Miles de personas se autoinculpan en juzgados de Cataluña por el 1-O

  • El vicepresidente de Òmnium ha llamado a secundar la campaña, aunque ha dicho desconocer si puede tener consecuencias penales
  • Más de 10.000 personas se han descargado ya el formulario para atribuirse la responsabilidad jurídica del referéndum de 2017
  • El TSJC limita la presentación de autoincupaciones de Òmnium en los juzgados

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, y cerca de un centenar de personas esperan frente a la Ciudad de la Justicia, para entregar la documentación de autoinculpación // EFE.

El vicepresidente de Òmnium Cultural, Marcel Mauri, ha apelado este lunes a los ciudadanos a secundar la campaña de autoinculpaciones por el 1-O que han impulsado para que sea “la más masiva de la historia de Cataluña”, informa Europa Press.

“Esperamos que sea la autoinculpación más importante de la historia de Cataluña. Tenemos tradición en autoinculpaciones, como en la época del servicio militar obligatorio cuando insumisos y objetores de conciencia fueron condenados y muchas personas se autoinculparon”, ha recordado en declaraciones tras haberse autoinculpado en los juzgados de la Ciudad de la Justicia de Barcelona.

Mauri ha entrado en el edificio judicial después de Pepe Beúnza, que fue el primer objetor de conciencia no violento del Estado y que ha sido el primero en acceder al recinto para autoinculparse, y se puede hacer lo mismo en los juzgados de Tarragona, Lleida y Girona.

Desde las 9 horas de este lunes, a raíz de esta campaña, un centenar de personas hacían cola ante las puertas de la Ciudad judicial para autoincupalrse, y entre ellos estaba la exdiputada de la CUP Gabriela Serra, los actores Pep Cruz y Pep Planes, la actriz Carme Sansa, el payaso Jordi Pesarrodona y la chef Ada Parellada.

Desde que empezaron la campaña, más de 10.000 ciudadanos se han descargado el formulario para autoinculparse en hotornaremafer/autoinculpacions, un gesto “de compromiso personal, solidaridad y de reafirmación de que, ninguno de los delitos que imputan a Jordi Cuixart y al resto de presos políticos, se puede aguantar”, según Mauri.

Al preguntársele si este gesto puede acarrear consecuencias penales, Mauri lo desconoce y ha añadido: “La desobediencia civil implica asumir las consecuencias que pueda haber por injustas que puedan ser”.

Según Mauri, el registro de autoinculpaciones va con celeridad en Barcelona pero el ritmo va más lento en los juzgados del resto de capitales de provincia, “donde puede que sólo admitan 25 personas en función de la capacidad de los juzgados”.

Sobre Grande-Marlaska

También ha censurado que el ministro de Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, afirme que la violencia en Cataluña fue de “mayor impacto” que en Euskadi, y ha pedido de nuevo que dimita y pida disculpas por ello.

A su juicio, sus declaraciones son un insulto “al independentismo, a los ciudadanos de Cataluña y sobre todo a las víctimas del terrorismo, muchas de ellas también catalanas”.

El TSJC limita la presentación de autoincupaciones de Òmnium en los juzgados

La Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acordó el 15 de noviembre limitar en los juzgados catalanes la presentación diaria de denuncias de autoinculpación por el 1-O, campaña impulsada por Òmnium Cultural.

En un comunicado, el TSJC ha informado este lunes de que la Sala de Gobierno fijó una ratio de presentación de denuncias de 25 diarias para que los juzgados de guardia de Cataluña puedan atender todas sus tareas, una limitación que no se aplica en el caso de Barcelona, porque “dispone de cuatro juzgados de guardia diarios que pueden atender todas las cuestiones asignadas”.

Todos los partidos judiciales de Cataluña, excepto el de Barcelona, disponen de un único juzgado de guardia que, además de ser los receptores de las autoinculpaciones, “tienen asignadas otras tareas de carácter urgente como puede ser la toma de declaración a detenidos y víctimas, asistencia en situaciones de emergencia, levantamiento de cadáver”.


+info relacionada: Criminalización y represión de tres millones de personas