Las mentiras de Casado y Ayuso sobre los dos apartamentos de lujo donde vive la presidenta de Madrid

No es su vida privada: es su cargo público. Porque Isabel Díaz Ayuso no encontraría un ‘2×1’ en apartamentos de lujo de no ser por la institución que representa

+reciente – 16-05-2020: Las nuevas mentiras de Isabel Díaz Ayuso sobre sus apartamentos de lujo

Isabel Díaz Ayuso durante un acto oficial el pasado 11 de abril

Isabel Díaz Ayuso durante un acto oficial el pasado 11 de abril // GTRES

Isabel Díaz Ayuso: “El presidente de Cataluña, el señor Torra, ha estado en unas dependencias que ha puesto la Generalidad a su disposición mientras pasaba la cuarentena. Yo no sé por qué tengo que ser tratada de manera distinta”.

Falso. La ‘Generalidad’ no ha puesto ninguna dependencia extraordinaria a disposición de Quim Torra para pasar la cuarentena. Es la de siempre, la residencia oficial del president de la Generalitat desde Francesc Macià: la Casa dels Canonges. Ninguno de los presidentes catalanes desde 1980 la ha utilizado como residencia permanente. Se usa como zona de trabajo, reuniones, comidas y, de manera esporádica, para dormir; como ha hecho en estos días Torra durante la cuarentena.

Catalunya tampoco es la única autonomía donde su presidente tiene una residencia oficial. Ocurre lo mismo en Galicia, en País Vasco, en Canarias… Son edificios públicos, no apartamentos de lujo de un empresario hotelero con intereses en Madrid, al que promociona a todas horas, y que le he ha dado un evidente trato de favor por ser Ayuso quien es.

A diferencia de Ayuso, Torra solo se quedó a dormir allí mientras duró la cuarentena por su enfermedad. La presidenta de Madrid sigue allí.

Ayuso: “Teniendo en cuenta que la mitad de mi equipo también estaba infectado y que no tenía por qué estar moviendo y desplazando a tanta gente a mi alrededor, decidí voluntariamente confinarme en un hotel”.

No es eso lo que dice su casero, Kike Sarasola. Según su versión, la reserva se hizo ANTES de que empezara el estado de alarma, que se aprobó el 14 de marzo. La presidenta de Madrid dio positivo por coronavirus el 16, dos días más tarde. Así que uno de los dos miente o Ayuso tiene una máquina del tiempo.

Ayuso: “Decidí confinarme en un lugar donde pudiera a su vez un familiar ayudarme a comer porque estaba en un hotel que no estaba dando servicio”.

Esta explicación que ha dado este jueves Ayuso sobre ese “familiar” que le acompaña en los dos apartamentos de lujo en los que reside es realmente interesante. La mayoría de los hoteles sí están dando de comer a sus huéspedes, incluso durante el estado de alarma –es una de las actividades permitidas–. Pero el Be Mate Plaza de España nunca ha tenido servicio a habitaciones: ni durante el confinamiento ni antes. Es un apartahotel.

Si Ayuso necesitaba que alguien le hiciera la comida durante los días en los que no podía ir a comprar al super, ¿por qué no pasó la cuarentena en un hotel con servicio de habitaciones? Son la inmensa mayoría. ¿Por qué eligió precisamente este?

La explicación del  “familiar” también demuestra una cosa más: Ayuso pasó la cuarentena acompañada, a pesar de las numerosas entrevistas donde aseguró que estaba “sola”. Era otra mentira más.

Ayuso: “Estaba en un hotel cerrado al público”.

Falso. El apartahotel en cuestión ha estado abierto al público durante los dos meses que llevamos de estado de alarma. No solo Ayuso y ese familiar se alojan en ese edificio. Hay otros huéspedes que residen allí. Nunca ha estado cerrado ni tampoco “vacío”, como decía Kike Sarasola para justificar el ‘2×1’ en apartamentos de lujo.

Ayuso: “Busqué la mejor opción para no molestar a mis vecinos, para no molestar a mi equipo”.

Falso. Ayuso finalizó la cuarentena el 10 de abril. Ha pasado más de un mes desde entonces, y sigue viviendo allí. Se hace difícil entender cuál es la ventaja para sus vecinos de que se mudara durante su enfermedad: aunque el coronavirus es contagioso, no cruza paredes. Tampoco para su equipo: hace ya más de un mes que Ayuso trabaja también en su despacho oficial de la Puerta del Sol. En el mejor de los casos, ha optado por cambiar de vecinos, puesto que en el apartahotel de Sarasola hay muchos otros huéspedes, tal y como ha comprobado eldiario.es.

Ayuso: “Busqué la mejor oportunidad, la mejor opción, para seguir trabajando con unas garantías dignas”.

