salido de la Fundación Zagatka, una sociedad pantalla de Liechtenstein controlada por Álvaro de Orleans, utilizada desde hace años por Juan Carlos I para ocultar parte de su fortuna y para sus gastos personales.

22 de julio de 2020

Ocho partidos de izquierda y soberanistas presentan una petición para abrir una Comisión de Investigación sobre las comisiones pagadas por las empresas públicas españolas en el proyecto de AVE Medina – La Meca, una estrategia que intenta eludir el bloqueo de ciertos partidos por la inviolabilidad del ex monarca.


+info relacionada:

0 Comentarios en “La larga caída de Juan Carlos I arrastra a toda la Casa Real
2 Pings/Trackbacks para "La larga caída de Juan Carlos I arrastra a toda la Casa Real"
  1. […] La larga caída de Juan Carlos I arrastra a toda la Casa Real – 25-07-2020 […]