Las cargas policiales en Benimaclet movilizan a centenares de activistas y vecinos en defensa del centro social ocupado L’Horta

El portavoz de la entidad social denuncia el desproporcionado despliegue policial de las autoridades judiciales con la presencia de ocho furgones “para el desalojo de un campo de tomates y acelgas de 150 metros”

https://static.eldiario.es/clip/b2956f21-27cf-4959-bf89-ed3734caccc3_16-9-discover-aspect-ratio_default_0.jpg

Concentración este lunes en la plaza de Benimaclet.

Centenares de vecinos y vecinas, así como activistas vinculados a las entidades que realizan todo tipo de actividades culturales y sociales desde el año 2012 en el centro social anarquista ocupado L’Horta, se concentraron este lunes por la tarde en la plaza del barrio valenciano de Benimaclet para denunciar el intento de desalojo de todo el recinto de unos 10.000 metros cuadrados compuesto por la alquería de Tello (del siglo XIX) y varios terrenos abandonados reconvertidos en huertos urbanos.

Los asistentes exhibieron pancartas con lemas como ‘Defensem Benimclet, defensem l’horta’, ‘Portem un nou món als nostres’ o ‘CSOA es queda, la Sareb a la foguera’.

Tal y como informó elDiario.es, una comitiva judicial escoltada por hasta ocho furgones de antidisturbios de la Policía Nacional accedió al espacio este lunes por la mañana, cerró el acceso principal al recinto y tapió las entradas a la alquería rehabilitada por los propios activistas con puertas reforzadas.

Durante la intervención, decenas de jóvenes activistas se concentraron contra la actuación de los agentes con gritos y cánticos como “un desalojo, una okupación” o “fora Policia dels nostres barris”.

En un momento de las protestas, los policías procedieron a cargar. Los incidentes fueron puntuales y el resto de la operación, aunque no exenta de tensión, se desarrolló sin mayores incidentes.

Los representantes legales del centro social aseguraron que el desalojo viene por una denuncia de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), que es propietaria tan solo de una finca de 150 metros ubicada en el interior del recinto “que ni los agentes han podido delimitar” en la que solo hay “tomates y acelgas”. Por este motivo, advirtieron que se reservan la posibilidad de emprender acciones legales al considerar que la operación policial fue ilegal.

Al respecto, fuentes de la Delegación del Gobierno se desmarcaron de la operación y aseguraron que los agentes actuaron por mandato de la Policía Judicial. Por su parte, fuentes judiciales no pudieron precisar si hubo algún error de interpretación en la orden judicial ejecutada.


+info relacionada:

Top