Buscó la mejor oportunidad, sin duda. Por no decir la mejor ganga. Por 1.200 euros al mes –el precio mensual de cada uno de los dos apartamentos– es imposible encontrar en el centro de Madrid una vivienda ni lejanamente parecida, aunque el alquiler sea por cinco años. El de la octava planta es este:

Plano de uno de los apartamentos que ocupa Ayuso en un Apartahotel

Apartamento Ayuso, planta 8. // INFOGRAFÍAS: David Velasco. FOTOGRAFÍAS: skylineplazaespana.com

No es el único apartamento de lujo que utiliza. Son dos: uno para trabajar, otro para descansar. Así lo prueban las distintas fuentes que ha consultado eldiario.es, las propias palabras de Ayuso –se le escapó en una entrevista– y también está probado por las fotos que ha subido la presidenta de Madrid a su Instagram. Una de ellas, aplaudiendo un arcoiris, es desde la terraza de la ‘executive suite terrace’, en el piso seis.

El martes, cuando descubrimos que eran dos apartamentos, preguntamos a la Comunidad de Madrid. Nos respondieron que “toda la estancia” estaba alquilada por 80 euros, pero sin precisar en qué consistía esa “estancia”: si era una única suite o medio hotel.

Kike Sarasola: “Ayuso necesitaba una serie de características, un párking, que se le hiciera limpieza, seguridad, un sitio donde trabajar… Un apartamento y le hemos prestado un salón de otro apartamento porque por desgracia tengo el hotel vacío”.

Falso. El hotel no está vacío: hay otros clientes.  Y lo que le han ‘prestado’ a Ayuso no es un salón sino el apartamento de la octava planta al completo. Que usa a diario desde hace dos meses para trabajar y dar entrevistas a distintos medios de comunicación. “Estoy en el hotel, duermo abajo, trabajo arriba y no molesto a nadie”, confesó la propia Ayuso, antes de que saltara el escándalo, en una entrevista en El Confidencial.

También mintió Room Mate en su comunicado del martes, donde hablaba solo de un apartamento por 80 euros al día. Cuando eldiario.es descubrió que eran dos, llegó esta nueva versión. Es otra media verdad: ese “salón” de la octava planta no es un espacio común del edificio: es la mejor suite del edificio. Según publicó Vanity Fair, ni siquiera se alquila a personas normales: lo usa Sarasola para sus “clientes exclusivos” y no está abierto al público.

Estos son los planos y las medidas del apartamento de lujo de la sexta planta, donde duerme Ayuso y también reside ese “familiar” que le prepara la comida. Entre los dos, suman 408 metros cuadrados de superficie para pasar el confinamiento: 204 metros de vivienda, 204 entre las tres terrazas.

Apartamento Ayuso, planta 6

Apartamento Ayuso, planta 6 // INFOGRAFÍAS: David Velasco. FOTOGRAFÍAS: skylineplazaespana.com

Para completar la historia, los vecinos del edificio aseguran a eldiario.es que también han visto a la presidenta de Madrid en otra terraza de un tercer apartamento de la séptima planta. Ahí hay otra inmensa suite –la segunda más grande del hotel, después de la ‘royal’– que también está habitada desde que empezó el estado de alarma y se ilumina todas las noches, como prueban las fotos que ha hecho eldiario.es. En esta imagen, también se pueden ver las luces de la terraza del apartamento de la sexta planta donde duerme Ayuso.

Fachada del edificio en el que se aloja Isabel Díaz Ayuso

Las tres últimas plantas del hotel en el que se aloja Díaz Ayuso: la sexta, séptima y octava // MARTA JARA

Ayuso trabaja en la octava. Ayuso duerme en la sexta. ¿Y en la séptima quién hay? Aún no lo sabemos y desde el gobierno de Madrid nos aseguran que no es personal de la Comunidad.

Para ser un hotel “vacío” y “cerrado al público”, tiene mucha actividad.

Ayuso: “Pretenden que yo resuelva los asuntos de los madrileños sobre el comedor en el que ceno todos los días. Pues no creo que eso sea lo más oportuno”.

Nadie plantea tal cosa, aunque estas miserias del teletrabajo las padecemos cientos de miles de españoles, que también trabajamos desde el salón de nuestras casas sin morir en el intento.

Si Ayuso realmente necesitaba un espacio de residencia o de trabajo, estaba en su mano habilitar unas dependencias adecuadas en el numeroso patrimonio público que depende de su administración, como el chalet que le prestaron al opositor venezolano Juan Guaidó. No hacía falta ni que lo pagara ella de su bolsillo –que es la explicación que nos han dado una vez descubierto el pastel– ni que siguiera alojándose ahí, después de terminar la cuarentena.

