¿Cómo afecta el demoledor informe pericial sobre Bankia a sus accionistas y preferentistas?

Pilar Blázquez | 07-12-2014 | http://www.eldiario.es/economia/Banco-Espana-accionistas-preferentistas-Bankia_0_331766831.html

  • Solo quienes tienen pendiente una resolución judicial o no han iniciado ningún proceso contra la entidad podrán apoyarse en él sin problemas
  • Los preferentistas que han acudido al arbitraje, la gran mayoría, tienen muy complicado volver a reclamar
  • Si quieren recuperar el 100% de lo invertido, deberían iniciar un nuevo proceso judicial contra la auditora o contra el Estado, al que también cabe reclamar una acción de responsabilidad patrimonial

360.000 inversores compraron acciones en la salida a bolsa de Bankia el 20 de julio de 2011. Otros 238.000 españoles adquirieron alguna de las participaciones preferentes de la entidad. La mayoría de ellos se sienten todavía un poco más indignados, si es que eso es posible, tras conocer el informe de los peritos del Banco de España en el que se asegura que el banco maquilló sus cuentas antes de su salida a Bolsa y tras su nacionalización.

“Esto implica un cambio muy importante a la hora de resarcir el daño causado. Hasta ahora, había que demostrar que cada afectado había sido mal informado o engañado. Este informe demuestra que la gente ha tomado decisiones en base a información falsa, desde comprar acciones hasta acudir a un arbitraje. Y eso debe ser resarcido”, advierte Javier Flores, responsable del servicio de estudios y análisis de Asinver.

Eso sí, la puesta en práctica de la reclamación tiene distintos niveles de dificultad en función del perfil de cada afectado y de los pasos que ya hubiera tomado contra Bankia.

Accionistas, los que más se van a beneficiar

Las acciones de Bankia perdieron valor casi desde el minuto uno y en el  primer año acumularon una caída superior al 80%. Ahora, los accionistas saben que sus pérdidas no eran fruto ni de la mala suerte, ni de las tensiones del mercado, sino que esa debacle  tuvo mucho que ver con la huida de los inversores institucionales, filiales y amigos que habían apoyado a Bankia para poder sacar con éxito a bolsa la entidad.

Las dudas sobre la pulcritud del proceso de salida a Bolsa no son nuevas. Algunos afectados ya habían iniciado acciones legales para denunciarlo y recuperar su dinero. Algunos, los menos, han conseguido que los jueces aceptaran la existencia de esas malas prácticas. Aunque la mayoría ni se lo han planteado. “Nosotros teníamos algunos casos parados, a la espera de este informe que, sin duda, es una prueba muy contundente para todos aquellos que tengan un proceso pendiente de resolución judicial. Ya sea por preferentes o por la salida a Bolsa”, asegura Flores.

Los peritos del Banco de España dicen que incluso la información del folleto de salida de la OPV contenía información que no era correcta. Esto permitirá solicitar la nulidad del proceso y reclamar la devolución del dinero invertido junto a los intereses de demora. “Incluso aquellos que ya hubieran vendido las acciones pueden solicitar resarcir las pérdidas entre el capital invertido y el obtenido tras la venta”, explica Flores.

Preferentistas que no habían protestado

En una situación similar están quienes tienen participaciones preferentes de Bankia y hasta ahora no se había planteado ni denunciar ni acudir a los tribunales. Son una minoría, puesto que de los 238.000 preferentistas de Bankia, 182.000 han acudido al arbitraje. Quedan apenas unos 56.000 que han acudido a tribunales o no han hecho nada.

Si ahora se deciden a solicitar la devolución de su dinero, lo tendrán más fácil. “Hay que recordar que este informe es una prueba más en un caso penal. Pero también es cierto que es tan contundente que, más allá de cada caso concreto, esto va a servir para concienciar a los jueces de que, como algunos llevamos años intentando demostrar, no se trata de casos de engaños individualizados sino que ha sido una operación articulada desde la cúpula de entidad”, explica Pablo Franquet, abogado de Jausas Legal.

Todos los afectados con denuncias en tramitación

Todavía hay muchas denuncias de preferentes pendientes de resolución judicial.

Algunas de ellas son procedimientos civiles (para demandar la restitución del dinero invertido) que se han adscrito a las denuncias penales (para identificar quiénes fueron los responsables de esos engaños). Para todos estos casos, la situación también da un vuelco. Aunque la resolución final siempre queda a la interpretación personal de un juez, es difícil que intenten contradecir un informe exhaustivo que se ha realizado con acceso completo a toda la información de la entidad.

Quienes apostaron por el arbitraje, los más perjudicados

De los 182.000 afectados que han acudido al arbitraje, 132.823 ya han terminado el proceso con la devolución del dinero; 45.586 han obtenido opiniones desfavorables y el resto está en distintos estadios del proceso, según los datos que ofrece la propia Bankia en su página web.

Cómo les puede beneficiar a ellos la información que los inspectores del Banco de España han puesto sobre la mesa es difícil de precisar. Para algunos expertos, como Javier Flores, el hecho de que los datos de la entidad no sea válidos debería ser motivo suficiente como para anular todos los procedimientos de arbitraje. Por su parte, Pablo Tusquet no lo tiene tan claro. “La legislación española contempla esa posibilidad en situaciones muy extremas”, asegura.

Lo cierto es que la solución del arbitraje fue fruto de un acuerdo político entre PP y PSOE. Una solución rápida para, según dijeron, atajar el problema sin tener que esperar los largos plazos del sistema judicial español. El problema, como muchos juristas denunciaron en su momento, es que optar por el arbitraje significaba aceptar el laudo final y renunciar a cualquier otra acción judicial. Y ahora esto es un dardo envenenado.

En base a esto, los 132.823 afectados a los que Bankia ya les ha devuelto el dinero no pueden acudir a reclamar nada más. Esto no sería un problema si hubieran recuperado la totalidad de su dinero; pero no es el caso. Se estima que la media de recuperación está entre el 60% y el 70% de lo invertido.

Otro vicio del proceso de arbitraje es que la cotización de la acción de Bankia era un elemento clave. Las cuantías a devolver a los afectados se han calculado en base al precio de las acciones, en el momento de la venta o del día en que se firmaba el convenio arbitral. Es decir, cuanto más alta estaba la acción, menos dinero ponía Bankia sobre la mesa. Desde junio de 2013, momento en que la acción de Bankia marcó el precio más bajo, 0,55 euros, la acción se ha revalorizado en torno a un 135%. Casualmente, el periodo en que mayor actividad de arbitraje ha habido. ¿Qué ocurre si la formación de ese precio no se ha realizado en base a las leyes de la oferta y la demanda, como apunta el informe entregado al juez Fernando Andreu?

En cualquier caso, la solución jurídica para quienes se encuentran en esa posición no es fácil. Personalmente, pueden optar por exigir la excepcional nulidad del proceso de arbitraje.

Pero también hay otras opciones indirectas pero más viables, según el abogado de Jausas Legal. Al tener cerrada la vía del recurso judicial contra Bankia, la demanda civil para recuperar el dinero debería orientarse contra otros responsables del engaño. Según las conclusiones de documento de los peritos del Banco de España, uno de ellos podría ser la auditora de la salida a bolsa, Deloitte o incluso el Estado. “Cabría una acción contra el Estado por su responsabilidad patrimonial. Aunque éstas tienen solo un año de plazo. Y sería complicado justificar que el plazo comienza con el descubrimiento de esta contundente prueba”, explica Franquet.

Pero el caso genera tanta alarma social, que será difícil que el Estado, propietario ahora de Bankia, pueda esquivar responsabilidades.