Solo el PP y Vox votan en contra de prohibir el despido por el coronavirus y de la hibernación de sectores no esenciales

Pese a las acusaciones de imprevisión y falta de diálogo con el resto de fuerzas políticas, el voto en contra de las fuerzas de derechas no logra tumbar los dos reales decretos

Trabajo apela a la crisis ante quejas de CCAA por los fondos de formación

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz // EFE

El Partido Popular y Vox han sido las únicas formaciones políticas mayoritarias que se han posicionado en contra de los reales decretos que avalaban la prohibición de los despidos por causas objetivas relacionados por el coronavirus y el permiso retribuido recuperable, con el objetivo de hibernar al sector productivo no esencial y limitar la movilidad para luchar contra la pandemia.

A pesar de que se ha encontrado con duras críticas por la imprevisión por el real decreto que reguló la hibernación de los sectores no esenciales, una medida que precisamente terminaba en el día de hoy, la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha conseguido que se apruebe también junto al real decreto con el que se limitaba el despido por causas objetivas en el Congreso. Ahora bien, ambas medidas se tramitarán como proyectos de ley para que las fuerzas políticas pueda proponer cambios y modificaciones.

La ministra defendió que “el permiso retribuido recuperable permite el reparto del coste de la emergencia sanitaria entre la empresa y las personas trabajadoras”. Díaz admitió uno de los principales males del mercado de trabajo español: “Mantener una bolsa de temporalidad de las dimensiones de la española, que no encuentra paragón en Europa, significa que carecemos de instrumentos eficaces para contener una parte de la destrucción de empleo cuando se producen turbulencias”, para recordar que un de los puntos del decreto permite a los contratos temporales entrar “en ese paréntesis que ensayamos como respuesta laboral a la crisis sanitaria: sus tiempos se reanudarán una vez concluya esta crisis”.

“No es el momento de despedir, sino de aguantar, y el Estado hará todo lo que esté en su mano para ayudar a que empresas y trabajadores aguanten”, ha concluido la ministra.

La diputada del PP, Elvira Rodríguez Herrer, acusó a la ministra de utilizar los reales decretos para “amenazar a los empresarios” y de poner en marcha “medidas que hacen más costosa la crisis a las empresas y ponen en grave riesgo el empleo”. Rodríguez Herrer señaló que el permiso retribuido recuperable es un “yo invito y tu pagas, porque el coste recae en su totalidad sobre las empresas porque el negocio perdido no se puede recuperar, aunque estamos de acuerdo con el objetivo de la medida, limitar la movilidad ni el modo, deja mucho que desear. Se hizo con imprevisión y solo provocó desconcierto, de manera que el Ministerio de Industria tuvo que salir al quite para aclararlo”.

El diputado de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, explicó el voto negativo de su formación a ambos decretos porque siguen “el modelo comunista que quiere castigar y luego expropiar el sector productivo” para después “tratar de comprar a los ciudadanos con una renta básica”. El parlamentario de la formación de extrema derecha trató de utilizar los reales decretos para probar la división del Gobierno de coalición: “Toda España sabe que con estos Reales Decretos Pablo Iglesias ganó y Calviño perdió”, para terminar pidiendo la dimisión de todo el Ejecutivo. 

Desde el PNV hubo una de cal y otra de arena. Su diputado Aitor Esteban explicó que se abstendrían -“tómenselo como un gesto”, avisó- con el real decreto del permiso retribuido recuperable ante la falta de previsión por una medida que “se ha hecho desde la improvisación. No pidieron opinión a las comunidades autónomas. La gente no sabía a las 11 de la noche si tenían que ir a trabajar al día siguiente y tuvieron que rectificar punto a punto porque técnicamente el decreto era un lío”.

Los nacionalistas vascos sí votaron a favor del decreto que permitía a la prohibición del despido porque “se podrá  retocar en el futuro, que se tramite como proyecto de ley es importante,. Que no se pueda despedir puede conducir a situaciones no deseadas, como es el caso de los autónomos que solo llega al 25% de ingresos y si no puede despedir, se le aboca al cierre.

También por parte de Ciudadanos hubo una división en el voto de los reales decretos. Su diputado Edmundo Val anunció el voto a favor del permiso retribuido recuperable porque “si no se aprueba una medida que acaba hoy termina hoy podría queda en suspenso la posibilidad de recuperar esas horas de manera que recaerían sobre los empresarios”, a pesar de que calificaron la medida como improvisada y sin tener en cuenta cómo afectaba a los diferentes sectores. En el caso del otro decreto, el parlamentario de Ciudadanos explicó la abstención de su formación: “No podemos darle un voto de favor al decreto. Ponen a la ideología por encima de la ley. Acabar con el despido por causas objetivas es un objetivo histórico de la izquierda, es una medida ideológica que va a crear más paro pero como estamos a favor de la prorroga de los contratos temporales, nos abstendremos”.

El diputado de ERC Gabriel Rufián explicó que apoyaban ambos decretos, aunque las medidas se quedaban cortas, felicitó a la ministra de Trabajo por “tener corazón” en la gestión de este crisis. También aprovechó su turno de palabra para pedir la regularización de los inmigrantes para que se integren en el mercado laboral y que la prestación de paro se amplíe y no cuente durante el Estado de alarma.

Etiquetado con: