Rato y otros 33 acusados, absueltos del fiasco de la salida a bolsa de Bankia

El folleto contenía una “amplia y certera” información financiera, dice el tribunal. En el juicio sólo se expusieron “actitudes genéricas” de los acusados y no actos concretos.

+reciente, publico.es:

Fotografía de noviembre de 2018 del expresidente de Bankia Rodrigo Rato (d) junto al exconsejero de Caja Madrid José Antonio Moral Santín (i), durante la primera sesión del juicio por la salida a Bolsa de la entidad en la Audiencia Nacional // EFE/Fernando

La Audiencia Nacional ha absuelto a los 34 acusados en el juicio por el fiasco de la salida a bolsa de Bankia en 2011, entre los que se encuentra Rodrigo Rato, ex gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) y ex vicepresidente económico con José María Aznar, en la época del Gobierno del PP.

Así lo ha acordado la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que absuelve a todos los acusados de los delitos de estafa a los inversores y falsedad contable. Rato, que dimitió como presidente de Bankia en mayo de 2012, se encuentra actualmente en prisión cumpliendo una condena de 4 años y medio por el escándalo de las tarjetas black de Caja Madrid (la entidad origen del ahora banco nacionalizado).

La sentencia, que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, destaca que la salida a Bolsa contó con la aprobación de todos los supervisores -Banco de España, Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), FROB y Autoridad Bancaria Europea (EBA)- , que el folleto contenía una “amplia y certera” información financiera y no financiera y resalta que en el juicio solo se expusieron actitudes genéricas de los acusados y no actos concretos.

El juicio duró 10 meses y en el banquillo se sentaba la ex cúpula de la entidad financiera que fue rescatada con dinero público un año después de su salida a bolsa, incluido el exministro Ángel Acebes. También estaban sentadas en el banquillo tres personas jurídicas, que se jugaban su futuro y prestigio: BFA (matriz de la entidad financiera), la propia Bankia y la multinacional auditora Deloitte.

La Fiscalía Anticorrupción pedía para Rato ocho años y medio de prisión por presunta estafa y falsedad contable, mientras que el expresidente de Bancaja José Luis Olivas y el el exconsejero José Manuel Fernández Norniella se enfrentaban a penas de cinco y seis años de cárcel, respectivamente.

La sentencia, de 442 páginas, ha tenido como ponente a la presidenta del tribunal, Ángela Murillo, y tumba todos los argumentos de la Fiscalía Anticorrupción y de la acusación popular que ejerce Andrés Herzog, abogado de la Confederación Intersindical de Crédito (CIC).

“Tanto la decisión de salir a Bolsa como la determinación de hacerlo con la estructura de doble banco fueron resoluciones enteramente contempladas por el Banco de España, que además las aprobó después de calibrar las ventajas y los inconvenientes que dichas decisiones conllevaban”, explica el tribunal.

“Lo que resulta evidente a todas luces -añaden los jueces- es que el proceso que culminó” con la salida a Bolsa de Bankia, “fue intensamente supervisado con éxito por el Banco de España, la CNMV, el FROB y la EBA, contando en definitiva con la aprobación de todas las instituciones”.

El tribunal afirma que en el momento de su salida a bolsa, Bankia era viable. La inviabilidad que pretenden las acusaciones “se sustenta principalmente en los cuatro correos” electrónicos que el inspector del Banco de España José Antonio Casaus Lara envió entre abril y mayo de 2011 a otros inspectores y sus superiores. Opiniones que no tuvieron nunca reflejo en documento oficial alguno.

“Cualquiera entendería los riesgos”

Respecto a la información financiera del folleto de la salida a Bolsa, el tribunal recuerda que el Fiscal, en sus conclusiones provisionales manifestaba que esta información “no puede calificarse materialmente de falsa en la medida de que no vulneraba la normativa entonces vigente y cumplieron las exigencias del regulador, que llegó a autorizar expresamente algunas decisiones contables”, aunque  “no contribuyeron a que la imagen fiel de la entidad luciera adecuadamente”.

En cuanto a la información no financiera suscrita en el folleto, la sentencia destaca que “se describen hasta 36 riesgos a la inversión en acciones” de la entidad dentro del primer punto del folleto. Descripción de riesgos que es “exhaustiva y clara” y “contiene también una advertencia que cualquiera entendería”.

La Sala especifica que estos riesgos no eran los únicos a los que el emisor podría hacer frente en el futuro: “podría darse el caso de que futuros riesgos, actualmente desconocidos o no considerados como relevantes, pudieran tener un efecto en el negocio, los resultados o la situación financiera, económica o patrimonial del Emisor o en el precio de cotización de sus acciones. Asimismo, debe tenerse en cuenta que dichos riesgos podrían tener un efecto adverso en el precio de las acciones del Emisor, lo que podría llevar a una pérdida parcial o total de la inversión realizada debido a diversos factores, incluyendo los riesgos a los que se encuentra sujeto el Banco que se describen en el presente apartado y en otros del Documento de Registro”.

Por ello, la sentencia defiende la bondad del folleto de salida a bolsa de Bankia: “Parece difícil concebir que cualquier entidad bancaria, después de contar con el beneplácito del Banco de España, de la CNMV, del FROB y de la EBA sobre la idoneidad de su salida a Bolsa y la adecuación del Folleto informativo a la realidad, recele de todos estos pareceres y proclame la necesidad de adoptar prevenciones ante compañías publicitarias que, como en el caso de Bankia, resalten la potencia de la entidad, referenciando el elevado número de empleados, de oficinas de cajeros, y su elevada cifra de activos totales, datos que eran ciertos”.

Devueltos 1.900 millones a pequeños inversores

Tras la publicación de la sentencia, Bankia, que durante el juicio rechazó las acusaciones de fraude y falsedad contable, reiteró no haber cometido infracción alguna.

La entidad nacionalizada (ahora en proceso de fusión con Caixabank) destacó que el perjuicio que pudo suponer la operación de la salida a Bolsa ya se ha subsanado, pues se han devuelto casi 1.900 millones a más de 225.000 cuentas de inversores minoristas por las pérdidas que sufrieron.

Bankia nació en 2010 a partir de la fusión de siete cajas de ahorros. En julio de 2011 salió al Bolsa donde captó 3.100 millones de euros. Menos de un año después, y tras la salida de Rato, el nuevo equipo gestor de la entidad, presidido por José Ignacio Goirigolzarri, tuvo que reformular las cuentas de 2011, y donde antes había un beneficio ligeramente superior a los 300 millones, pasó a reconocer pérdidas por 3.000 millones de euros.

Bankia tuvo que ser rescatada con fondos públicos de 22.400 millones de euros en 2012, en el punto álgido de la crisis económica y financiera en España.

Leer: Cómo el ‘caso Bankia’ pasó de ser “una de las mayores estafas” a una operación legal – publico.es, 30-09-2020


+info relacionada: La Audiencia Nacional absuelve a los 34 acusados por la salida a Bolsa de Bankia – eldiario.es, 29-09-2020