Los antiabortistas que promociona Vox usan Zaragoza como banco de pruebas con el aval de PP y Cs

El ayuntamiento financia a Red Madre una Oficina de Atención a la Embarazada con un convenio de 30.000 euros y autoriza en el principal parque de la ciudad un ensayo del proyecto de ‘food truck’ con propaganda que pretenden desplegar por todo el país.

La primera ‘food track’ de crepes de Red Madre lleva tres fines de semana instalada en el Parque Grande de Zaragoza.

El equipo de gobierno municipal de PP y Cs que dirigen Jorge Azcón y Sara Fernández en Zaragoza está situando a esta ciudad como uno de los principales bancos de pruebas de la organización antiabortista Red Madre como consecuencia de su dependencia de los votos de los concejales de Vox.

De hecho, este último partido, de cuyos votos dependen PP y C’s  para alcanzar mayorías en el consistorio, ha resultado clave para que Red Madre obtuviera vía convenio, es decir, por decisión directa y sin concurso público, una inyección de 30.000 euros para montar y gestionar la Oficina de Atención a la Mujer Embarazada.

Vox puso esa financiación como condición para apoyar el primer presupuesto de PP y C’s, el de 2020, antes de repetir en marzo de este año tras rechazar el equipo de gobierno los ofrecimientos del PSOE para sacar adelante unas cuentas más centradas.

Red Madre, una de las entidades antiabortistas más activas del país y que cuenta en su patronato con destacados exdirigentes y excargos públicos del PP como Alberto Ruiz Gallardón o Benigno Blanco, ha conseguido después financiación pública para montar programas similares en otras administraciones con equipos de gobierno del mismo corte que el zaragozano (PP+C’s con apoyo externo de Vox), caso de los 104.413 euros que la ha asignado la Junta de Andalucía en una decisión que ha provocado el rechazo del movimiento feminista y de los partidos de la izquierda en esa comunidad.

Ese modelo también se ha replicado después de Zaragoza en ayuntamientos como los de Murcia, que le otorgó una subvención de 3.335 euros meses antes de la moción de censura, y de Córdoba, que elevó la aportación a 12.000.

Una subvención de 3.000 euros tras el convenio

El convenio de Zaragoza, cuya aprobación fue simultánea con un recorte que dejó en mínimos los recursos de los programas del área de Mujer que el ayuntamiento llevaba años impulsando, fue suscrito por el concejal de Acción Social y Familia, Ángel Lorén (PP), que hace unos meses formalizó otro de 50.000 euros con la ONG para la que trabajan su hermana su cuñado.

En el caso de esta última, Familias Unidas, la firma del acuerdo de financiación se enmarca en un notable aumento de la concesión de fondos municipales a la entidad; en el de Red Madre, se trata de la primera ocasión en la que esta entidad recibía financiación del consistorio zaragozano.

Poco después de la puesta en marcha de esa oficina, que el equipo de gobierno ‘vende’ como una unidad de apoyo a mujeres embarazadas y que provocó el rechazo y las críticas unánimes de la oposición, la misma concejalía le concedía una subvención de 3.500 euros  para financiar un programa denominado ‘Por dos’ y que “tenía la intención de aumentar el alcance de la ayuda que ofrecemos” , según difundió la propia organización.

La oficina, físicamente ubicada en la Casa de la Mujer, deriva a la entidad antiabortista a las mujeres que pasan por sus dependencias.

Un banco de pruebas habitual para productos comerciales

El hecho de que Red Madre esté testando en Zaragoza y con el apoyo de su ayuntamiento otra iniciativa de sus campañas antiabortistas, junto con la frecuente utilización de esta ciudad como banco de pruebas de productos comerciales y como base de estudios demoscópicos, parece estar situando a la capital aragonesa como escenario de ensayo de este tipo de políticas.

Red Madre lleva con este tres fines de semana instalando en la mayor y más concurrida zona verde de la ciudad, el Parque Grande-José Antonio Labordeta, una ‘food truck’ en la que vende crepes dentro de un programa con Asefood (Asociación Española de Food Trucks) que pretende comenzar a desplegar por otras ciudades del país.

La primera ‘food track’ de crepes de Red Madre lleva tres fines de semana instalada en el Parque Grande de Zaragoza.

La furgoneta, en la que los carteles de Red Madre comparten espacio con botes de Nutella y con otros que promocionan las tortitas “sin gluten ni alérgenos” y con “huevos de gallinas felices” y “leche sin lactosa”, abre de jueves a domingos de 11 a 21 horas junto a la zona del parque a la que una plantación de tulipanes ha convertido en las últimas semanas en una de las más concurridas de la ciudad.

Fuentes municipales confirmaron la autorización para instalar la furgoneta de comida en el parque, una decisión de la concejalía de Servicios Públicos que dirige Natalia Chueca (PP) y que supone algunas novedades: es la primera autorización para un negocio de ese tipo que se expide en la ciudad en un escenario como el parque, en el que operan tres quioscos/cafetería que pagan sendos cánones al ayuntamiento por operar allí.

“La dependencia del alcalde Azcón de Vox”

Chema Ramón, responsable de Sabor a Pirineo, empresa que ha facilitado la primera furgoneta de comida a Red Madre, y presidente de Asefood, explicó que el programa incluye la formación en “operaciones básicas de cocina” de las mujeres que la atienden, previamente seleccionadas por la entidad antiabortista.

El equipo de gobierno de PP y C’s está estudiando realizar en los próximos días una presentación oficial del proyecto, informaron fuentes del mismo.”La dependencia de Vox que tiene el alcalde Azcón es tal, que introduce a una entidad antiabortista como Red Madre en la ciudad y sus políticas públicas al precio que sea”, señaló la concejala de ZeC (Zaragoza en Común) Luisa Broto, que anotó que esas acciones incluyen “convenios de 30.000 euros pagados con dinero municipal o directamente intervenciones en el espacio público, en el parque más característico de Zaragoza”.