Los gobiernos valenciano, catalán y balear reivindican comunicarse en su propia lengua con un ‘bon dia’ simultáneo en Twitter tras la sentencia del Supremo

Imagen del tuit de la Conselleria de Educación

Imagen del tuit de la Conselleria de Educación

Un sencillo ‘Bon dia’ de la Conselleria d’Educació, Cultura i Esports valenciana que saludaba este miércoles en Twitter a sus homólogas catalana y balear ha sido el gesto conjunto de los tres gobiernos para reivindicar que puedan comunicarse en su misma lengua común, el valenciano o catalán, según denominación territorial.

Con este gesto los tres gobiernos autonómicos rechazan la sentencia del Tribunal Supremo por el que se tumba el decreto de la Generalitat Valenciana que prioriza la comunicación con estos territorios en valenciano, y el tribunal ordena que se haga en castellano. Entre los argumentos utilizados está que los diferentes estatutos de autonomía utilizan diversas denominaciones para la misma lengua, por lo que considera que que no es válido jurídicamente el “ámbito lingüístico” común, pese a los criterios académicos y las diversas sentencias del Tribunal Constitucional.

Ante esta situación el conseller de Cultura valenciano, Vicent Marzà, anunció un recurso ante el Tribunal Constitucional para poder hacer uso del valenciano en las comunicaciones con los otros dos gobiernos, entendiendo que se ampara en sus competencias lingüísticas.

Esta voluntad de mantener las comunicaciones en valenciano ha sido apoyada por responsables políticos catalanes y baleares.

Así, el president de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, afirmaba que no acataría una sentencia que es “una burla monstruosa e ignominiosa a nuestra lengua” y añadía que su gobierno continuará comunicándose con los otros dos gobiernos en catalán.

En el mismo sentido se ha pronunciado el conseller de Educación de las Illes Balears, Martí March, quien ha afirmado que la sentencia del Supremo “pone en cuestión la unidad de la lengua catalana y las competencias propias de las comunidades de dirigirse a las otras en su lengua”. Con ello también anunciaba que las Balears “se comunicarán con Catalunya y la Comunitat Valenciana en catalán”.

Apoyos académicos

Más allá de los posicionamientos políticos, las academias de la lengua también han criticado la sentencia y han defendido el uso del valenciano en las comunicaciones.

La AVL (Acadèmia Valenciana de la Llengua), ente normativo del valenciano, asegura que la sentencia es “contraria a la normalización lingüística”, que no comparte la argumentación del Supremo y añade que esta situación “hace evidente una vez más que hay una necesidad urgente de establecer el requisito lingüístico de acceso en la función pública para poder garantizar el derecho de todos los valencianos a ser atendidos y recibir los escritos administrativos en su lengua preferente”.

Por otra parte el IEC (Institut d’Estudis Catalans) en un comunicado también ha subrayado el respaldo científico a la unidad de la lengua y cargaba contra el Supremo afirmando que “lo que esta sentencia demuestra es una animadversión ancestral, por parte de alguna de las más altas instituciones estatales, contra la lengua compartida por, al menos, una cuarta parte de la población del Reino de España”. Sobre los aspectos jurídicos de la sentencia apunta que hace “una interpretación restrictiva de las competencias de la Generalitat Valenciana, puesto que dice que la competencia en lengua no habilita para determinar los efectos jurídicos que tienen que tener validez fuera de la comunidad autónoma”.


+info relacionada: