La retirada de las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla empezará antes de fin de mes

Además, se prevé la construcción de nuevos tramos del vallado en las zonas de “mayor vulnerabilidad”, con un incremento de altura de hasta diez metros. Las obras durarán diez meses y tendrán un coste de 18 millones de euros.

26/08/2019 - Imagen de archivo de una valla con concertina / EFE

Imagen de archivo de una valla con concertina / EFE

Las obras para retirar las concertinas de las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla comenzarán “antes de que acabe el mes de noviembre”, una vez hayan concluido los trámites administrativos. La retirada permitirá la sustitución de las concertinas y de las sirgas tridimensionales por “otros elementos más seguros y menos lesivos”, según ha informado el Ministerio del Interior.

La retirada tendrá una duración de diez meses y un coste de alrededor de 18 millones de euros. Se trata de una de las medidas del Plan de Refuerzo y Modernización del Sistema de Protección Fronteriza Terrestre en Ceuta y Melilla aprobado en Consejo de Ministros en enero de este año.

El mismo Plan de Refuerzo y Modernización contempla la “construcción de nuevos tramos en las zonas de mayor vulnerabilidad, con un incremento de altura de hasta diez metros” a partir del mes de noviembre.

Además de esto, en el perímetro fronterizo con Ceuta ya se ha realizado la instalación de 66 cámaras, de las cuales 14 son térmicas, y la instalación de los sistemas de reconocimiento facial en la frontera de El Tarajal (Ceuta) y Beni Enzar, Barrio Chino, Mariguari y Farhana (Melilla).

Durante la ejecución de las obras, el Gobierno contará con más apoyo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para “reforzar la seguridad del vallado”. La empresa que llevará a cabo el proyecto será Transformación Agraria S.A (TRAGSA), propia de la Administración General del Estado.

Las ONGs avisan de que no es suficiente

Distintas ONG de atención a inmigrantes han saludado este viernes que por fin el Gobierno vaya a empezar a retirar las concertinas en las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla antes de que acabe este mes, pero han advertido de que no es suficiente para frenar la vulneración de derechos y muerte de estas personas. 

“La retirada de las concertinas evitará peligros innecesarios, pero no todos”, ha alertado el director de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, quien ha subrayado que aún “quedan muchos obstáculos” derivados de los acuerdos de cooperación con Marruecos, que “permiten todavía la violación de derechos humanos”.

Empezando por las propias concertinas que se levantan en el lado de Marruecos, que son “alambres de púas y son una amenaza para la gente que busca asilo o escapar” de ese país, y continuando por las devoluciones en caliente. “Las personas inmigrantes y solicitantes de asilo son devueltas sin ningún procedimiento y luego son perseguidas”, ha censurado.

Se da la circunstancia además de que “es muy difícil pedir asilo en Marruecos: las oficinas de asilo apenas funcionan, y desde luego no lo hacen para las personas subsaharianas”, ha concluido Beltrán, quien ha lamentado que, aunque quitar las concertinas pueda ser “un paso adelante”, aún falta lo más importante, que es que “la gente pueda venir a España en condiciones legales y seguras”.

“Se están colocando ahora en otros lugares como en Marruecos con el aval y la ayuda de la UE”

Mientras, la responsable de Relaciones Institucionales de Oxfam Intermon, Lara Contreras, cree que este paso no es suficiente para luchar por los derechos humanos de las personas que se desplazan y “pretenden llegar a Europa en busca de una vida mejor”. 

Porque además, esas cuchillas “se están colocando ahora en otros lugares como Marruecos con el aval y la ayuda de la UE”, ha reprochado Contreras para exigir a continuación a los miembros de la Unión que “no contribuya a medidas de este tipo porque violan claramente los derechos humanos”.

Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía (APDHA), el coordinador del área de Migraciones, Carlos Arce, ha confiado en que la intención del Ministerio sea esta vez de verdad porque “ya lo ha anunciado 8 ó 9 veces“.

No obstante, ha señalado que las concertinas es “uno de los problemas menores con los que se va a enfrentar este nuevo Gobierno que se debe poner en marcha” porque el principal sigue siendo la inexistencia de vías legales y seguras de acceso a España. “La vulneración de derechos y el reguero de muertes de cada año en el Mediterráneo no se va a frenar. Las concertinas no son más que un síntoma de la enfermedad que corroe la gestión de fronteras por parte de Europa y, sobre todo, de España”, ha censurado.


+info relacionada: La ONU se ofrece a explicarle con datos a Pablo Casado que no existe una avalancha de migrantes – 16-08-2019