La Policía Nacional alerta de una nueva modalidad de estafa a través de Bizum

  • Se simula un pago cuando en realidad se está haciendo una solicitud de dinero. Si la persona que la recibe no está atenta, enviará ese dinero al solicitante
  • Las autoridades recomiendan vigilar regularmente qué información existe en Internet sobre uno mismo para detectar si los datos privados podrían ser utilizados sin consentimiento

Un agente sujeta un teléfono con el logo de Bizum. EUROPA PRESS / POLICIA NACIONAL

Agentes adscritos al Grupo de Delitos Tecnológicos de la Policía Judicial de la Jefatura Superior de Policía de la Rioja, alertan de un tipo concreto de Estafa, a través de la aplicación de Bizum. La clave de su éxito está en la inmediatez y la sencillez de los pagos, por ejemplo entre particulares se puede pasar dinero en 3 segundos. Cuando la cantidad es pequeña o la persona a la que se le pasa dinero es habitual, hay bancos que no solicitan ningún pin extra. Pero si en grandes cantidades. Lo habitual es que Bizum envíe un mensaje con un código al interesado que tiene que introducir para poder cerrar la operación.

La cantidad máxima que se puede enviar al día es de 1.000 euros, pero se puede recibir hasta 2.000 euros. Precisamente la rapidez en los envíos y estas pequeñas cantidades han hecho de Bizum un blanco fácil y ahora se ha visto envuelto en diferentes modalidades de estafa.

Una de las modalidades más extendidas de estafa, denunciada esta misma semana en la Jefatura Superior de La Rioja, es el procedimiento mediante el cual un supuesto comprador, en este caso de un vehículo, se puso en contacto con el vendedor del mismo, manifestándoles que estaba interesado en su compra, indicándole que le pagaría en “concepto de reserva” la cantidad de 400 euros a través de la aplicación Bizum, aceptando el vendedor el procedimiento, si bien el supuesto comprador en vez de realizar el pago, en su lugar envía una solicitud de dinero con el objetivo de que su víctima sea quien envíe dicho importe, aceptándolo el vendedor y transfiriendo la cantidad de 400 euros al comprador.

Posteriormente el vendedor al darse cuenta del error intenta contactar con el comprador y éste no da señales por lo que no tiene forma de que se le devuelva el dinero, acudiendo a estas dependencias policiales con el objetivo de interponer denuncia.

Otro de los ejemplos más extendido es en que las víctimas reciben una llamada de teléfono desde su compañía telefónica (supuestamente) para rebajarles la factura u ofrecerles regalos. Si aceptaban la oferta, tienen que facilitar sus cuentas bancarias o tarjetas. Después los estafadores asocian esas tarjetas o cuentas a Bizum. Como se necesita un número PIN para hacer las operaciones tiene que conseguir que las víctimas se lo faciliten de manera inconsciente, creyendo que es un código para activar la oferta de la operadora. Una vez que disponen del número de teléfono, cuenta o tarjeta y el PIN, se realizan las transferencias.

Los estafadores persuaden a los clientes para que se les facilite sus credenciales bancarias, “abusando de su buena fe”. Y con ellas, posteriormente, operan en su nombre, haciendo transferencias desde sus cuentas o con Bizum según el caso.

Consejos para evitar caer

Es muy fácil seguir ciertas recomendaciones para que los criminales no te engañen: Si se han facilitado datos bancarios, se debe contactar directamente con el banco para tomar las medidas de seguridad que correspondan y así evitar que se realicen cargos adicionales.

Vigilar regularmente qué información existe en Internet sobre uno mismo para detectar si los datos privados podrían ser utilizados sin consentimiento.

En caso de haber instalado algún programa por indicación del supuesto operador, es aconsejable desinstalarlo y analizar el dispositivo con herramientas de desinfección para evaluar que realmente no existe ningún riesgo. Presentar una denuncia en la Jefatura del Cuerpo nacional de Policía más cercana.

Estafa del envío del paquete

“Buenos días, estimado cliente: Su pedido se entregó el xxx en el punto de recogida. Consulte donde puede recoger sus paquetes: Enlace.” Se recuerda desde la Jefatura Superior que nuevamente se está recibiendo la estafa consistente en recibir un SMS en el que avisan de la recepción de un paquete suplantando a una empresa logística e invitan al receptor a instalarse una app para saber dónde, supuestamente, está el paquete. (Correos, FedEX, DHL, etc).

Una vez que este troyano infecta los terminales, se establece como aplicación por defecto para SMS para así poder controlarlo, acceder a la agenda de contactos y provocar el reenvío automático de mensajes de tipo SMS. Las personas que son infectados con este tipo de malware, envían sin que se percate el titular del teléfono, un SMS a todos los contactos de su agenda un mensaje simulando una empresa de paquetería con un enlace. Los receptores reciben el mensaje a su nombre (con el que figura en los contactos del infectado) y si proceden a introducir los datos requeridos a través del enlace, quedan también infectados, existiendo la posibilidad de que, dependiendo del mensaje, los datos que ha introducido sean bancarios y sufran, a posteriori, algún cargo en tarjeta o accesos a su banca online.

Otra modalidad, muy similar a la anterior, es la de envío de un SMS falseados enviados a los teléfonos móviles de los ciudadanos sobre un paquete pendiente de recogida, que contiene un enlace cuya consulta desencadena la descarga de una aplicación maliciosa destinada a acceder a los datos del terminal.

En este caso, el mensaje advierte que el receptor tiene unas horas para confirmar el envío a través de un mensaje de móvil, ya que de lo contrario, se devolverá al remitente. Tras ello, se recibe un supuesto código que habrá que enviar a una supuesta dirección de correo electrónico. Finalmente, resulta ser una suscripción ilícita a servicios Premium de pago en diversas webs que se traducen en cargos fraudulentos en las tarjetas bancarias o recargos en las facturas de telefonía por recepción de mensajes SMS premium.