La Xunta utilizó la enseñanza pública para hacer propaganda electoral

La Consellería de Política Social envió a las escuelas infantiles fotógrafos para retratar a los niños con la intención de “obsequiar” a las familias por Navidad. El profesorado recibió instrucciones para introducir en un sobre los retratos y una misiva de Feijóo.

Juegos infantiles | Pixabay

Juegos infantiles // Pixabay

El pasado mes de diciembre la Xunta envió fotógrafos profesionales a las escuelas infantiles públicas de toda Galicia gestionadas por el Consorcio de Servizos de Igualdade e Benestar. Con previa autorización de las familias, retrataron a las crianzas en los centros a modo de “regalo de Navidad” de parte del Gobierno Autonómico. El profesorado fue informado desde los departamentos a través de un correo electrónico sobre cómo deberían entregar el “presente” a las familias: en un sobre en mano junto con una carta firmada del Presidente del Gobierno de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

El Comité de Empresa de la Consellería de Política Social de Pontevedra dio la alerta a través de un comunicado a partir de las denuncias de algunas trabajadoras. La presidenta de la organización, María Luisa Alonso, también profesora, explica que el personal de las escuelas ha tenido que ejercer de “agente de propaganda”. Además, añade que el Gobierno autonómico “no ha tenido consideración de las necesidades de las niñas y niños” al interrumpir su ritmo diario de trabajo.

Asimismo, la organización critica que los centros no cuentan con todos los materiales necesarios (juguetes, cuentos, etc.) y apropiados “con los estándares de calidad pedagógica actualizada”, así como que “tienen defectos graves en las instalaciones, incluso de seguridad”. Alonso comenta que “no se cubre al personal en las ausencias” y en su lugar, “la Xunta apuesta por hacer campaña electoral para perpetuarse en el desastre” con dinero público.

Leer: El personal de Atención Primaria gallego, en pie de guerra contra la Xunta

Según la Xunta, el presidente “quiso saber las solicitudes y la opinión que tienen los usuarios en los servicios”

Por el momento, la Xunta informa a Público que, en lo referente a la carta, el presidente “quiso saber las solicitudes y la opinión que tienen los usuarios en los servicios”. Por lo demás, cuentan que no se van a posicionar. La carta está escrita en primera persona, en la que Feijóo pretende un acercamiento con las familias al identificarse también como padre de un infante de 0 a 3 años “consciente” de la importancia de la confianza en estos colegios.

A nivel local este “agasajo” tampoco ha sido bienvenido. La teniente alcalde de Pontevedra y concelleira del Bloque Nacionalista Galego (BNG), Carme da Silva, ha explicado que lo que revela el remitente de la carta es una “demostración de la deriva en la que se encuentra el Presidente de la Xunta”, así como de la “falta de proyecto” y de “iniciativa” para resolver los problemas de las escuelas.

La portavoz del grupo nacionalista cuenta que “el Gobierno de Galiza obliga a que los ayuntamientos paguen parte de los centros infantiles cuando es competencia de la Xunta” y además, postula que el Ejecutivo se sirve de los recursos públicos “sin ningún escrúpulo en utilizar a las crianzas para tapar la ineficacia de su gestión”. El grupo parlamentario del BNG ya criticó a comienzos de año este episodio y desde Pontevedra se suman a sus propuestas.

Leer: La peor década para el gallego

Ahora, el Grupo Común da Esquerda exige en la Cámara gallega que Feijóo pida disculpas y registrará una iniciativa para que no se repita “el uso partidista en la enseñanza”. La diputada en el Parlamento Galego Paula Quinteiro, recordó que “muchas trabajadoras mostraron su malestar por tener que enviar esta carta de felicitación” y que este tipo de dinámicas son “frecuentes” por parte del Gobierno Autonómico para hacer campaña y propaganda partidista.