Ayuso: “Lo que ustedes están pretendiendo es deshacer mi relato ¿Que Ifema ha funcionado bien? Le tienen que poner la foto final”.

Relato: “Cuento o narración de carácter literario, generalmente breve”. Y el broche final a Ifema, ese hospital de campaña levantado por el Ejército que trató a los pacientes más leves y que ella misma intenta colocar en el centro de su campaña de propaganda, lo ha puesto Ayuso, celebrando un acto masivo en mitad de la pandemia.

Ayuso:”¿Que hay ya tres millones de madrileños que van a recibir una mascarilla de calidad porque el Gobierno de España ha sido incapaz de proteger a la población? Nos tendremos que meter con el envasado, con las bolsitas, a ver si causamos un poquito de temor”.

El problema no es el envasado: es el certificado, que es falso. Tan de mentira que el fabricante fake que vendió las mascarillas a la Comunidad de Madrid ha borrado su web al ser descubierto.

Ayuso:”¿Que ustedes decían que cómo iba a traer yo dos aviones? Traje diez, ¡diez aviones! Con mi gestión”.

La Generalitat valenciana lleva 21 y el president Ximo Puig no se ha ido al aeropuerto a hacerse fotos propagandísticas con los aviones.

Pablo Casado: “Yo solo pido igualdad de trato con la información. Si se habla de Díaz Ayuso que se hable de Carmen Calvo, que también ha salido de su casa”.

Falso, por mucho que la derecha –en el típico “y tú más’– esté intentando usar este tema para tapar las vergüenzas de Ayuso. La vicepresidenta primera se mudó a esa vivienda antes de estar infectada por coronavirus y por una recomendación de seguridad, según explican desde su gabinete –Carmen Calvo tiene su propia casa y no se quería cambiar–. No es un traslado por la cuarentena sino uno permanente, a una de las residencias oficiales que usan, han usado y usarán los ministros: de este Gobierno, de los anteriores y de los que vengan después.

En ese mismo piso en el que está Calvo vivió antes Mariano Rajoy cuando era ministro. O Javier Arenas. El dato aparece en la hemeroteca de ABC, a cuenta de una vieja polémica sobre ese mismo piso por una reforma cuando la ocupaba otro político socialista. Casualmente, estas viviendas oficiales solo son “polémicas” cuando las usan los políticos de la izquierda.

Pablo Casado: “Ayuso necesitaba estar fuera de su casa para no contagiar a su madre”.

Que se sepa, Ayuso no vive con sus padres “desde que tenía 24 años”, como explicó ella misma en esta entrevista. Vive con su pareja.

Isabel Díaz Ayuso: “Aquí lo único raro que ha habido ha sido un contrato que se ha subido. casualmente mal puesto y se ha enterado justo un periodista y en el momento en que lo han conocido lo han descolgado a unas horas extrañas”.

Y tanto que es raro. Pero no porque nos enteremos los periodistas y preguntemos: esa es nuestra obligación. Lo raro es que se borre un contrato de 565.000 euros destinado a Room Mate a las pocas horas de publicarse en la web oficial de adjudicaciones de la Comunidad de Madrid.

Los periodistas no decidimos las adjudicaciones. Ni las subimos a la web. Ni las retiramos de allí. Casualmente, eso lo hacen los altos cargos del Gobierno de Madrid.

Ayuso: “Pero no pretenda, desde luego, que les dé más explicaciones de lo que yo hago con mi vida y lo que hago yo con mi presupuesto”. 

No es su vida privada: es su cargo público. Porque Isabel Díaz Ayuso no encontraría ese ‘2×1’ en apartamentos de lujo de no ser por la institución que representa.

La presidenta de Madrid en su despacho habitual de la Puerta del Sol

La presidenta de Madrid en su despacho habitual de la Puerta del Sol // GTRES

Ayuso: “Mientras esté trabajando como presidenta de la Comunidad de Madrid y con unas banderas en un sitio digno, por ejemplo, con la foto del rey y en un sitio que sea institucional”.

Su despacho en la sede de la Comunidad de Madrid en la Puerta del Sol cumple sobradamente con todos estos requisitos, aunque no tenga tres inmensas terrazas ni esas vistas. Y dos suites de lujo, ofrecidas a precio de favor por un empresario amigo que tiene negocios en la región que preside, es cualquier cosa menos algo digno o institucional. Por muchas banderas y fotos del rey que se quieran colocar.


+reciente – 16-05-2020: Las nuevas mentiras de Isabel Díaz Ayuso sobre sus apartamentos de lujo

+info relacionada: El contrato de la Comunidad de Madrid con Room Mate fue manipulado en cuatro ocasiones – publico.es, 15-05-2020

Etiquetado con: