Óscar Camps denuncia a Inda, a ‘OK Diario’ y a otros dos medios por acusarle de “esclavista” durante la crisis del Open Arms

Emprende acciones judiciales por intromisión en su derecho al honor también contra ‘Periodista Digital’, ‘Españoles en Cuba’ y varios de sus colaboradores. Exige una rectificación pública y una indemnización de 10.000 euros y critica la campaña de desprestigio lanzada contra su organización y otras que también rescatan a migrantes a la deriva en el Mediterráneo.

+reciente, arainfo.org, 29-12-2019: Aumenta la criminalización de la ayuda humanitaria que ha bajado un 90% desde 2009


Oscar Camps, fundador y director de Proactiva Open Arms | EFE

Òscar Camps, fundador y director de Proactiva Open Arms | EFE

Òscar Camps, Presidente de la ONG Proactiva Open Arms, ha emprendido acciones judiciales contra cuatro articulistas y tres medios de comunicación por “intromisión en su derecho al honor”, al acusarle de ser un “esclavista” y un “negrero” en varios artículos publicados el pasado verano, cuando el barco de rescate de la ONG estuvo bloqueado en el Mediterráneo durante 19 días por el cierre de puertos de varios países europeos para el desembarco de más de cien personas migrantes rescatadas a la deriva.

Una lamentable situación que el propio Camps denominó “secuestro” y que generó una enorme polémica, sobre todo por los momentos de tensión vividos a bordo durante la precaria situación que atravesaron tanto los recatados como los rescatadores.

Según ha informado la ONG en un comunicado, las denuncias van dirigidas contra OKDiario y su director, Eduardo Inda; y sus articulistas Cristina Seguí y Jimmy Giménez-Arnau. También contra Periodista Digital y su director, Alfonso Rojo, y el articulista Antonio Cabrera; y contra Españoles de Cuba y sus colaboradores Antonio Moreno Ruíz y Ferrán Núñez.

La organización exige una rectificación pública a los medios, la publicación de la sentencia que declare la intromisión en el honor de Camps en dos diarios de tirada nacional, la desindexación en los principales buscadores de la noticia y una indemnización por daños y perjuicios de 10.000 euros.

La organización de Campo explica que estos medios digitales publicaron artículos entre los meses de agosto y septiembre de 2019 “enmarcados en una campaña contra la solidaridad con las personas migrantes y refugiadas” en el Mediterráneo que buscaba “denigrar y criminalizar la labor humanitaria de las organizaciones que en él operan salvando vidas”, entre las que están Open Arms.

“Excedieron el derecho a la libertad de expresión, opinión y de crítica legítima”, considera la ONG

“Las expresiones utilizadas por estos periodistas y medios excedieron el derecho a la libertad de expresión, opinión y de crítica legítima que toda persona tiene en una sociedad democrática”, critica la ONG, que recuerda que acusaron a su presidente “sin ninguna prueba, sin ninguna investigación previa y con absoluto desprecio a la verdad” de “traficar con seres humanos, colaborar con las mafias internacionales de tráfico de personas, de ser un “esclavista” y un “negrero” e incluso de enriquecerse personalmente a costa de la muerte de los migrantes”. Para Open Arms, éstas son “graves acusaciones” de “delitos graves, recogidos en el Código Penal español”.

La ONG, que continúa desarrollando operaciones de rescate en el Mediterráneo y denunciando la vulneración de Derechos Humanos de los migrantes y refugiados, denuncia que la intención de estos artículos era “desprestigiar gravemente ante la opinión pública y la ciudadanía” tanto la imagen de la ONG como la de Camps, cara visible y muy mediática de la organización”.

Campaña  contra Open Arms también Italia

Open Arms recuerda que ya sufrieron acusaciones falsas de pertenencia o colaboración con mafias y otros grupos criminales en Italia y que la Fiscalía italiana decidió desestimar y archivar estas acusaciones en abril de 2019, “lo que demuestra la falsedad de las acusaciones y la falta de diligencia profesional de estos medios y periodistas en informarse previamente de la verdadera situación”.

También recuerda que en España “han fracasado” los diferentes intentos de Vox de “criminalizar” a la ONG, ya que tampoco fue admitida a trámite la denuncia por organización criminal interpuesta por el partido de extrema derecha ante la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

“No cabe insultar, difamar y atribuir hechos delictivos para sostener una opinión política diferente o contraria a la labor de Open Arms y Òscar Camps”, sentencia la ONG, que advierte de que seguirá adoptando acciones legales “contra aquellas personas que, de manera consciente, falseen la realidad para atribuirle hechos deleznables que repugnan a cualquier persona de bien”.

Etiquetado con: