Varios grupos piden que el Congreso investigue la presencia de la extrema derecha en el Ejército

Ante el “goteo constate de evidencias”, ERC, EH Bildu, JxCat, la CUP y el BNG han pedido la creación de una comisión de investigación sobre la voluntad de los miembros de las Fuerzas Armadas de “influir constantemente en la vida pública y las decisiones políticas de los cargos e instituciones”.

La ministra de Defensa, Margarita Robles, durante una rueda de prensa // Rodrigo Jiménez / EFE

Varios grupos han registrado en el Congreso una petición para crear una comisión de investigación sobre la presencia de la extrema derecha en las Fuerzas Armadas (FFAA) y las eventuales intromisiones, injerencias e influencia de la misma, por medio de la jerarquía militar, en los poderes ejecutivo y legislativo. Ante el “goteo constate de evidencias”, ERC, EH Bildu, JxCat, la CUP y el BNG han pedido que la Cámara Baja investigue la “presencia extensa de la extrema derecha franquista en el seno de las Fuerzas Armadas, así como su voluntad de influir constantemente en la vida pública y las decisiones políticas de los cargos e instituciones”, tal como señalan en la solicitud a la que ha tenido acceso Público.

Los partidos explican que “la concepción fundacional militarista dogmática y caudillista sobre la que se fundamentó el Estado a partir del final de la guerra civil en 1939 parece no haber desaparecido aún a pesar de haber pasado más de cuatro décadas desde la muerte del dictador”. Asimismo, añaden que las “distintas generaciones que han vivido y crecido bajo el régimen del 78 no han estado exentas de ver cómo el Ejército no renunciaba a su presencia pública, a su posicionamiento periódico, a su influencia política”.

Buena prueba de ello, en palabras de los grupos, es que Francisco Franco designara como jefe del Ejército al propio jefe del Estado: “Es un claro indicio de voluntad continuista del estamento militar de seguir al frente de las decisiones políticas o, como mínimo, de tener una notoria influencia”, arguyen. También, subrayan que otro síntoma de lo antes indicado es que la Constitución incluye expresamente a las Fuerzas Armadas como “garante de la indisoluble unidad de la nación española”.

Los partidos exponen además algunos de los ejemplos recientes de las conversaciones de grupos de WhatsApp en los que algunos oficiales retirados pedían el fusilamiento de millones de ciudadanos, tal como informó Infolibre, o el chat en el que militares en activo lanzan consignas de ultraderecha y llegan a comentar que las opiniones del general retirado que hablaba de fusilar a “26 millones de hijos de puta” son “el sentimiento de muchos” en el Ejército, tal como contó en exclusiva Público.

También hace referencia a la carta firmada por el teniente general retirado Emilio Pérez Alamán, el mismo que encabezó el manifiesto sobre el “deterioro de la democracia”, en la que pide a la ministra de Defensa, Margarita Robles, “un buen giro de timón y cambiar de rumbo” dentro del Ejecutivo. Asimismo, advierte de que los militares que ven peligrar la democracia con el Gobierno de coalición no son minoría en el Ejército.

Estos cinco grupos además destacan las manifestaciones públicas en celebraciones militares en relación al independentismo catalán o vasco “alentando el fantasma” de la posibilidad de la intervención militar en el conflicto político. “Este tipo de declaración nunca ha tenido algún tipo de reprimenda ni de consecuencia por parte de los responsables políticos del Ministerio de Defensa a pesar de contravenir la legislación sobre la debida y supuesta neutralidad a la que se deben los integrantes de las FFAA”.

En la solicitud registrada este martes, los partidos manifiestan su preocupación por las “manifestaciones filofascistas” ocurridas en 2019 en el marco de una celebración de la Inmaculada Concepción en el cuartel de Paracuellos del Jarama (Madrid). Varios medios difundieron un vídeo en el que se puede ver un grupo de soldados pertrechados con sendos uniformes haciendo un saludo fascista mientras de oye una canción del grupo neonazi Estirpe Imperial.

Ante estos hechos, a los que se suman los continuos discursos de la titular de Defensa en los que resta importancia a esta situación, los partidos recuerdan que los poderes públicos electos tienen la “obligación de establecer todos los mecanismos a su alcance para evitar la influencia del Ejército en la toma de decisiones políticas y eliminar de raíz toda pulsión filofascista, así como cualquier capacidad de influencia en la vida pública”.

Por ello, estos grupos piden una comisión parlamentaria para conocer en detalle la presencia de la extrema derecha en el seno de las FFAA e identificar a los promotores de estos mensajes y “sus relaciones con opinadores y medios de comunicación”. Asimismo, plantean que el Congreso proponga las medidas oportunas de control, investigación y prevención para blindar la democracia de los “abusos del Ejército” y evitar su uso en contra de los derechos civiles y políticos.

El portavoz de ERC en la Cámara Baja, Gabriel Rufián, ha justificado esta petición porque “se respira por primera vez en muchos años cierto aire golpista“. En esta línea, el dirigente del grupo republicano señala que “se ha visto durante la pandemia, a través de medios digitales y a través del brazo político que es Vox, mensajes que califican al Gobierno elegido democráticamente como ilegítimo”.

Por su parte, el PNV ha registrado 28 preguntas por escrito y una solicitud de informe sobre la “existencia de focos de ideología totalitaria en el Ejército”. A raíz del vídeo de los soldados de la BRIPAC grabado en 2019, el portavoz jeltzale de la Comisión de Defensa, Joseba Agirretxea, pregunta al departamento de Margarita Robles si “tiene constancia de que hayan sucedido hechos de naturaleza similar” en las unidades militares de cada una de las comunidades autónomas y de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.


+info relacionada:

El terrorismo de extrema derecha sigue sin existir para la justicia española a pesar de las advertencias internacionales – elsaltodiario.com, 20-01-2021